Otra jugada polémica para unirse a la recopilación de quejas del Málaga

Otra jugada polémica para unirse a la recopilación de quejas del Málaga

El rigor de Trujillo Suárez para pitar una falta de En-Nesyri en un simple contacto al saltar frustró un 2-0 que hubiera llevado el duelo a otro escenario

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

A perro flaco todos son pulgas. Por eso, a la frustración del Málaga por sufrir la remontada a diez minutos del final y al agravante de que ninguno de los rivales directos puntuó, se sumó la rabia por la acción polémica en el minuto 56 del partido del sábado. Ganaba entonces el cuadro local por la mínima, pero vio cómo se le anulaba el 2-0, obra de Diego González. ¿La razón? Una supuesta falta previa de En-Nesyri sobre Gabriel en un salto para ganar por alto el balón.

La imagen congelada de la transmisión televisiva, junto a estas líneas, refleja cómo Trujillo Suárez aparentemente tiene una buena colocación para seguir la jugada. El tinerfeño había ofrecido hasta entonces un listón muy alto a la hora de señalar tarjetas, pero por contra su criterio pareció ser muy riguroso para decretar esa falta de En-Nesyri, porque no cualquier contacto entre jugadores en un salto o una pugna en el área ha de ser tomado como infracción.

Sin duda, la jugada ofrece parte de confusión al haber un barullo entre cuatro jugadores: En-Nesyri, Vezo, Ideye y Gabriel, que es el que cae al suelo, pero no directamente por el impulso tomado en el salto por el marroquí, sino por el contacto con su propio compañero de equipo.En décimas de segundo, sin la ventaja que ofrece ver la acción repetida infinidad de veces, retardada e, incluso, parada, el árbitro decide señalar la falta e invalidar el posterior remate a gol de Diego.

Posible sentencia

Aquel tanto hubiera dado una renta de dos goles a poco más de media hora para el final, y seguramente habría sentenciado el choque. Especular con que el Málaga no hubiera ganado porque el Valencia marcó luego dos goles forma parte de la ciencia-ficción, ya que seguramente el cuadro de Jose habría adoptado un orden distinto en el campo para manejarse con esa ventaja. «En el minuto 56 íbamos 2-0. Apartir de ahí podemos hacer muchos análisis... Por eso creo que es la derrota más dura hasta ahora, porque siento que he ganado al Valencia», afirmó frustrado en la sala de prensa de La Rosaleda el técnico malaguista, Jose, que añadió: «El ‘linier’ no levanta el banderín. El árbitro puede fallar por no ver algo y no pitarlo, pero no por ver algo que no ha ocurrido», añadió en la misma línea argumental que una semana antes el técnico del Levante, Muñiz.Se refería a una acción parecida, pues de nuevo cayó un jugador rival en el área, pero impulsado por un compañero. Curiosamente, ha sido el Valencia el equipo supuestamente beneficiado en ambos lances, sendos goles anulados a Coke y Diego.

«La derrota se ha producido después de hacer el 2-0, pero nos anulan el gol. Una vez más, una decisión arbitral nos condena. No hay mucho más que hablar. Ponernos 2-0 por delante era cerrar el partido, pero el árbitro no lo ha querido así», se quejó también Luis Hernández. La jugada de la discordia se suma a la recopilación de quejas: una falta previa (de Muniain a Kuzmanovic) en el 1-2 del Athletic en La Rosaleda, sendos fuera de juego por escaso margen en los goles del triunfo del Girona (1-0) y el Eibar (0-1) en el arranque liguero, un riguroso penalti a favor del Sevilla para abrir el marcador en Nervión (2-0), y el balón fuera por la línea de fondo previo al gol de Deulofeu en el Camp Nou (2-0).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos