Kuki, decidido a renunciar a la selección española

Kuki dispara a puerta en un partido del Cartagena./Antonio Gil
Kuki dispara a puerta en un partido del Cartagena. / Antonio Gil

«Tampoco lo he rechazado, porque no me han llamado, pero diría que no porque quiero esperar a Uruguay», apunta el hijo de Zalazar

MARINA RIVAS

Que en estos últimos tres años con el filial blanquiazul se ha ganado el cariño de los malaguistas no es ningún secreto. Muchos se preguntarán cómo le va ahora a Kuki, cedido esta temporada al Cartagena, en el grupo IV de Segunda B. Un equipo que ocupa el liderato (supera al Marbella por la diferencia de goles) y en el que, para satisfacción de los que siguen sin perderlo de vista, el canterano comienza a asentarse como titular. Ya son ocho partidos consecutivos, por lo que ha logrado consagrarse como el segundo delantero del equipo con más minutos de la temporada, después de Isaac Aketxe, hermano mayor de Ager Aketxe, del Athletic. Por cierto que en el conjunto murciano comparte vestuario con el exmalaguista Alberto.

Hablar de Kuki implica hablar de sus internacionalidades, que han hecho captar la atención de los medios desde los 15 años, cuando debutó por primera vez con la selección española sub-16, edad también con la que comenzó a acudir a las pretemporadas del primer equipo del Málaga. Así, sucesivamente, el joven delantero seguiría ligado a las categorías inferiores del equipo nacional hasta lo más reciente, en mayo del pasado 2016, para unos entrenamientos con la sub-19. Desde entonces, las cosas han cambiado para él, que acabó molesto por el trato recibido tras esta última convocatoria. Esta situación inestable, unida al creciente interés que al joven le llega desde Uruguay (el país de natal de su padre, el recordado centrocampista Zalazar), ha hecho que sus prioridades comiencen a cambiar. «No hay ninguna decisión tomada aún, pero lo más seguro es que renuncie a la selección española», se sincera Kuki.

El jugador, cedido en el Cartagena, no ha sido convocado desde mayo de 2016, para entrenarse con la sub-19

Una de sus peculiaridades es su doble nacionalidad y por eso la uruguaya parece que empieza a coger fuerza. «Lo tengo prácticamente decidido. Llevo mucho tiempo dándole vueltas, no es una decisión fácil. Tampoco los he rechazado, porque no me han llamado, pero si me llamasen diría que no, que querría esperar a Uruguay», argumenta el canterano. Puede que no volvamos a verlo vistiendo La Roja, pero llevar la elástica charrúa supondría algo más que prestigio para él. Implicaría seguir el camino de su padre, José Luis Zalazar, quien fuera internacional con ella. «Para él significaría mucho, ver a su hijo ahí siguiendo sus pasos…», explica Kuki, que ve a su padre casi como su maestro en lo personal y profesional. «Él nunca se pierde ni uno de mis partidos, hace tres horas de viaje para venir a verme. Todo lo que sé es gracias a él. Desde pequeño en casa me enseñaba a controlar, pegarle y moverme… Todo», expresa.

Relación con el Málaga

Aunque más allá de su futuro como internacional, Kuki prefiere centrarse en su presente en el equipo para seguir creciendo. «Intento hacer una buena temporada para que me vean. Ya han venido ojeadores en partidos anteriores y me han llamado de La Academia. Eso me gusta, me hace ver que me están siguiendo», asegura. Una relación que parece ser correspondida, porque el delantero nunca deja de lado al Málaga, ya sea manteniendo la comunicación con Chory Castro, Ricca, Santos (cedido al Sporting) o también Luis (cedido al Lugo), o siguiendo la actualidad del equipo. «Me hierve la sangre. No me pierdo ni un partido. Cuando vamos viajando en el autobús siempre aprovecho para verlos», destaca Kuki, que añade: «Yo creo que hay jugadores de sobra para intentar salir adelante y si Michel salvó el equipo el año pasado, esta vez puede hacer lo mismo».

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos