El árbitro

Gol en fuera de juego

MARTÍN NAVARRETE

No debió subir al marcador el primer gol del Leganés. La jugada comienza en un centro de Rico desde la izquierda que recibe el balón de un compañero en clara posición de fuera de juego y que el asistente de esta banda, Costoya Rodríguez, no señala. En consecuencia, valida el remate posterior de Javi Eraso. Grave error del colegiado Iglesias Villanueva, si bien es cierto que se le ha de imputar al asistente referido. En definitiva, otro error más en la presente temporada en contra del Málaga, algo que está lastrando en exceso el objetivo malaguista.

Dar validez a un gol en clara posición de fuera de juego oscurece y enturbia la labor del colegiado por la incidencia que tiene en el resultado, pero es que además el gallego no pasa por su mejor momento. De ahí que pifie de la forma en la que lo hace. Se esfuerza con ahínco en el control del partido y, si no va por derroteros complicados, lo suele resolver. ¿El problema? Cuando aparecen dichas complicaciones. Por suerte, acertó en las jugadas en el interior del área; ni la mano de Ricca fue voluntaria ni las caídas de Ideye y Eraso fueron punibles.

La expulsión de Garitano es consecuencia de las airadas protestas sobre el cuarto árbitro reclamando penalti en la caída de Eraso y que decide a instancia del suplente Brea Peón, también del colegio gallego. Anduvo inseguro y poco hablador. Disciplinariamente tampoco estuvo a la altura que se espera, con criterios desiguales. Amonestó a la media hora a Amrabat por una entrada absurda sobre su excompañero Rosales. Debió amonestar a Rubén Pérez diez minutos después por un claro agarrón a Lacen en el inicio de un contragolpe malaguista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos