Husillos decide irse del Málaga

Husillos escucha un comentario del asesor jurídico, Joaquín Jofre, en el palco de La Rosaleda. /Ñito Salas
Husillos escucha un comentario del asesor jurídico, Joaquín Jofre, en el palco de La Rosaleda. / Ñito Salas

El director deportivo dejará el club tras sentirse desautorizado por Al-Thani a través de Twitter

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El director deportivo del Málaga, Mario Armando Husillos, tiene decidido dejar el club al sentirse desautorizado por el presidente, Abdullah Al-Thani, vía Twitter. Así lo adelantó ayer SUR.es a primera hora de la mañana tras confirmarlo de fuentes cercanas al hispanoargentino. A la falta de un director general con mando en plaza se sumará en las próximas fechas la marcha del hispanoargentino, que paradójicamente fue repescado por los propietarios dos años después de que se negociara su despido. El jeque descartó en un tuit las opciones de Lucas Alcaraz como entrenador mientras el dirigente hacía gestiones con el granadino.

El jeque descartó en un tuit las opciones de Lucas Alcaraz como entrenador mientras el dirigente mantenía gestiones con el granadino

Cuando a comienzos de octubre el Málaga anunció el retorno de Husillos al puesto de director deportivo muchos no entendieron esta decisión. Más allá de que la etapa de Francesc Arnau llevaba finiquitada muchos meses –la relación de este con los Al-Thani estaba bajo mínimos–, sorprendió que el elegido fuera precisamente una persona que dos años antes había sido descartado por la propiedad. Ya entonces una de las razones fue precisamente una declaración del hispanoargentino en la que recalcaba que el fichaje de Mastour había sido una imposición de los dueños de la entidad. Aquello molestó sobremanera al presidente.

Los casos de Iturra y Bueno

Durante las negociaciones para su regreso Husillos puso una condición innegociable con sus interlocutores de la propiedad, Nasser y Nayef Al-Thani (hijos del jeque): la exigencia de que no se produjera la más mínima intromisión en la parcela deportiva y mucho menos que se hiciera pública cualquier opinión. Hasta ahora se había cumplido a rajatabla. Los retrasos en el visto bueno a las incorporaciones de Iturra y Bueno en el mercado invernal, por ejemplo, no guardaron relación con discrepancias del jeque. Simplemente en varios días no se pudo contactar con él.

El tuit que provocó ayer la reacción de Husillos.
El tuit que provocó ayer la reacción de Husillos.

Precisamente esas ya archiconocidas intromisiones del jeque habían sido uno de los grandes obstáculos con los que se había topado Husillos en las negociaciones con los distintos entrenadores tanteados para la próxima temporada (en torno a media docena). «Y el jeque, ¿se mete mucho?», era la pregunta habitual con la que debía lidiar el director deportivo. Su respuesta en este sentido era siempre muy tajante respecto a que Al-Thani no iba a inmiscuirse en la parcela deportiva. Aun así, cabe recordar que el primer elegido, Juan Ramón Muñiz, rechazó la opción del Málaga por varias razones y que una de las de más peso se centró precisamente en las actitudes del presidente.

El jeque ya mostró su disconformidad cuando Husillos quería fichar a Javi Gracia, pero lo hizo a través de Whatsapp

Durante los últimos seis meses Husillos había tenido completa libertad de acción en sus decisiones, desde la elección del nuevo responsable de la cantera por la marcha de Miguel Calzado al Betis (se inclinó por Antonio Tapia) al relevo del entrenador del primer equipo (y el momento en el que se hizo) hasta la reestructuración de la plantilla en el mercado invernal. Los propietarios siempre habían ido de la mano del director deportivo y habían aceptado todas sus medidas.

Precedentes con Arnau

No obstante, un tuit publicado en la noche del jueves por el presidente –en el que este descartaba la opción del entrenador granadino Lucas Alcaraz para el banquillo del Málaga– rompió esta dinámica. Husillos se sintió totalmente desautorizado cara al mercado, tal como le ocurrió a su antecesor, Arnau, en varias decisiones. Entre estas, sin duda, conviene recordar la negativa del jeque al acuerdo ya pactado para la revisión del contrato de Pablo (con un incremento en la ficha y, lógicamente, en la cláusula de rescisión) o al fichaje de Javi García. En este último caso, también vía Twitter, tiró por la borda las negociaciones mantenidas durante semanas. Aquello desembocó en la marcha del madrileño al Betis y le allanó el terreno al presidente para incorporar por su cuenta (con asesores e intermediarios externos) al joven argentino Rolón, procedente de un equipo de la Segunda División de su país.

Las intromisiones de Al-Thani han sido la principal preocupación de todos los técnicos sondeados

Husillos ya había pasado por una situación similar cuatro años atrás, cuando apostó en firme por el fichaje de Javi Gracia como sustituto de Bernd Schuster. Sólo que entonces Al-Thani mostró su disconformidad por Whatsapp, no públicamente. Aquel mensaje se produjo horas antes de su presentación –que tuvo que aplazarse– y sólo la mediación del entonces vicepresidente ejecutivo, Moayad Shatat, permitió la llegada del entrenador navarro.

El tuit publicado por Al-Thani en el que aseguraba que Lucas Alcaraz no estaba entre las opciones para dirigir al Málaga supuso para Husillos que se había incumplido el primer punto del acuerdo pactado cuando llegó al Málaga. En aquella negociación el hispanoargentino insistió en que en ningún caso los propietarios –empezando por el jeque, claro– podían expresar públicamente sus opiniones sobre cuestiones relativas a la planificación.

La reacción de Husillos no se dejó esperar y ayer mismo por la mañana, a primera hora, ya les expuso a sus más cercanos que el tuit en cuestión lo dejaba desautorizado públicamente, cara a las diferentes negociaciones en el mercado, por lo que tenía decidido abandonar el Málaga. No sería la primera vez que lo hiciera, porque en 2013 decidió dejar el club y no aceptar una oferta de renovación cuando BlueBay impuso su criterio para que Bernd Schuster fuera el sustituto de Manuel Pellegrini tras la temporada en la Champions.

Lógicamente la única duda que queda es si Husillos reconsiderará su postura en caso de que el jeque rectifique de alguna forma (bien en una conversación personal o en las redes sociales). Vistos los precedentes, se antoja poco probable que esa renuncia no se haga efectiva, aunque lo que sí hay que destacar es que el director deportivo fue ayer muy tajante al hablar con sus allegados y recalcó que en la decisión no habrá vuelta atrás.

El caso es que el Málaga no puede estar más convulso internamente en un momento crucial para la planificación de la temporada. Ymás cuando el descenso a Segunda obliga a estar más cohesionados que nunca.

Doce horas después, sin respuesta del Málaga

¿Cuál fue la reacción del Málaga y de Al-Thani por la decisión de Husillos? Simplemente ninguna. Anoche, al cierre de esta edición, el presidente del club, tan dado a exhibirse en Twitter, ni siquiera había respirado. Igual ocurrió con sus hijos, que también suelen prodigarse en las redes sociales y que en los casos de Nasser y Nayef fueron los dos grandes valedores del regreso del hispanoargentino.

Desde que SUR.es desveló a las once de la mañana la decisión de Husillos de marcharse, este fue el tema de conversación durante todo el día en las oficinas del Málaga. Obviamente el primero en conocerla fue el asesor jurídico de la entidad y a su vez el ejecutivo que mantiene contacto con los Al-Thani (tras las diferentes salidas), Joaquín Jofre. Al fin y al cabo, ellos han ejercido de responsables de la planificación los dos últimos meses. Como es habitual en Jofre, este no dio una versión oficial de esta situación. Pese a que es el único responsable interno de la entidad que queda en el entorno del jeque, el abogado siempre ha rehuido el papel de portavoz y se ha mantenido en un segundo plano porque tampoco tiene 'galones' de director general. El departamento de Comunicación incidió ayer en que no existe constancia de la decisión de Husillos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos