Llega a La Rosaleda el Celta, la última víctima del Málaga

El Málaga trabajó ayer duro en la preparación de este encuentro. /Ñito Salas
El Málaga trabajó ayer duro en la preparación de este encuentro. / Ñito Salas

El Málaga no gana desde hace 175 días, precisamente ante el equipo gallego (3-0) que entonces acudió con sus suplentes al estar jugándose entre medias el pase a la final de la Liga Europa

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El 7 de mayo no había estallado aún el polvorín catalán, Míchel era Dios, Sandro (ahora escondido en el Everton) apuraba sus últimas tardes de blanquiazul, Ontiveros levitaba henchido de confianza y el aficionado en general no había oído nombrar jamás los nombres de dos jóvenes futbolistas argentinos: Rolón y Cecchini. El 7 de mayo, tras un 3-0 al Celta, el Málaga cerraba una espléndida racha de seis victorias en siete jornadas, justo en el tramo de la competición en que todos los expertos coinciden que es más difícil ganar, dados los importantes intereses que suele haber en juego.

Noticias relacionadas

Pero sucedió que el Málaga fue capaz de sacar tajada de la coyuntura ante muchos de sus rivales. Después de dar el golpe de mano en cuatro días gloriosos en El Molinón (0-1) y ante el Barcelona (2-0), tocó aprovecharse de la desidia de un Valencia sin alma la pasada campaña (2-0), de un desahuciado Granada (0-2), tomarse la revancha en el derbi ante el Sevilla (4-2) y no desperdiciar la ventaja de medirse a la segunda unidad del Celta (3-0). Lo que nadie podía creer entonces es que, 175 días después, el Málaga no hubiera vuelto a ganar en la Liga. Entre medias, una planificación deportiva nefasta, once oportunidades malogradas –saldadas con diez derrotas y un empate, el agónico ante el Athletic (3-3)– y la sensación de que el fútbol encumbra y baja de la nube a cualquiera con demasiada velocidad.

Aquel Celta de Berizzo llegaba con un ojo puesto en las semifinales de la Liga Europa. El jueves previo a la visita a La Rosaleda había perdido por 0-1 en Balaídos ante el Manchester United (a la postre, campeón), y a pesar de tener la eliminatoria muy cuesta arriba las rotaciones estaban aseguradas para no cejar en el empeño por jugar la final (de hecho, estuvo cerca del pase en Old Trafford, con 1-1). Así las cosas, en el Málaga jugaron Sergio Álvarez; Lemos, Cabral,Sergi Gómez, Planas; Marcelo Díaz, Pape Diop, Jozabed;Señé, Beauvue y Bongonda. Puede que sólo uno o dos de ellos repitan esta noche en el once. Para apreciar el cambio, ante el Manchester United jugaron el mismo meta, Hugo Mallo, Roncaglia, Cabral, Jonny;Radoja, Pablo Hernández, Wass; Aspas, Guidetti y Bongonda.

El Málaga ganó por última ocasión gracias a los goles de Ontiveros, Recio (de penalti) y Sandro, ya en el tiempo añadido, y se situó undécimo en la clasificación después de haber flirteado con el descenso tras otra pésima racha de resultados sufrida dos meses antes.

Guiño del destino

La llegada del Celta hoy (20.45 horas) de nuevo al estadio de Martiricos es como un guiño del destino, una posibilidad de cerrar el círculo, pero será otro cuadro vigués, con sus figuras y con Juan Carlos Unzué en el banquillo, un técnico que ha respetado en buena medida el estilo de juego en las temporadas precedentes con Berizzo, un 4-3-3 casi innegociable.

En el Málaga de Míchel no hay lista de convocados para el choque, porque esta misma mañana, a las 11.30 horas, habrá una última sesión de entrenamiento, seguramente para ensayar acciones a balón parado. En todo caso, son conocidas ya cinco bajas, las de Torres (que cayó hace una semana y no llega a tiempo por poco a la cita), Diego, Ricca, Kuzmanovic y Rolan, que puede ser la ausencia que más añore hoy el equipo a tenor de su rendimiento en lo que va de temporada.

En el Celta, sin Roncaglia ni Emre Mor, vuelve Rubén Blanco, una vez cumplida su sanción ante el Atlético, y las dudas se dan en tres puestos:Fontás o Cabral, como uno de los centrales; Lobotka o Radoja, como ‘pivote’, y Maxi Gómez o Guidetti, que destacó el miércoles en la Copa en Eibar, en punta.El Celta ha ganado sus tres últimas salidas (dos en Liga) y se impuso por 0-5 en Málaga en 2013.

Iago Aspas. La estrella rival reacciona

Después de jugar todos los minutos en la Liga, IagoAspas ha tardado en estrenarse como goleador, hasta la octava jornada; eso sí, con un ‘hat trick’ a Las Palmas. El internacional trata de hacer méritos para ir al Mundial, pero quizás lo perjudique partir escorado en la banda derecha.

Protesta. Cartulinas negras

La Federación de Peñas Malaguistas repartirá en las catorce puertas del estadio cartulinas negras para que sean mostradas en los prolegómenos del choque como protesta ante los últimos arbitrajes adversos sufridos por el equipo.

Recibimiento. Pasillo al autobús

Como si el pésimo momento deportivo del equipo hiciera de acicate, la afición se ha citado en torno a las 19.00 horas en las inmediaciones de la tienda oficial de La Rosaleda para hacer un pasillo al autobús del Málaga a su paso por la avenida de la Palmilla.

Fotos

Vídeos