Husillos recomendó al Levante que fichara a Muñiz

Husillos y Muñiz, cuando ambos coincidieron como técnicos en Segunda División B./Sur
Husillos y Muñiz, cuando ambos coincidieron como técnicos en Segunda División B. / Sur
Secreto de Sumario

El hispanoargentino mantuvo contactos con el club granota para ser su director deportivo en mayo del año pasado. Y en aquella conversación recalcó que el asturiano era la mejor opción para el banquillo

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El partido de mañana en La Rosaleda va a suponer el regreso de Juan Ramón Muñiz, que cumple su segunda temporada al frente del Levante. No será un día normal para él, porque en el Málaga mantiene numerosos amigos. Desde miembros del cuerpo técnico hasta los encargados de cuidar el terreno de juego, pasando obviamente por aquellos empleados de las oficinas con cierta antigüedad y, por supuesto, por los tres consejeros consultivos. Pero también va a coincidir en el recinto de Martiricos con una persona que paradójicamente lo recomendó para el puesto que ocupa actualmente: el director deportivo blanquiazul, Mario Armando Husillos.

Probablemente Muñiz tratará de abstraerse durante la jornada de mañana, aunque no lo tendrá sencillo. Dejó bastantes amigos en Málaga, tanto vinculados como ajenos al fútbol, así que seguro que tratará de restringir las visitas al hotel de concentración. Una cosa es venir en Semana Santa (su mujer es nazarena del ‘Chiquito’) o darse una paliza en coche (ida y vuelta en apenas unas horas) para cumplir con la tradición de pasar aquí la Nochevieja, y otra, muy distinta, perder un ápice de concentración. Sabe que su equipo está condenado a sufrir, así que cualquier punto es un tesoro.

Durante su etapa en el Dnipro, Muñiz y su segundo, el malagueño Álvaro Reina, seguían siempre con mucha atención junto a los otros miembros del cuerpo técnico (todos seguidores malaguistas, Juande Ramos, el preparador físico Marcos Álvarez y el preparador de porteros y exguardameta blanquiazul Pedro Jaro) cada resultado del Málaga. Incluso, se juntaban para cenar cuando tocaba partido de Champions en aquella inolvidable temporada 2012-2013. Y habitualmente con tortilla de patatas cocinada por Reina.

Compensación al Alcorcón

A la vuelta de la experiencia en Ucrania, Muñiz recaló en el Alcorcón, un modesto al que dejó a las puertas de los ‘play-off’ de ascenso a Primera. Cuando la temporada tocaba a su fin comenzó el interés de varios equipos en fichar al asturiano. Él, enfrascado en la competición, no quiso distraerse, al margen de que tenía una opción para continuar. Y así habría sido de no haber pagado el Levante una cantidad como compensación. El cuadro granota aseguró su fichaje a tiempo, porque el Rayo Vallecano lo intentó a última hora en un intento de su director general, Luis Yáñez, que ocupó este puesto en el Málaga en las dos primeras campañas del asturiano como entrenador blanquiazul.

Uno de los valedores de Muñiz para su fichaje por el Levante fue curiosamente Husillos. La historia es poco conocida, pero el hispanoargentino fue tanteado por el presidente granota, Quico Catalán, para ocupar la dirección deportiva. Al final no hubo acuerdo, pero en aquella conversación distendida el hoy director deportivo malaguista, al que le gusta seguir muy de cerca la Segunda División, recalcó que el asturiano era el entrenador más idóneo para comandar un equipo que buscaba volver a la élite en un año. Obviamente el Levante no fichó a Muñiz únicamente por la opinión de Husillos (los responsables de la parcela deportiva en el club valenciano, Tito y Carmelo del Pozo, también conocen bien al extécnico blanquiazul), pero la recomendación ahí quedó.

Interés del Mallorca

Probablemente el Levante no habría podido fichar a Muñiz si con anterioridad el Mallorca hubiera aceptado las pretensiones de Husillos, cuya apuesta para el banquillo también era el asturiano. El contacto entre ambas partes se produjo en Madrid (como bien saben Manuel Pellegrini y su equipo de trabajo, porque fue con motivo de la vuelta de semifinales de Champions entre el Real Madrid y el Manchester City), pero el máximo ejecutivo de la entidad balear, el suizo Maheta Molango, no vio claras las pretensiones del hispanoargentino en la parcela deportiva. Prefirió confiar en el entrenador que ya tenía, Fernando Vázquez, y luego se inclinó por fichar a un director deportivo sin experiencia en la élite. El desenlace es conocido: el cuadro balear bajó a Segunda B. En cambio, el Levante batió todos los récords, fue líder en 40 de las 42 jornadas –en algunas, con una ventaja insultante– y ascendió cuando todavía quedaban seis partidos por disputar. Ypor si fuera poco, Muñiz batió todos los registros de su mentor, Juande, que también brilló en el cuadro azulgrana.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos