El Málaga desconfía de las rotaciones del Sevilla

Lenglet, vendado en la cabeza, ante Pablo la pasada Liga. / Ñito Salas

Aunque el rival ha llegado a hacer nueve cambios en el once de un partido a otro, los de Míchel prevén un derbi muy difícil

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Málaga, más necesitado que nunca a estas alturas de la temporada, desconfía de las rotaciones de un Sevilla en el que Berizzo se permite el lujo de cambiar hasta nueve integrantes del once inicial de un partido para otro. Míchel y sus pupilos se preparan para un derbi de la máxima exigencia mañana (16.15 horas), en el que los errores pueden ser penalizados hasta extremos como el 4-1 de la pasada campaña, cuando en un lapso de once minutos (del 24 al 35), los blanquiazules encajaron cuatro tantos (dos de Vietto, uno de Vitolo y otro de Ben Yedder).

Los datos

24
jugadores distintos han sido titulares en el Sevilla en sus diez partidos, por 21 en el Málaga.
9
El máximo de cambios en el once entre un partido y el siguiente en el Sevilla. El mínimo ha sido de cuatro.

A pesar de que al Málaga, con su actual denominación, no se le ha dado mal visitar al Sevilla en Primera (con igual número de victorias, empates y derrotas, cinco de cada), el derbi se presenta sobre el papel como uno de los más desequilibrados que se recuerdan. No tanto por el nivel mostrado por el cuadro hispalense, que presume más de resultados (tercero en la Liga y líder en su grupo de la Champions) que de juego, sino por las dudas que se vienen evidenciando en el proyecto malaguista, con un solo punto de dieciocho y sin poder presumir siquiera de algún minuto de juego con ventaja provisional en el marcador en sus partidos.

Frente a las continuas modificaciones de Míchel, en pos de la mejor fórmula, el cuadro hispalense cambia para dar descanso a los suyos

Sin embargo, como el fútbol es imprevisible, el Málaga tiene en su mano dar la sorpresa mañana en el Sánchez Pizjuán. Se presenta sin el sancionado Kuzmanovic, el apartado Ontiveros y, presumiblemente, sin el lesionado Luis Hernández, a falta de que hoy se conozca la convocatoria. Y con dudas en cuanto al sistema de juego (Míchel ha empleado el 4-2-3-1, el 4-1-4-1 o el 5-4-1) y los protagonistas a elegir, en el bando rival, con una plantilla envidiable, su técnico se permite el lujo de forzar al máximo las rotaciones.

Eduardo Berizzo ya optó a finales de la pasada campaña en el Celta con formar equipos distintos con sus diez jugadores de campo para la Liga y la competición continental (la Liga Europa), en la que llegó a semifinales de la Liga Europa. Aquel 3-0 sufrido en La Rosaleda en la trigésima sexta jornada fue el producto de jugar con el supuesto equipo ‘b’, para reservar a los mejores en el otro frente.

En el Sevilla Berizzo viene haciendo algo parecido, pero con el matiz de que su plantilla es más amplia aún en su riqueza. En muchas de las demarcaciones no hay claras diferencias entre el nivel de las dos principales alternativas, si acaso en las características de sus jugadores. Así, Pareja, Lenglet, Carriço y Kjaer se reparten las dos plazas de centrales; Mercado, más defensivo, pugna con Corchia, más ofensivo, como lateral derecho, de igual modo que Escudero con Carole, con menos recorrido en la izquierda; en el centro del campo hay para elegir entre interiores como Banega, Pizarro, Ganso o Franco Vázquez, incluso Sarabia, y en el ataque, hay dos ‘nueves’ del nivel de Ben Yedder y Muriel, y extremos fiables como Jesús Navas, Nolito, Correa y Sarabia, además de Montoya.

Veinticuatro titulares

El resultado es que el Sevilla ha usado ya en sus diez partidos oficiales (seis de la Liga y cuatro en la Champions, incluyendo la eliminatoria de ‘play-off’ para acceder a la fase de grupos) a 24 futbolistas distintos como titulares. Entre partido y partido siempre cambió a un mínimo de cuatro y hasta un máximo de nueve. Este último extremo sucedió dos veces: en el 1-1 liguero ante el Espanyol (tras el 1-2 al Basaksehir), y en el 1-0 a Las Palmas (a renglón seguido de un 0-1 en Gerona).

Por este motivo, el once del Sevilla en su 3-0 al Maribor el martes sirve de referencia para pensar casi en quienes pueden no jugar mañana ante el Málaga. En ese partido actuaron de salida Sergio Rico; Corchia, Pareja, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Banega, Franco Vázquez; Correa, Ben Yedder y Nolito.

Se da el caso de que diecisiete integrantes de la plantilla ya han jugado cinco o más de los diez encuentros oficiales, pero sólo tres superan 650 de los 900 minutos totales: son Sergio Rico (con 895), Nzonzi (793) y Lenglet (674), que forman la guardia pretoriano de Berizzo. Por contra, en el Málaga los cambios, más que el fruto de rotaciones –inmerso aún en una sola competición–, son el resultado de las pruebas de Míchel. Ha empleado ya a veintiún futbolistas, pero sólo diecinueve de ellos fueron titulares. Entre los jugadores de campo únicamente Luis Hernández lo ha jugado todo, pero puede ser baja mañana.

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos