Isco, figura desde que su madre lo trajo al mundo

Isco, figura desde que su madre lo trajo al mundo
Las Cosas de Cañete

La Rosaleda fue el escenario ideal para el España-Costa Rica, con el jugador malagueño como protagonista y con los seguidores locales demostrando su gran categoría

PACO CAÑETE

Isco jugó en su casa, ante 30.000 amigos. La Bombonera fue el marco ideal para un espectáculo que ya es historia. Un detallazo: el triste adiós a Chiquito se recibió con una sonrisa en los labios. La Rosaleda lució sus mejores galas futboleras, que la afición lució en una noche de felicidad. Málaga es así.

Apuntes del España-Costa Rica. En Málaga, aquí y ahora puede presumir de disponer de unos seguidores de fútbol de la máxima categoría. En esta ocasión, en el apartado internacional. Iago Aspas, que participó en el segundo tiempo, lo puede decir. Hace unas semanas, con el Celta, pudo apreciar como desde las gradas jugaban en el Málaga. Anteanoche notaría el calor, el cariño y el empuje en su propia espalda. Otra vez más me siento feliz con mis raíces malagueñas. Va de paisano. Dos sílabas son santo y seña de un ‘top-5’ en el balompié mundial: Isco. En vísperas del encuentro dijo que era el mismo futbolista que salió del Málaga. Tenía razón. Es figura desde que su madre lo trajo al mundo. Con los años, hasta sus 25, ha ganado en fortaleza física, al tiempo que ha tenido que soportar y superar caprichosos aires adversos. Pero los amagos, cambios de juego, control de balón, pases profundos, regates y remate, nacieron con él. 48 horas atrás, el de Arroyo de la Miel y sus paisanos se dieron un enorme y sonoro abrazo. En Martiricos, se protagonizaron olés y olas. El flamenco para corear, y el ritmo de un vals para acompañar el juego de un equipo llamado España. Noche y público inolvidables. Y no estaban soñando, no.

Con la visita de la selección, los internacionales malaguistas ya tienen su rincón en el museo del club. El escudo y la camiseta del conjunto español transpiraron en los cuerpos de ocho profesionales. De Migueli, Macías y Deusto, que ya no están entre nosotros, pero quedan muchos y agradables recuerdos. Camacho, Rufete, Contreras, Salva, Cazorla, Monreal, Isco, Juanmi y Pablo, por la proximidad en el tiempo, no se olvidan. Dos paisanos que escucharon el himno nacional con España, cuando figuraban en otros equipos, Chuzo, el antequerano, que con diez y pocos años debutó. Otro, de Vélez, el ‘Boquerón Esteban’, la vistió después de ser catapultado desde La Rosaleda. De Fuengirola, un tal Juanito, maravilla de maravillas, repartió clase y estilo por los estadios del mundo. Málaga fue asimismo lugar soñado por figuras en la hora de la despedida del fútbol. Entre otros han vestido de blanquiazules Pepillo, ‘el Don José’. El mundialista de Brasil, Gabriel Alonso; Antúnez, con zeta, o Garay, un caballero del deporte, con mención especial para Uriarte, que debutó y se retiró en La Rosaleda. Un cuadro con orla para un vasco que enraizó en nuestra tierra, Zárraga. José María Zárraga Martín, el capitán del Real Madrid que levantó las cinco primeras Copas de Europa, cumplió distintas funciones en el club. Tantas que le permitieron sentirse malagueño de corazón. Para cerrar, cinco seleccionadores ejercieron de entrenador entre nosotros: Paco Bru, Ricardo Zamora, Pasarin, Helenio Herrera y Balmanya. Vivencias del combinado de los españoles y el campo de Martiricos.

Una buena noticia se produjo en el seno del Málaga: el retorno de Antonio Tapia. En esta ocasión, en calidad de director de La Academia. Desde ya, el fútbol base cuenta con un jefe que va a vestir el cargo de pies a cabeza. El currículo de este malagueño ‘nacido’ en Baena, es de auténtico lujo en sus anteriores estancias en La Rosaleda. Tanto en el primer equipo como en el filial, ha marcado unos registros inolvidables. No se explicaba que pasaran los años y Antonio Tapia no ocupara plaza en el organigrama malaguista. Un estudioso del fútbol, marcado por el registro de partidos españoles y foráneos presenciados cada fin de semana, a los que analiza, puntúa y clasifica. Y en el apartado de futbolista, sus conocimientos son profundos, como en casi todos los movimientos que se producen en este deporte. Valgan estas líneas de bienvenida a un hombre serio, recto, caballeroso y afable, doctorado en deporte en la Universidad de Málaga. Sabe, quiere y puede. Y en esta tierra, más.

Fotos

Vídeos