El Málaga afronta una reválida ante el ‘heredero’ de Pellegrini

El buen ambiente reinó en el entrenamiento de ayer./Ñito Salas
El buen ambiente reinó en el entrenamiento de ayer. / Ñito Salas

El exblanquiazul Javi Calleja y su estilo de juego, basado en el que vivió a las órdenes del chileno en el Villarreal, miden la recuperación de un Málaga crecido y que repetirá once

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Va a ser el estadio de La Cerámica el que permita comprobar si la fragilidad del Málaga ya es cuestión del pasado. Y va a ser un malaguista en la distancia, Javi Calleja, quien mida si la recuperación es real. El madrileño, aupado al banquillo del primer equipo del Villarreal, se ha ganado el apelativo de heredero de Manuel Pellegrini, porque su estilo guarda claras similitudes con el que aprendió del chileno. De momento los resultados avalan su trabajo y reflejan la plena adaptación de los jugadores al nuevo libro de estilo. Por eso la confirmación de la reacción blanquiazul tendría más valor en caso de resultado positivo.

Noticia relacionada

El inolvidable Juanito, compañero de habitación de Míchel en sus últimos tiempos como madridista, disfrutaba con aquel niño al que veía jugar con su hijo Roberto. Lo llamaba ‘Maradonita’ y le auguraba un gran futuro como futbolista. El crío en cuestión veraneaba en Fuengirola cada verano y dio sus primeros pasos, cómo no, en la cantera del Real Madrid. Hasta que en el verano de 2006 se le presentó la oportunidad de fichar por el Málaga. El día de su presentación en La Rosaleda a Javi Calleja se le agolparon los recuerdos de su infancia, de aquellos partidos en la calle o en la playa, y de los elogios del mítico ‘7’.

Málaga le devolvió la sonrisa a Calleja tras un calvario de problemas físicos y tal vez por ello para el madrileño hoy sea una cita complicada. Sabe que el Málaga, al que le gustaría dirigir algún día, está demasiado necesitado. Y también que su Villarreal, al que ha llegado tras un soberbio trabajo con el juvenil y apenas dos meses y medio en el filial, está sobrado de confianza. Pero en la lejanía está inquieto por la marcha de un equipo que le dejó huella y por el que está preocupado, como ya le sucedió la temporada después de su marcha o aquella primera con Pellegrini. En realidad está preocupado él y lo están las tres ‘malagueñas’ de la casa, su esposa (‘Pachi’) y sus dos niñas.

Como un guante

El Málaga va a toparse con un rival que en cuatro jornadas ha pasado de decimocuarto a sexto gracias a 10 puntos y a otros tantos goles y que precisamente también se ha adaptado como un guante al estilo que caló en Calleja durante su etapa a las órdenes de Pellegrini: ausencia de extremos ‘puros’, proliferación de juego interior, apariciones continuas de los laterales, superioridad por dentro para favorecer la circulación y, para rematar la faena, dos puntas claros y al menos otros dos hombres en la zona de remate. Conclusión: más control de la pelota, más llegada y más seguridad defensiva.

Frente a ello, el Málaga se presenta por primera vez repleto de confianza, dispuesto a encontrar la deseada continuidad. Y también con la necesidad de ganar para no ser de nuevo colista (ayer ganó el Alavés). Pero no sólo de resultados después de la primera y tan sufrida victoria de la temporada. También en cuanto a juego, porque en el vestuario insisten en que los cimientos se pusieron en el Camp Nou, en una cita complicada por las numerosas bajas y la entidad del rival.

Si el Villarreal afronta el duelo de esta tarde con numerosas bajas (los centrales Semedo y Álvaro, Jaume Costa, Bruno, Trigueros y, sobre todo, el malagueño Samu Castillejo), a Míchel se le presenta la oportunidad de repetir equipo por primera vez desde que llegó al banquillo malaguista. «Es una opción bastante estable», admitió ayer en su comparecencia el técnico blanquiazul, que mantendrá la apuesta por la pareja Adrián-Recio en la medular o la presencia de Keko y Chory Castro en las bandas, acompañados en el frente ofensivo por Juanpi y Peñaranda. En la convocatoria se intuían pocas novedades. Ontiveros, decepcionante en el tramo final ante el Celta, se queda de nuevo fuera mientras que recuperan plaza en la expedición Jony y Mula, aunque previsiblemente uno de ellos se quedará sin vestir porque han viajado diecinueve futbolistas a tierras castellonenses. La otra novedad es el regreso del central Diego González en lugar del filial Ían Soler.

Convocatoria. Vuelven Jony, Mula y Diego

La convocatoria esta vez es de diecinueve jugadores, por lo que habrá un descarte. En principio se antoja que el elegido será Mula o Jony, altas en la lista. Por su parte, el central Diego González, que estuvo a punto de pasar por el quirófano, sí estará en el banquillo.

Pablo, fijo con Escribá y Calleja

El exmalaguista Pablo es uno de los fijos en el Villarreal. No es utilizado como medio centro, sino en el vértice superior del rombo con Javi Calleja, tras los dos puntas (situación por la que aún no se ha estrenado como goleador). Escribá lo colocaba en una banda.

Fotos

Vídeos