Iturra vuelve al Málaga

Iturra es felicitado por Buonanotte, Weligton y Sebastián Fernández tras marcar en el Camp Nou./SUR
Iturra es felicitado por Buonanotte, Weligton y Sebastián Fernández tras marcar en el Camp Nou. / SUR

El club opta para la posición de ‘pivote’ por el chileno, que firma por lo que queda de temporada y la próxima. Titular indiscutible en el Necaxa mexicano el último año y medio, antepuso su deseo de venir para ayudar al equipo a cualquier aspecto económico

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El Málaga ya tiene medio centro. Y es bien conocido por la afición: Iturra, uno de los miembros en aquella histórica campaña en la Liga de Campeones. El club ha cerrado el acuerdo total, documentación incluida, con el centrocampista chileno (de 33 años) y con su actual club, el Necaxa mexicano, en el que ha sido titular indiscutible la última temporada y media. La previsión es que el centrocampista, que ha firmado contrato por lo que queda de temporada y la siguiente, viaje hoy mismo y llegue mañana para estar ya desde el viernes a las órdenes de Míchel.

El objetivo del Málaga era contar con un central y un medio centro para el regreso al trabajo el 1 de enero. Incluso, si era factible, que estuvieran quince días antes para aclimatarse y ejercitarse ya con el grupo. Y ambos se han cumplido. Tras el acuerdo la semana pasada con el central del Lugo Ignasi Miquel y el pago de la cláusula de rescisión del barcelonés –para contar ya con él por la baja de larga duración de Juan Carlos–, anoche se cerraron todos los flecos de una gestión que se había llevado con discreción (como ocurrió con el zaguero) para evitar la intromisión de algún otro equipo. Según fuentes cercanas a la negociación, todo había quedado encarrilado el fin de semana y el lunes, y únicamente estaba a expensas de que se tramitara la documentación ayer por la tarde (primera hora de la mañana en México) y de que la propiedad diera el visto bueno.

Iturra, que cuenta con pasaporte italiano, no podrá jugar hasta la penúltima jornada de la primera vuelta (el fin de semana de Reyes, en casa frente al Espanyol), pero no quiere perder tiempo. Así se lo comentó a los dirigentes malaguistas, que encontraron desde el primer momento la disposición del futbolista en todos los sentidos.

Se siente en deuda

El futbolista chileno, que cumplió 33 años en junio, planteó en cuanto comenzaron las negociaciones que el aspecto económico era lo menos importante y que quería volver para ayudar al equipo en este momento complicado. Se siente en deuda con el Málaga. Cabe destacar que, pese a que su salida no gustó a muchos aficionados –se marchó al Granada, donde tuvo poco éxito, como sucedió después en el Udinese y el Rayo Vallecano–, Iturra siempre se ha sentido muy querido cuando ha regresado a Málaga, razón por la que decidió mantener casa en la provincia.

La situación de Iturra es idéntica a la vivida hace un año con Demichelis, que antepuso la situación deportiva del equipo al capítulo económico. De hecho, el argentino firmó hasta el final de la temporada por el salario mínimo estipulado por la Federación Española. El director deportivo, Mario Armando Husillos, y el entrenador, Míchel, querían que el medio centro que llegara estas semanas compitiera habitualmente y, a ser posible, que conociera la Liga.

Además

En el caso del centrocampista chileno es obligado reseñar que lo hace en plena forma: el último año y medio ha disputado 43 de los 47 partidos posibles en los torneos Apertura y Clausura y sólo faltó en los otros por causas de fuerza mayor (casi siempre, por sanción). Es más, otro detalle a tener muy en cuenta y que fue muy valorado a la hora de comenzar las negociaciones para su regreso: todos esos encuentros los disputó completos. Ymañana, sin demora, ya estará en la ciudad.

La «felicidad completa» de Iturra y aquella salida por un fondo de inversión

Iturra vivió ayer, cuando se cerró definitivamente el acuerdo entre todas las partes, una jornada de «felicidad completa», según relatan a este periódico. El futbolista chileno es consciente de que su salida del Málaga, donde no aceptó las diferentes ofertas para renovar contrato, no fue la más adecuada. Entonces nunca se pronunció por las razones de aquel desplante al club de Martiricos y su decisión de marcharse al Granada. Se habló mucho de un «contrato espectacular» con el equipo de Los Cármenes y es cierto que sus emolumentos se dispararon, pero en realidad la decisión sobre su continuidad o no como blanquiazul no estaba en sus manos: él dependía de un fondo de inversión. Y como ha sucedido en casos muy bien conocidos por estos pagos, el centrocampista tampoco tenía entonces demasiado voz y voto, algo que sí sabían bien sus compañeros y los entonces responsables del club (como Husillos)

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos