El Málaga, ante el anhelo de otra resurrección en Anoeta

Los malaguistas, en la sesión de ayer para preparar el choque. /Ñito Salas
Los malaguistas, en la sesión de ayer para preparar el choque. / Ñito Salas

Con la importante baja de Rolan, busca reeditar el triunfo en marzo de 2011, cuando compareció como colista y casi desahuciado a sólo once jornadas del final

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉSEnviado especial. San Sebastián

Aún recuerda uno aquella frase de Manuel Pellegrini antes de encarar la puerta de embarque. «El equipo ya juega a lo que queremos y estoy convencido de que la reacción va a llegar ya». Fue el 12 de marzo de 2011, en la víspera de una cita en San Sebastián a la que el Málaga acudía como colista, casi desahuciado, con sólo 23 puntos y a once jornadas del final. Fue aquella cita en la que los jugadores de más peso en el vestuario –incluidos los recién llegados Demichelis y Maresca– trasladaron al fallecido José Carlos Pérez la petición de que viajara toda la plantilla. Al día siguiente el equipo se impuso por 0-2 (Duda y Rondón).

Esta mañana, condicionado por diferentes adversidades, se busca otra resurrección en Anoeta. No quedan once encuentros, sino veinticuatro, pero el margen de error cada vez es más reducido. El estadio donostiarra marcó entonces el arranque de una espectacular serie con ocho victorias y dos empates en la que el protagonismo lo acaparó Julion Baptista con sus goles, aunque cabe recordar que en los tres primeros encuentros de esa racha el brasileño no marcó y sin embargo el Málaga ya comenzó a asomarse a la permanencia. El fútbol asociativo que siempre desea inculcar Pellegrini ya era bien visible y en apenas dos semanas quedaron en el olvido el humillante 7-0 encajado en el Bernabéu o el recordado batacazo en casa frente a Osasuna (0-1).

Esa debe ser la ilusión del Málaga: sorprender esta mañana a la Real, un rival demasiado frágil en defensa para sus aspiraciones europeas. De hecho, sólo lleva dos goles menos encajados y ha recibido más tantos en Anoeta que a domicilio. Bien pudiera ser ese un argumento para mostrarse optimistas de no ser por las manifiestas carencias ofensivas del conjunto de Míchel. Para más inri, los problemas físicos de Rolan han derivado en su ausencia. Más vale prevenir. El uruguayo, entre algodones desde que llegó, ya faltó recientemente ante el Celta y el Villarreal.

Claro que si la Real es vulnerable atrás también se puede afirmar que en ataque es un equipo demoledor. Ya no es sólo que lleve dos goles de promedio o que únicamente se haya quedado sin marcar una vez (en la visita al Levante, donde cayó por 3-0), sino que cuenta con numerosos futbolistas que pueden desnivelar la contienda (en casa ya han visto puerta nueve).

Como contraste a la ausencia de Rolan destaca la convocatoria a las primeras de cambio del recién llegado Ignasi Miquel. Su titularidad esta tarde en Anoeta no debe descartarse pese a que apenas lleva tres días con sus compañeros. El entrenador habló ayer de la necesidad de una rápida aclimatación, un mensaje ambiguo. Desde luego, el potencial ofensivo de la Real obliga a ser cautos a la hora de formar con una pareja de centrales con escasa compenetración.

Por lo demás, el once parece definido –tampoco es que los habituales suplentes hayan ofrecido un nivel para ganarse el puesto– y está por ver si Míchel se decanta por Borja Bastón como acompañante de Peñaranda o si este actúa de ‘falso 9’ con Juanpi a su lado. En la convocatoria se han producido las novedades de Mula, En-Nesyri e Ignasi Miquel por Ían, Cifu y Rolan. Como ya es habitual, Cecchini y Jony no viajan.

Respecto a la Real, los problemas físicos del lateral Kevin y de Zurutuza condicionan el once de Eusebio, aunque es previsible que el vallisoletano también rote a algunos jugadores de ataque después del encuentro de la Liga Europa del pasado jueves.

Ignasi Miquel, a la primera

La convocatoria para el partido de esta tarde contó con la importante novedad de Ignasi Miquel. Pese a que apenas lleva tres entrenamientos con sus nuevos compañeros, el central fichado esta semana procedente del Lugo ya ha entrado en los planes de Míchel.

Llorente, cara; Juanmi, cruz

Dos exmalaguistas juegan en la Real. Llorente se ha asentado como titular en el centro de la defensa (aunque ofrece muchas lagunas) mientras que Juanmi arrancó bien, con goles en las tres primeras jornadas, pero ha perdido la titularidad.

Sin perder desde aquel 4-2...

Anoeta es un campo que últimamente se le da bien al Málaga. La última derrota fue en vísperas de la visita a Dortmund (4-2), cuando Pellegrini dirigió al equipo conociendo ya la muerte de su padre. Desde entonces, tres empates y una victoria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos