El Málaga no se plantea por ahora cambiar al entrenador pese a las seis derrotas seguidas

Jose, durante el encuentro del sábado en Leganés. /Agencia Lof
Jose, durante el encuentro del sábado en Leganés. / Agencia Lof

Jose acumula ya ocho partidos al frente del equipo blanquiazul, en los que sumó sólo dos empates nada más incorporarse

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

¿Qué cambios puede hacer el Málaga tras agudizar su caída libre en los últimos encuentros? Al margen de mejorar el trabajo para afrontar los próximos compromisos ofreciendo mejor imagen, sólo se puede plantear la sustitución del entrenador, que lleva ocho encuentros al frente del equipo (debutó ante el Eibar tras despedir a Míchel). Pero el club no tiene previsto prescindir de José González, Jose, por ahora, pese a que el conjunto blanquiazul ha encadenado una racha negativa de seis derrotas consecutivas, un registro que aproxima al cuadro de Martiricos al desastre del descenso a Segunda.

Las derrotas del conjunto malagueño nunca fueron por goleada o de forma escandalosa, lo que atenúa para el club la situación en relación al cambio de técnico. Más bien al contrario, ya que los resultados con Jose siempre fueron ajustados, salvo el 2-0 de Leganés. Pero los dos puntos sumados en los ocho encuentros jugados con el nuevo cuerpo técnico suponen una losa demasiado pesada para un equipo que en ese periodo estaba peleando por reaccionar ante unos rivales directos que tampoco eran capaces de sumar.

El entrenador ya comentó tras el choque de Butarque que aceptaría su destitución, pero que él no dejará su puesto. Desde el club, según las fuentes consultadas, no se plantean en este momento un nuevo cambio en el banquillo, aunque será necesario analizar el choque del sábado ante el Barcelona (en La Rosaleda a partir de las 20.45 horas). Será importante, sin duda, que el equipo ofrezca una versión mejorada en relación al anterior encuentro y que no salga demasiado herido contra el líder del campeonato.

Los futbolistas ya comienzan a ver la salvación como una cuesta demasiado empinada, y lo puede serlo más aún esta noche si Las Palmas arranca un resultado positivo en Vigo. Esta situación a falta de once jornadas para el final del campeonato supone mensaje demasiado duro para la afición malaguista, que representa a un club que está en la zona media de Primera, de la élite, por ingresos y presupuesto.

De ahí que desde la dirección deportiva, con Mario Husillos a la cabeza, y desde el propio club tendrán que analizar cuál es la mejor decisión en un momento tan delicado como este. El objetivo se centrará en que el Málaga no baje los brazos, no arroje la toalla antes de tiempo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos