El Málaga levanta el castigo a Ontiveros

Ontiveros, con Míchel en primer plano, ayer en el entrenamiento del Málaga en el estadio de atletismo. / Salvador Salas

El canterano del Málaga pide perdón y se reincorpora al grupo tras dos semanas apartado

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Llega la normalidad. El canterano Ontiveros fue rehabilitado y se reincorporó ayer a los entrenamientos con el resto de sus compañeros del Málaga tras dos semanas apartado de la plantilla por indisciplina. El futbolista marbellí, de esta forma, se ha perdido los encuentros ante el Athletic en casa y la visita al Sánchez-Pizjuán, aunque la semana que viene ya estará a disposición de Míchel para el trascendental compromiso contra el Leganés, que se celebrará el domingo de la semana que viene en La Rosaleda.

El joven futbolista mostró su arrepentimiento y se disculpó por los problemas causados, y el club, el entrenador y sus compañeros consideraron que el castigo de dos semanas apartado ya ha sido suficiente para que reaccione y sea repescado. El malagueño, de 20 años, pidió pidió perdón a los capitanes y al resto de la plantilla, lo que le ha permitido recuperar definitivamente la normalidad. Ontiveros, de esta manera, ya fue uno más en la sesión de trabajo celebrada ayer.

Las fuentes consultadas aseguraron que sus compañeros de la plantilla están dispuestos a ayudar al canterano, pero también están convencidos de que le exigirán el máximo compromiso y el cumplimiento de las normas de régimen interno. La situación queda reconducida tras lo sucedido ayer y la reincorporación del jugador al equipo, si bien en el club y en el cuerpo técnico estarán muy pendientes del futbolista marbellí a partir de ahora.

El castigo a Ontiveros, que le fue impuesto tras el encuentro y la goleada encajada en Mestalla, tenía carácter indefinido, como comunicaron desde el club y también lo admitió Míchel en una rueda de prensa (calificó en su momento la actitud del canterano de «muy grave»).

La rectificación del extremo ha adelantado los acontecimientos y el levantamiento de la suspensión. En las dos semanas en las que estuvo ausente del trabajo con el grupo, el futbolista siguió entrenándose en solitario y a la vez que el resto de los compañeros, por lo que el retroceso en su estado de forma mínimo.

Aunar esfuerzos

Con esta rehabilitación de ayer, asimismo, en el Málaga también pretenden aunar los esfuerzos de todos sus jugadores en un momento tan delicado como este, en el que el equipo es el 'farolillo rojo' de la competición. Y la situación de Ontiveros, pese a todo, no dejaba de ser también una incomodidad para sus compañeros y el cuerpo técnico.

Ontiveros, uno de los jóvenes con más proyección de la cantera malaguista, llevaba dos temporadas a caballo entre el primero y el segundo equipo, aunque para esta campaña su incorporación al conjunto de Primera ya fue definitivo, disponiendo de ficha y dorsal, el número 17.

La jornada de trabajo, la penúltima de la semana, deparó algunas novedades más: Torres también se reincorporó a los entrenamientos, mientras que Borja Bastón, Luis Hernández y Ricca trabajaron en el gimnasio, donde también estaba ayer por la mañana Diego González. Asimismo, Cifu saltó al césped para realizar carrera continua, lo que supone un avance importante en su proceso de recuperación.

Tampoco acudieron a la sesión de ayer el portero Cenk, que se encuentra en Turquía con permiso del club para resolver unos trámites burocráticos, según anunció el club, y el canterano En-Nesyri, que está concentrado con la selección sub-23 de Marruecos. Esta mañana se celebra la última sesión de trabajo de la semana, ya que los futbolistas descansarán mañana y el domingo.

Más

Fotos

Vídeos