El Málaga, ante el reto de ser el club con más socios en Segunda

El Málaga superó la pasada temporada los 25.000 abonados en Primera. /Ñito Salas
El Málaga superó la pasada temporada los 25.000 abonados en Primera. / Ñito Salas

El club de Martiricos ya ha superado la barrera de los 15.000 abonados y rivalizará con históricos como el Sporting o el Zaragoza

Enrique Miranda
ENRIQUE MIRANDAMálaga

Una de las grandes dudas que se generan cuando un equipo de fútbol desciende a Segunda División es ver cómo responderá su afición ante la nueva realidad deportiva. No es extraño que la pérdida de la máxima categoría implique que se queden por el camino unos cuantos miles de socios, pero también hay casos en los que la masa social de un club ha reforzado su compromiso cuando han llegado los momentos de mayor necesidad.

Tras una década seguida en la élite, el Málaga afronta este verano una campaña de abonos atípica, con las miras puestas en Segunda y la reacción del malaguismo ha sido sobresaliente: tras el primer mes de la campaña de abonos ya hay más de 15.000 aficionados con carné, una cifra que invita al optimismo.

Aunque será difícil llegar a los 25.000 abonados de la pasada campaña, el Málaga aspira a ser uno de los clubes con más respaldo en la grada de los que compitan en Segunda. En una de las temporadas con más equipos históricos en la categoría de plata –sin equipos filiales después de 15 años–, la competencia va a ser feroz. Pero la entidad de Martiricos sale bien parada de la comparación con sus rivales en cuanto a masa social, pese a que aún es una incógnita la plantilla con la que competirá y que sólo ha hecho un fichaje por ahora, Boulahroud. A la afición malaguista no le han hecho falta por ahora fichajes atractivos para renovar su confianza en el club de Martiricos. De los recién descendidos, el Deportivo contó el año pasado con más de 26.000 socios y lleva 5.000 tras el primer mes de campaña, mientras que la U. D. Las Palmas ya va por más 10.000 renovaciones.

El caso del equipo canario es muy particular, pues regaló el abono a sus socios en Primera División tras el descenso bajo la condición de haber asistido a un porcentaje elevado de jornadas al estadio; una promoción que es válida sólo hasta el 25 de julio. Aunque estas cifras parciales pueden variar de manera considerable a lo largo del verano, el Málaga parte con ventaja. Hay que tener en cuenta que muchos clubes acaban de poner en marcha su campaña de abonos, por lo que aún tienen datos poco significativos, como el Almería, con 1.200 renovaciones en una semana o el Mallorca, con 4.000 socios tras dos semanas. Destaca el caso del Córdoba, que culminó el milagro de la permanencia en Segunda después de meses en puestos de descenso. En la primera fase de su campaña de abonados está en 13.500 socios y aspira a llegar a los 16.000.

Entre los clubes con más tirón en Segunda hay que resaltar a dos históricos como el Sporting de Gijón y el Zaragoza. Este último informaba ayer de que contaba ya con más de 16.000 abonos y en dos semanas ha sumado 2.500 socios nuevos. Respecto a los datos de la temporada pasada, ocuparía la segunda plaza en cuanto a masa social respecto a los datos de la pasada campaña, con más de 21.000 socios en Segunda y una asistencia media a La Romareda de más de 18.000 espectadores, un respaldo propio de un equipo de la máxima competición.

El caso del conjunto asturiano es llamativo; el Molinón terminó la temporada pasada como el estadio de Segunda con mayor afluencia de espectadores, con más de 20.000 por partido. El Sporting, tras su descenso en 2017, se enfrentaba a un escenario muy complicado, pero su afición se volcó con el equipo para alcanzar el año pasado en Segunda su récord histórico de abonados, con 24.400. Una cifra excelente que los propios dirigentes del conjunto asturiano saben que no se va a repetir: la semana pasada, en la presentación de su campaña de abonos, el presidente del Sporting situó su masa social para la próxima campaña entre 18.000 y 20.000 socios.

Entre estos dos clubes estará el Málaga en número de abonados, ya que tanto el Cádiz, como el Oviedo o el Osasuna –los siguientes equipos con mayor masa social en Segunda– estuvieron la pasada temporada entre 16.000 y 17.000 socios, una cifra que el club de Martiricos superará previsiblemente si se mantiene el ritmo actual. En el otro lado de la balanza, clubes como el Alcorcón o el Reus no llegaron la pasada temporada a los 3.000 aficionados con carnet.

CIFRAS

15.000
es el número de abonados que ha superado ya el Málaga, tras un mes de la campaña de captación
24.400
socios logró la pasada temporada el Sporting de Gijón en Segunda, récord histórico de la entidad
3.000
socios lograron el pasado curso clubes con menos tirón en Segunda, como el Alcorcón o el Reus

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos