INFAME, PENOSO, TRISTE...

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Este larguísimo fin de temporada con el Málaga en Segunda desde hace ya varias semanas se presentaba infame, pero no tanto. El Málaga ha sido un desastre desde la pretemporada, pero nadie lo ha querido ver. Ahora ya no es un desastre, sino un horror. Mantener a un entrenador que vino para salvar (sic) al equipo es un contradiós, entre otras cosas porque no puede seguir presentando las alineaciones que está poniendo en los partidos, con un montón de jugadores como titulares a sabiendas de que no van a seguir la próxima campaña. ¿Por qué no pone a Rolón, a Keko...? O a tantos otros que, aunque no han merecido tampoco nada el resto de la temporada, sabemos que tienen contrato y que se van a quedar, bien por interés del equipo o porque no los quiere ni el Lagunillas. Pero el fallo es piramidal. Comenzamos por un presidente que no existe, ni aparece, ni nada por el estilo... No existe director general. Todos los papeles han de contar con el visto bueno de Al-Thani... Así es imposible. Con una estructura más o menos lógica, alguien le habría dicho a José González: «O deja de usted de poner a quienes no van a seguir o se marcha ya». Pero no. Aquí seguimos, bajo el machaque humillante de unos partidos 'de la basura' que están acabando en un verdadero desastre, porque a ver cómo calificamos un resultado como el de ayer ante el Alavés.

La gente, al final, tras ovacionar el golazo de Ibai, casi ni protestó. Es verdad que en cualquier otro sitio, con el 0-3 y el equipo en Segunda y un presidente-propietario pasota se habría liado la marimorena, pero aquí hay una sangre horchatada que ayuda a que ocurran cosas como las que estamos viendo.

Pocos aficionados en La Rosaleda, con un montón de niños gratis. No se merecían el partido del horror al que los sometieron los jugadores del Málaga. Hubo momentos de verdadero desastre, de pena pelotera, como el cúmulo de errores defensivos del 0-1. Eso es lo que tenemos, pero no nos merecemos esta vergüenza final, este despropósito triste e infame.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos