Siete de siete: pleno

Agencia Lof
Enviado especial. Granada

El Málaga vuelve a perder, después de un gol sonrojante, y muestra mucha falta de ritmo

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Siete de siete. Sigue el pleno de derrotas del Málaga (tres ante rivales de Segunda), cuya trayectoria esta pretemporada va adquiriendo una dimensión histórica. Nadie recuerda un balance peor de resultados en un periodo de preparación, pero no sólo del cuadro de La Rosaleda, sino de cualquier equipo. Los de Míchel cedieron por la mínima anoche en Granada, con un fallo sonrojante de Cenk en el único gol del partido, y sin rematar apenas entre los tres palos. Por más que los compromisos amistosos sirvan sólo para progresar y corregir fallos, es todo muy preocupante a trece días de la Liga.

1 Granada

Javi Varas (Rui Silva, minuto 76); Víctor Díaz (Quini, minuto 70), Germán (Charlie, minuto 70), Menosse (Hongla, minuto 70), Álex Martínez (Iriondo, minuto 70); Baena (Alberto Martín, minuto 70), Montoro; Pedro (Puertas, minuto 70), Kune (Espinosa, minuto 60), Machís (Sergio Peña, minuto 70), y Joselu (David Grande, minuto 70).

0 Málaga

: Cenk (Andrés Prieto, minuto 60); Rosales (Cifu, minuto 46), Luis Hernández (Baysse, minuto 46), Mikel (Diego González, minuto 60), Álex Robles (Iván, minuto 60); Kuzmanovic (Juanpi, minuto 46), José Carlos (Recio, minuto 60); Mula (Adrián, minuto 60), Maty (Cecchini, minuto 46), Jony (Chory Castro, minuto 46), y Borja Bastón (En-Nesyri, minuto 46).

Gol
1-0, minuto 58: Joselu, de espaldas y sin mirar golpea un mal despeje de Cenk y lo conduce a la portería.
ÁRbitro:
Figueroa Vázquez (andaluz). Amonestó a Menosse, Baena y Montoro.
Campo:
6.225 espectadores en el Nuevo Los Cármenes, en la disputa del Ciudad de Granada, que se adjudicó el cuadro local.

Es cierto que el Málaga parece cansado en el campo, porque debe de estar trabajando de lo lindo, pero no es un consuelo absoluto. Todos los rivales están en la misma tesitura. El razonamiento para justificar así tantas derrotas tampoco concuerda con otros veranos del equipo en los que si hubo resultados. La esperanza es que no hay nada perdido aún, pero el espectáculo parece una conspiración de Míchel y sus jugadores para que lleguen más refuerzos a la entidad en los próximos días (al menos tendrán que ser dos más). A eso se unen las lesiones (Torres, Ricca, Juan Carlos y Keko) la alarmante forma de jugadores como Kuzmanovic y Juanpi, que salen de largas lesiones; y el estado de otros como Chory Castro, en una clara cuesta abajo, y un Cecchini que no parece estar sobre el campo ante su falta de ritmo.

Como quiera que parece claro que el duelo ante el Villarreal del viernes, en el Carranza, será el principal ensayo antes del estreno oficial, Míchel no agotó sus recursos y propuso anoche un once ‘mixto’ cara a lo que puede ser la Liga, con mitad de jugadores que se perfilan como titulares en el estreno ante el Eibar (Rosales, Luis Hernández, Kuzmanovic, Mula, Jony y Borja Bastón), y otros que difícilmente lo serán (Cenk, Mikel, Álex Robles, José Carlos y Maty).Además, el equipo formó con el mismo dibujo que el Granada, un 4-2-3-1 en el que quizás José Carlos disponía de algo más libertad para descolgarse en ataque que ‘Kuzma’, y con Maty claramente en la zona de enganche con el punta.

Pero el Málaga del primer tiempo hizo honor al estreno de su segunda equipación de la temporada. El gris fue el tono dominante. El conjunto estuvo académico, pero sin gotas de desequilibrio. Sin ritmo es difícil desbordar en el fútbol, ni siquiera ante un Segunda, por más que este Granada, con una revolución absoluta en su plantilla y la apuesta clara por jugadores fogueados en la categoría, parezca un aspirante en firme al ascenso.

En el partido de su presentación, ante una grada un tanto desangelada (el partido coincidió con la Supercopa de Europa), fue el Granada el que comenzó avisando más. La velocidad endiablada de Machís fue más inquietante que los envíos en largo a la espalda de la zaga, con los centrales malaguistas achicando espacios de forma sincronizada. La mejor ocasión la tuvo el venezolano, que remató alto a puerta vacía. Cenk había salido a la desesperada a tapar a Joselu en el ‘mano a mano’, y Machís se precipitó en el remate cuando recogió el rechace del meta.

El mejor detalle, de Mula

En el Málaga el mejor detalle lo puso una vez más Mula, que sirvió un pase perfecto al espacio a Borja Bastón. El remate cruzado del ex del Swansea se estrelló de forma violenta en el larguero, y apenas hubo mucho más que contar de un primer tiempo plano, tedioso, de un ritmo por momentos desesperante.

«Esto es pretemporada, son partidos muy engañosos pero está claro que tenemos que seguir mejorando cosas» Luis Hernández

«No estamos preocupados; el trabajo se está realizando bien, aunque no nos acompañen los resultados» Andrés Prieto

No mejoró tampoco la imagen en el segundo periodo, pese a que Míchel ya había renovado todo el equipo a la hora de partido. La intensidad de los entrenamientos diarios no permite más de momento a trece días del inicio de la Liga. El técnico hizo cinco cambios al descanso y seis después, entre los que salió un equipo con algunos jugadores fuera de posición, como ver a Cifu de lateral izquierdo o a Juanpi más escorado a la banda derecha, como teórico extremo.

Como el verano parece gafado para el Málaga llegó la acción circense del gol del Granada, en un descuido de Cenk, que golpeó el balón con Joselu demasiado cerca. Ese error de confianza dio con un rebote en la espalda del delantero por el que se interesó el club de La Rosaleda en primavera. La pelota entró mansamente en la portería, siendo tardío el intento desesperado del guardameta turco. Un error involuntario que ya es el hazmerreír en las webs de deportes y en las redes sociales, y que deja en evidencia a un portero que parte con el rol de suplente de Roberto sin haber jugado casi nada las últimas temporadas en Turquía.

El Málaga apretó en los minutos finales en busca del empate, con ocasiones claras como una de Juanpi (un tiro algo cruzado que dejó pasar Adrián de forma equivocada) y varias de En-Nesyri. Empujó, aun con el lastre de jugadores en un estado de forma llamativo, como Cecchini o Chory Castro. En los últimos instantes dos paradones de Andrés Prieto (a remates de los meritorios Sergio Peña y David Grande) evidenciaron que la derrota pudo ser más grave y que este no está ya muy lejos de ser el segundo portero del equipo. Siete de siete. Pleno de derrotas. Y el Villarreal espera el viernes en Cádiz...

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos