La ilusión sigue intacta entre la afición del Málaga

Míchel transmite instrucciones de forma vehemente en una sesión de entrenamiento bajo la lluvia en Garderen.
Míchel transmite instrucciones de forma vehemente en una sesión de entrenamiento bajo la lluvia en Garderen. / Santiesteban

La cifra de abonados roza ya los 24.000 en una pretemporada plena de derrotas y contratiempos

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Si la pretemporada del Málaga sólo concede motivos para el pesimismo, la afición parece más optimista que nunca. Su aficion continúa intacta, a prueba de derrotas (cinco de cinco en los choques celebrados este verano) o de otro tipo de contratiempos, como la marcha inesperada de Camacho y Pablo, el pobre juego, la falta de gol (dos tantos en 360 minutos) y los deberes pendientes en la confección de la plantilla, con al menos tres fichajes más por cerrar.

Supera ya el registro de la campaña anterior, a veinte días del primer partido de local, y está a apenas unos 2.000 del récord de la entidad

Hoy más que nunca el malaguismo presume de su fe en el equipo. Según fuentes oficiales de la entidad de Martiricos, la cifra de abonos vendidos está muy cerca de los 24.000, con lo que se supera el tope de 23.500 logrados al comienzo de la segunda vuelta de la campaña anterior. La siguiente meta son los 26.000 socios alcanzados en las dos temporadas de mayor apogeo de la ‘era Al-Thani’ (la 2011-12 y la 2012-13, que fue la de la participación histórica en la Champions).

Con un aforo cercano a los 30.000 y con las lógicas restricciones de venta –debe haber un cupo reservado para aficionados de los equipos visitantes–, la cifra final de carnés que se vendan en las proximas semanas no podrá exceder mucho, en el mejor de los casos, esos 26.000 antes citados. Aún quedan veinte días para el primer partido oficial de la temporada en casa (el lunes 21, a las 22.00, contra el Eibar), de forma que hay mucho margen.

Ahora sólo es necesario que el Málaga dé motivos para justificar esta ilusión de su masa social. Ningún conjunto de Primera presenta ni de cerca un peor balance de resultados en la pretemporada, aunque este periodo sólo sea momento de ensayos y de puesta a punto. No se recuerda un bagaje tan pobre en el cuadro de La Rosaleda, sin que en este verano los rivales hayan sido modestos. Hubo tres de la máxima categoría (Hertha de Berlín, Borussia Moenchengladbach y AZ Alkmaar) y dos recién ascendidos a la segunda división (el histórico Sheffield United y el Duisburgo). Tampoco serán especiamente sencillos los rivales que vienen: Lazio, Granada, Villarreal y Las Palmas o Cádiz.

La pretemporada del equipo parece lastrada por un cúmulo de inconvenientes. El primero, las lesiones. Por un lado las de dos piezas importantes en la construcción ofensiva, Juanpi y Ontiveros, que se arrastran de sendas operaciones al acabar la última campaña y, por otro, la de Ricca, intervenido en un hombro en la primera quincena del mes pasado.

Dos marchas imprevistas

El segundo, las salidas de dos jugadores clave del proyecto, Camacho y Pablo. Se suman a las de titulares como Kameni y Sandro, pero estas dos podrían estar entre las previsiones de Míchel. El primero aceptó la oferta del Fenerbahçe y no se panteó competir con el puesto con Roberto, y la marcha del punta era casi inevitable por su baja cláusula de rescisión (seis millones). Pero el técnico no ha ocultado su contrariedad con los otros dos casos.

Hay más. Los contratiempos han dejado la plantilla sin cerrar a estas alturas, mientras Míchel reclama concreción y celeridad.Quedan tres fichajes (un central, un medio centro defensivo y un punta) a veinte días del debut y a un mes exacto del cierre del plazo.

El resultado de esta coctelera no justifica de por sí el pobre juego del equipo y las cinco derrotas, pero ha condicionado las rotaciones en los onces y el que se pueda ensayar ya con un once tipo. La pesadez en las piernas por la fuerte carga de trabajo de los entrenamientos en estas fechas ha hecho el resto. Pero el Trofeo Costa del Sol y, especialmente, el Carranza deberían ya mostrar un Málaga más cercano a lo que ha de dar de sí en la competición.

El club confirma el amistoso en Granada para el martes 8, y habrá cuatro ensayos antes del debut

Después de las cinco derrotas (0-1 con el Sheffield United, 2-1 contra el Hertha, 1-0 con el Duisburgo, 3-0 ante el AZ Alkmaar y 2-1 con el Borussia Moenchengladbach) quedan cuatro ensayos más para corregir un tanto el rumbo y ofrecer mejores sensaciones.

El Málaga confirmó ayer la celebración del amistoso en Granada, previsto inicialmente para el miércoles 9 pero a la postre adelantado un día, el martes 8, para que quede más margen con el Trofeo Carranza, que también adelantó una jornada sus fechas.

Antes el Málaga jugará por primera vez este verano ante su parroquia el sábado, contra el Lazio (20.30 horas) en el Trofeo Costa del Sol.Será su segunda y última cita en la provincia, tras la de Coín ante el Sheffield United. Después llegará el duelo con el descendido Granada (martes 8, a las 21.00) y los dos choques en Cádiz (el viernes 11, a las 22.00 contra el Villarreal, y el sábado 12, frente a Las Palmas o el Cádiz, con nueve días de margen antes del debut liguero.

Fotos

Vídeos