El Málaga cree que las opciones de traer a Sandro son «muy remotas»

Sandro, con el Everton, en un duelo ante el Atalanta. /EFE
Sandro, con el Everton, en un duelo ante el Atalanta. / EFE

Pese a la presión al jugador, este tendría que renunciar a un millón, como mínimo, y el club debería tener mucho más margen para fichar

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

«Son muy remotas». Así de contundentes se han expresado los responsables del Málaga en las dos últimas semanas sobre las posibilidades de que Sandro pueda recalar en el equipo blanquiazul durante este mercado invernal. «En realidad, las opciones de que no venga son de un 99,99 por ciento», han subrayado hasta la saciedad. El capítulo económico hace inviable que el canario (que percibe en torno a tres millones de euros netos, nada menos) vuelva a vestir de blanquiazul esta misma temporada, pero también pesa el deportivo.

«Yo sí creo que puede venir. El jugador actúa donde quiere», dijo ayer Míchel sobre Sandro. Fue instantes después de que aclarara que de momento Iturra no es jugador del Málaga porque falta... la firma del presidente en un documento. La ilusión del entrenador es lógica, pero, como en abril, choca con la cruda realidad económica. Cabe recordar que cuando se alcanzó la permanencia matemática (en Granada) el madrileño se mostró convencido de que el canario no se marcharía. Había hablado con él (como ahora) y exhibía una euforia que pronto se encargaron de frenar en el entorno del punta. Para entonces, este ya flirteaba con varios equipos, entre ellos el Atlético de Madrid. Cuestión no sólo de dinero, sino también de aspiraciones deportivas.

Como en abril, las ilusiones de Míchel chocan con la cruda realidad económica

Ahora, con Sandro en el ostracismo en el Everton, Míchel ha vuelto a la carga. Como cuando el Málaga trató de repescar a Juanmi del Southampton. Entonces chocó con la ficha prohibitiva del coineño... y con la negativa del club inglés de regalarlo cuando había pagado la cláusula de rescisión seis meses antes.

El principal obstáculo con Sandro es el económico. En el Málaga, como es lógico, han hecho cuentas. Ypara que viniera tendría que renunciar a más de un millón de euros (una cantidad muy elevada). Además, claro está, de convencer a los dirigentes del Everton para que no pidieran una cantidad como contraprestación. Pero al mismo tiempo el club de Martiricos debería tener mucho más margen para fichar. Hoy por hoy no puede afrontar ni de lejos esa incorporación. Aunque Ignasi Miquel e Iturra han llegado en condiciones ventajosas, la capacidad para maniobrar es reducida, máxime cuando la prioridad es traer a otro medio centro. YSandro y su entorno lo saben.

Luego están las aspiraciones deportivas. Evidentemente el mensaje de Míchel (y de algunos componentes del equipo) está claro. Yes el mismo que en marzo o abril: «¿Dónde vas a estar mejor que aquí». El canario es consciente de que en el Málaga sería la estrella del equipo, igual que en el club son conscientes de que por el canario se ha interesado no sólo el Valencia (que le ofrece pelear por una plaza de Champions), sino varios conjuntos más con ambiciones que van más allá de la permanencia. Traer a Sandro es a día de hoy un sueño con un 0,01 por ciento de posibilidades. ¿Ocurrirá el milagro?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos