El Málaga comienza a verle color: acuerdo con Baysse y espera cerrar hoy a Roberto

Baysse, a su llegada a Málaga hace ocho días, con uno de sus hijos.
Baysse, a su llegada a Málaga hace ocho días, con uno de sus hijos. / Salvador Salas

El central francés ya está en Málaga y ha pasado esta mañana el reconocimiento médico. Mientras de momento no se producen salidas, crece el temor a que Meré se vea más tentado por la opción de jugar en el Valencia

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El Málaga al fin comienza a verle color a la planificación. El término coloquial viene como anillo al dedo para expresar el cambio en el estado de ánimo en el seno del club después de varias semanas en las que el panorama no es que estuviera oscuro, sino más bien codificado. Muy buenas impresiones, pero muy pocas convicciones. Ayer al menos la situación sufrió un giro muy importante con el acuerdo para el fichaje del central Baysse mientras que hoy puede cerrarse también la llegada del guardameta españolista Roberto.

Noticias relacionadas

Esta vez, versionando el símil taurino, día de expectación no se tornó día de decepción. Las expectativas eran buenas y reinaba al fin el optimismo después de varios días de avances muy escalonados y, sobre todo, nada definitivos. Eso sí, siempre en el capítulo de incorporaciones, porque en las salidas no se atisba progreso alguno; es más, parece que no va a ser fácil sacar de la plantilla a determinados futbolistas...

El foco estaba puesto ayer en Baysse. Es sobradamente conocido que el defensa estuvo en Málaga la semana pasada (desde el lunes al mediodía al miércoles por la mañana) y que regresó a su país, Francia, sin pasar el reconocimiento médico. SUR ya explicaba que en las conversaciones con el futbolista no se había hablado de este requisito y que la marcha del zaguero había provocado una tensión enorme entre el club y los agentes del futbolista. Pero también se incidía en aquella información (‘Baysse se hace de rogar... y luego rectifica’) en que la reacción del Málaga y de sus aficionados había provocado un cambio de actitud del futbolista... y de sus representantes. En las horas siguientes ya se produjo un acercamiento, así como el comienzo de la negociación ‘de verdad’; es decir, el intercambio de los primeros documentos.

Mucha prudencia

El avance definitivo se produjo ayer... aunque el Málaga no quiere lanzar las campanas al vuelo. Es cierto que existe un acuerdo con el central francés –en principio, por tres temporadas más una opcional–, pero también que todo queda a expensas de que el futbolista del Niza pase el reconocimiento médico. De ahí que en La Rosaleda mantengan su habitual prudencia, si bien esta vez no parece que vaya a repetirse lo vivido hace un año con otro futbolista galo, el centrocampista Chantome. Baysse ha viajado esta mañana a Málaga sin su familia, sólo con uno de sus representantes, y ya ha pasado el reconocimiento médico en Clínicas Rincón.

Tras Baysse, el siguiente en llegar con toda probabilidad va a ser el guardameta Roberto. De hecho, hoy debe de ser el día definitivo. El acuerdo con el Espanyol lleva ultimado en un 99,9 por ciento (como publicó SUR el pasado jueves) y fuentes cercanas al futbolista recalcan que se encuentra únicamente a la espera de que el Málaga y su club cierren los últimos detalles. En este caso, eso sí, no será necesario que viaje de inmediato. Según ha podido saber este periódico, el cancerbero ya cumplió hace más de un mes el requisito del reconocimiento médico, que superó sin problemas. El madrileño, al que Míchel ya dirigió en el Olympiacos –y con gran éxito, por cierto, porque fue clave en la consecución de distintos logros–, llegará como fichaje, no como cesión. Precisamente las facilidades ofrecidas a la entidad de Martiricos en el pago del traspaso también por parte del meta han sido cruciales.

Marcelino, al acecho

En el polo opuesto se encuentra el caso de Meré. El central de la selección sub-21, al que el Málaga dio un ultimátum definitivo, ya conoce de primera mano que el propio Míchel apuesta por él. No obstante, en las últimas horas se ha visto tentado por la opción de recalar en el Valencia, un detalle que preocupa en las oficinas de Martiricos. La pelota está en el tejado del defensa ovetense, que tiene magníficas referencias de la ciudad y del vestuario por parte de varios componentes de la plantilla, aunque también ha conversado con el nuevo entrenador del equipo de Mestalla, el también asturiano Marcelino García Toral.

A favor del Málaga juega la peculiar situación por la que atraviesa el Valencia, sumido en un mar de dudas sobre su estado económico, asfixiado por la necesidad de traspasar futbolistas para compensar el desfase de los últimos tiempos y de momento, hasta que no se produzcan esas ventas, muy limitado en el tope salarial.

Mientras tanto, el Málaga también aguarda el empujón definitivo para hacerse con la cesión del delantero centro Borja Bastón. El club tiene un acuerdo cerrado con él, el futbolista quiere jugar a las órdenes de Míchel y sólo falta que el agente del ariete resuelva con el Swansea una salida beneficiosa para ambas partes.

Fotos

Vídeos