Los jugadores que no cuentan ya conocen las intenciones de futuro del Málaga

Santos celebra un gol ante el Sporting de Gijón.
Santos celebra un gol ante el Sporting de Gijón. / Álvaro Cabrera

Charles recibe la confirmación de que no renovará, y se busca salida sobre todo para Koné, Santos y Tighadouini

SERGIO CORTÉSMállaga

Sin salidas no puede haber entradas. El Málaga está metido de lleno en diversos movimientos para cerrar incorporaciones cuanto antes, pero a día de hoy está bloqueado por el tope salarial. Por eso, la prioridad es aligerar su plantilla y conforme avanzan los días aquellos jugadores que no cuentan para el futuro ya conocen las intenciones del club. Se trata de liberar huecos para evitar que en menos de un mes, cuando arranque la pretemporada, Míchel se encuentre con una plantilla de treinta jugadores más los canteranos que hayan sido reclutados.

En este aspecto se observa una clara diferencia en relación con el año pasado. Entonces el Málaga cerró varios fichajes asumiendo de antemano que tendría margen para incorporar las dos últimas piezas (un portero y un delantero centro) con el dinero que se ingresaría por el traspaso de Camacho. Este se daba por hecho incluso con un destino definido, el Liverpool. Pero esta situación no se dio y la historia es sobradamente conocida: no pudo venir un ‘nueve’ y el portero ucraniano Boyko llegó casi regalado.

Andrés Prieto, de tercer portero del Espanyol a tercero del Málaga

El Málaga tiene cerrado un acuerdo con Andrés, guardameta alicantino que se formó en las categorías inferiores del Real Madrid y que las tres últimas temporadas ha pertenecido a la disciplina del Espanyol. En principio se incorporará para desempeñar la misma función que en el club catalán, como tercer portero de la primera plantilla y titular del filial. Andrés Prieto, que destaca por su elevada estatura (por encima del metro novena), va camino de los 24 años y siempre ha sido conocido futbolísticamente por su nombre de pila, como en la temporada de su estreno en Segunda (cuando jugó un partido, en Huelva) con el Castilla, donde coincidió con Llorente, José Rodríguez y el malagueño Iván. El cancerbero concluye contrato el 30 de junio con el Espanyol y este movimiento del Málaga parece más bien encaminado a un hipotético ascenso del Atlético Malagueño, porque a su edad no se antoja probable que vaya a aceptar a estas alturas competir en Tercera. Asimismo, su fichaje sirve para confirmar que el club no contará la próxima temporada con Aarón, que ha desempeñado el rol de tercer portero de la primera plantilla malaguista en los últimos años. Junto a Andrés tendrían contrato en vigor para el filial otros tres porteros: Guille Lara (fichado del Marbella a mitad de la presente temporada), Samu Casado (que ha renovado recientemente) y Kellyan (que ascenderá del conjunto juvenil de la División de Honor).

Ahora, independientemente de las condiciones del mercado –que va demasiado lento, en parte también por el baile de entrenadores que se ha producido en Primera–, el Málaga pretende liberar sueldos. Las primeras salidas correspondieron a los retirados Weligton y Demichelis, así como a Duda, al que se le comunicó que no iba a renovar. En un caso similar a este se encontraba Charles. El brasileño pretendía continuar un año más, pero no entraba en los planes deportivos del club y se le anunció días atrás que no se prorrogará su contrato. Pese a que era una decisión cantada –de lo contrario se habrían emprendido las oportunas negociaciones meses atrás–, el ariete mantuvo hasta el último día esperanzas de continuar.

Casi al mismo tiempo que a Charles, el Málaga también le anunció a José Rodríguez que no se iba a ejercer la opción de compra por él. El levantino, que ha pasado casi de puntillas pero que ha destacado en el vestuario por su compañerismo y su calidad humana, fue ofrecido las últimas semanas casi regalado, pero su continuidad no se contemplaba. Su mensaje de agradecimiento en las redes sociales sirve para constatar hasta qué punto se ha sentido a gusto estos meses en el vestuario malaguista.

Mikel sólo seguiría si no se encontrara un segundo refuerzo adecuado para el centro de la defensa

Junto a ellos también cabe destacar los casos de aquellos jugadores cuya continuidad está descartada. En este grupo se encuentran los cedidos. Horta y Tighadouini ya sabían casi desde el mismo día en que se marcharon el año pasado que sus opciones iban a ser escasas. En el caso del portugués, aunque entonces se insistió en que su marcha al Braga era una operación distinta a la llegada de Juan Carlos de ese equipo luso, se está a la espera de coordinar las agendas de las partes implicadas para cerrar la marcha definitiva del extremo derecho y el fichaje por cuatro temporadas del polivalente futbolista zurdo madrileño. Tighadouini es un caso distinto, porque el problema reside en que su fichaje se amortizó en cinco años; es decir, al Málaga aún le quedan tres plazos por abonar, lo que fuerza a esperar la llegada de algún conjunto interesado en su contratación y con una oferta económica interesante. Para ser claros, lo que se busca es un traspaso en toda regla, no una cesión. Con Cifu de momento no se contactará hasta que acabe la Liga en Seguda; esto es, después de este fin de semana. La opción del recién ascendido Girona parece abierta. Es un futbolista del gusto de su entrenador, Machín, y además el club catalán pretendió incluir en agosto pasado una opción de compra, pretensión a la que no accedió el Málaga.

El mayor beneficio posible

Otros dos futbolistas que conocen de primera mano que no continuarán (también sus representantes) son dos de los fichajes de la pasada temporada, el central Koné y el delantero Santos. Tampoco va a resultar fácil, porque el primero apenas ha jugado las dos últimas temporadas (ni en el Olympique de Lyon ni en el Málaga) y el segundo no tiene cartel en Europa. En estos casos la cuestión ya no es recuperar la inversión en ellos (algo a todas luces improbable, sobre todo con el punta), sino que las operaciones sean lo más beneficiosas posible.

A día de hoy el Málaga está bloqueado por el tope salarial y hay que liberar fichas

Tampoco parece que vayan a contar dos de los venezolanos del plantel, Mikel y Peñaranda. El central sólo seguiría de no encontrar un segundo refuerzo adecuado para esa zona del campo mientras que el medio punta, pese a la clasificación de su selección para la final del Mundial sub-20, ha mostrado en este certamen en Corea del Sur un tono físico similar a su periodo de cesión en el Málaga, un detalle poco esperanzador. Su segundo año de préstamo parece también descartado. Algo que no sucede de momento con el medio centro suizo e internacional serbio Kuzmanovic.

Fotos

Vídeos