IRONÍA

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Queda menos de una semana para el cierre del mercado de fichajes, pero ahora uno ya sí puede decir que está tranquilo con este Málaga, a pesar de la primera derrota (por otra parte, injusta, ante el Eibar). Es innegable que, pese a los imponderables, es un club en el que todos trabajan de la mano y por un mismo objetivo y en el que cualquier mínimo beneficio que se logra se reinvierte enseguida en buscar mejores resultados.

El fichaje de Esteban Rolón da ese salto de calidad que todos esperábamos. Un jugador experto al más alto nivel, conocedor de la Liga española, baqueteado en el fútbol europeo, con buen juego aéreo y argentino, que ya se sabe que los últimos que han pasado por el club procedente de este país han sido de adaptación inmediata y éxito asegurado (Rescaldani, Pablo Pérez, Insúa, Forestieri, Trobbiani,...). Conseguir a Rolón (una negociación rápida y firme) y Cecchini por algo menos de ocho millones de euros es una auténtica ganga para un club como el Málaga, que tiene claro que a la hora de pagar traspasos ha de ir sobre seguro.

Hoy toca el Girona, pero este Málaga ya sabe a lo que juega, con un estilo muy definido, reconocible: un día sin extremos, otro con ellos. ¡Que sólo se han visto tres goles en 810 minutos! Ya llegarán. Tenemos a En-Nesyri y a Borja Bastón, que ofrecen muchas variantes en el ataque y lo importante es que se crean infinidad de ocasiones. En definitiva, poco que temer. Hay una plantilla muy compensada, y la alianza Arnau-jeque más sólida que nunca, como nos recordó el jueves el propietario, cada semana más querido y respetado por los 24.000 abonados y los que no lo son, independientemente de que dirija el club desde la distancia y sin delegar en nadie. Así las cosas, no entiendo por qué tantas dudas entre la afición o entre algunos periodistas de los denominados 'reventaores'.

Fotos

Vídeos