El Málaga, duelo a vida o muerte en Vitoria

El Málaga, preparando el choque de este jueves. /Salvador Salas
El Málaga, preparando el choque de este jueves. / Salvador Salas

El equipo de Míchel, que recupera a Ricca y Kuzmanovic, está obligado a no fallar en el campo del Alavés; de lo contrario, tendrá que hacer una proeza en los cinco primeros meses de 2018

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉSEnviado especial. Vitoria

El lunes, instantes después del tremendo tropiezo ante el Betis, una familia de seguidores malaguistas aprovechó para hacerse una foto en una escalera lateral del palco de La Rosaleda con su ídolo: Darío Silva. Precisamente él, que en abril de 2003 certificó el fin del mejor ciclo del Alavés en Primera en toda su historia, cinco temporadas. Aún quedaban ocho jornadas, pero aquella derrota dejó al cuadro vitoriano muy tocado y desembocó primero en la destitución de su entrenador talismán, Mané, y después en el descenso. Hoy, con muchas más jornadas por delante (veintiuna), es el Málaga el que se juega no quedarse bajo mínimos en todos los aspectos. Porque los números mandan y una derrota en Mendizorroza obligaría al conjunto blanquiazul a una proeza durante los cinco primeros meses de 2018. Al menos, queda el consuelo de que Las Palmas cayó en Getafe, así que en el peor de los casos el equipo dirigido por Míchel no ocupará la posición de colista durante las vacaciones navideñas.

El Málaga ya salvó un ‘match-ball’ en San Sebastián hace once días frente a un adversario con más pretensiones que la simple permanencia. Pero esta noche, en el gélido ambiente de Vitoria –se espera una temperatura de sólo uno o dos grados–, el rival no viene de una cita en la Liga Europa. Al contrario. El Alavés ha tenido dos días más para preparar un encuentro crucial entre dos conjuntos inmersos en una pelea feroz, de ahí que cualquier valoración sobre la importancia de los puntos se quede corta.

Para ambos es un partido a vida o muerte, pero más para el Málaga porque está un punto por debajo y corre el riesgo de afrontar las vacaciones navideñas en una situación crítica. Para colmo, Míchel debe lidiar en esteduelo bajo el frío con dos ausencias importantes: Rosales y Adrián. Y_lo que es peor, la falta de confianza en sus recambios más lógicos, Cifu (descartado) y Rolón (que con la llegada de Iturra va a tener, si cabe, menos opciones). Esta situación ya se dio una vez en la presente Liga, en Mestalla –entonces sí jugaron el granadino y el argentino–, y el equipo blanquiazul protagonizó su batacazo más sonoro (5-0).

Intuir el once que va a presentar Míchel esta noche en Mendizorroza es harto difícil, pero sí resulta muy llamativo que en la convocatoria hayan entrado tanto Ricca como Kuzmanovic después de nueve partidos en el dique seco. Son las dos novedades más signitificativas en una relación en la que aparecen tres porteros (aunque Kellyan entra por Cenk, que está cerca de marcharse cedido), el descartado Cifu o Jony. Junto a las bajas obligadas se caen Juanpi (por un virus) y En-Nesyri (por un golpe). Pero además Peñaranda viajó con un fuerte resfriado, lo que hace pensar que en función de cómo evolucione durante el día de hoy se decidirá si puede actuar o no.

Combinaciones

Desde luego, con el uruguayo y el suizo las combinaciones se multiplican. La entrada de Kuzmanovic permite solventar el serio problema del acompañante de Recio cuando en el vestuario se especulaba con la opción de que, dado que Rolón no cuenta, un central adelantara su posición. Incluso el elegido tenía nombre y apellido: Luis Hernández. Hasta qué punto podría aguantar el internacional serbio es la gran incógnita, de modo que tampoco conviene descartar la opción del madrileño y que Ignasi Miquel debute como malaguista en el centro de la zaga. No sucede así con Ricca, porque el uruguayo tuvo la lesión en el hombro izquierdo y eso le ha permitido trabajar con cierta normalidad a la espera de poder entrar en situaciones de contacto. Como tampoco parece que Cifu entre en los planes del técnico, teóricamente la opción más factible es situar en el flanco derecho de la zaga a un central, Luis Hernández (con experiencia de sobra) o Diego González (que pasaría de la derecha a la izquierda).

Conviene protegerse porque el Alavés está con confianza y ha mejorado ofensivamente desde la llegada de Abelardo. Eso sí, la asignatura pendiente del asturiano es inculcar más equilibrio al equipo. El Málaga sabe que el partido de hoy es a vida o muerte. Un error sería fatal y obligaría a una proeza en 2018: sumar al menos 27 puntos si la permanencia estuviera en 38; es decir, obtener casi la mitad de los que quedarán en líza. Y con un calendario terrible, porque debe recibir a los mejores de la Liga y visitar a sus rivales directos en un ambiente hostil. Conviene no insistir en la ruleta rusa.

Novedades. Vuelven Ricca y Kuzmanovic

Aunque en esta ocasión la convocatoria es de veinte jugadores, cabe destacar sin duda la presencia de Ricca y Kuzmanovic después de nueve partidos de baja por lesión en ambos casos. Las ausencias de Rosales y Adrián han obligado a Míchel a contar ya con ellos.

Descarte. Cenk acepta irse cedido

Una de las novedades más llamativas de la convocatoria es la presencia de Kellyan como tercer portero cuando Cenk no tiene problemas físicos. Y es que el turco ha aceptado marcharse cedido hasta el final de la temporada. Cuenta con una oferta...

El rival. Mejor en ataque con Abelardo

Abelardo ha devuelto la ilusión a un Alavés con muchos problemas en ataque que lleva menos goles incluso que el Málaga. Sin embargo, de las tres veces que hizo más de un tanto dos se han producido desde que llegó el asturiano. Y sólo lleva tres partidos...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos