El Málaga elegirá entrenador esta semana

Jofre y Husillos, poco antes del comienzo de un partido del Málaga en La Rosaleda. /Ñito Salas
Jofre y Husillos, poco antes del comienzo de un partido del Málaga en La Rosaleda. / Ñito Salas

Husillos tendrá reuniones con los últimos candidatos y después tomará la decisión sobre el más adecuado para el proyecto en Segunda División

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El Málaga elegirá entrenador esta semana. Los responsables del club (el abogado Joaquín Jofre y el director deportivo, Mario Armando Husillos) no quieren demorar más la decisión para entrar de lleno en la planificación. La derrota el pasado viernes en La Coruña y el triunfo ayer del Levante ya han dejado al equipo abocado a Segunda División (cuenta con 14 puntos de desventaja a falta de siete jornadas) y se requiere comenzar a perfilar la plantilla de inmediato.

Eso sí, una cuestión es que el Málaga elija entrenador, y otra, dar por seguro que el club ya tenga entrenador del primer equipo para la próxima temporada. Obviamente, en cuanto se produzca la decisión sobre el candidato más favorable, empezará la negociación sobre las condiciones del contrato. No obstante, como explicaba este periódico dos semanas atrás, Husillos tiene claro que no sólo escogerá al técnico en función de su trayectoria, sino a tenor de las sensaciones que tenga en la cita con él sobre su compromiso y su implicación (o lo que es lo mismo, que el interlocutor no tenga dudas sobre el proyecto).

El director deportivo se ha visto obligado a emprender una ronda de negociaciones que casi con toda seguridad no tenía prevista. El elegido, cabe recordarlo, era Juan Ramón Muñiz, pero el asturiano tiene un claro vínculo afectivo con Málaga y el Málaga, así que a través de diferentes amigos conoce de primera mano la inestable situación del club y también las virtudes y defectos de la plantilla. De ahí que expusiera sus serias dudas a los responsables del club respecto a la solidez del proyecto y también sobre la capacidad para configurar una plantilla nueva al 85 o 90 por ciento, con apenas media docena de 'supervivientes' (es decir, una remodelación a fondo).

Contactos telefónicos

Una vez descartada la opción de Muñiz, Husillos y los miembros de la dirección deportiva se pusieron manos a la obra para configurar una lista de alternativas. Después de unos primeros contactos telefónicos durante la Semana Santa, el hispanoargentino perfiló diferentes reuniones con algunos técnicos. Durante la semana pasada ya mantuvo contactos en persona con posibles candidatos con el fin de intercambiar impresiones y conocer de primera mano sus inquietudes.

En este sentido, la figura del presidente malaguista, Abdullah Al-Thani, es lo que despierta más recelo en el mercado de entrenadores y muy especialmente en el mundillo de los representantes. Fuera de Málaga también es sobradamente conocida la situación vivida el año pasado, en primavera y verano, cuando el jeque se erigió en director deportivo, echando abajo acuerdos pactados (la revisión del contrato de Pablo), fichando por su cuenta (el caso de Rolón), demorando fichajes (Meré) e incluso torpedeando algunos (Javi García o el exmalaguista Adrián). La frase «¿Y el jeque, se mete mucho?», como apuntó SUR, se ha convertido en un latiguillo y, consiguientemente, en un obstáculo serio cara al exterior.

El club confía en que la negociación sea breve para comenzar a perfilar la plantilla de inmediato, pero no se anunciará hasta que el descenso sea matemático

Hasta el momento ningún entrenador cuenta con una oferta realizada por el Málaga

El mercado en el que se centra el Málaga está definido. Se busca que el entrenador elegido destaque por su trabajo, cuente con amplia experiencia en Segunda División y convenza por sus ganas de implicarse en el proyecto. De salida, el equipo blanquiazul será uno de los rivales a batir (probablemente el principal rival a batir) y la presión también va a ser alta. Que el club vaya a percibir de golpe, en un solo año, la compensación correspondiente por el descenso (en torno a 21 millones) pesa bastante, aunque la realidad sea distinta: entre los sueldos de los futbolistas y las amortizaciones de fichajes que afectan al tope salarial la situación económica es muy delicada. Los excesos se pagan.

Una lista amplia

En un amplio informe publicado por este periódico hace dos semanas ya se abordó la lista de posibles candidatos. De los entrenadores que ahora mismo dirigen a equipos situados en la zona alta de Segunda sólo no tienen garantizada su continuidad Juan Antonio Anquela (Oviedo) y Jagoba Arrasate (Numancia) mientras que a Husillos siempre le ha gustado Rubi (ahora en el Huesca), pero en principio el catalán está en la lista de diferentes equipos de Primera. Habrá que ver si finalmente se queda fuera de esos banquillos en caso de que el cuadro oscense prosiga con su paulatino declive y no logre el ascenso. Otros técnicos en paro también tienen opciones, como Paco Herrera (que ascendió al Celta y a Las Palmas) o Fran Escribá (que completó una brillante labor en el Elche).

Lo que sí conviene destacar es que a día de hoy el Málaga no ha presentado una oferta formal a entrenador alguno. La previsión pasa por un par de reuniones más a comienzos de esta semana y será entonces, ya con la ronda de contactos finalizada, cuando Husillos se decante por uno de los candidatos. La propuesta será trasladada de inmediato a él y a su representante porque se quiere cerrar cuanto antes la contratación del elegido para comenzar a diseñar la plantilla.

El recelo por la actitud del jeque es el principal obstáculo, porque los técnicos no se fían

El club no puede anunciarlo hasta el descenso matemático porque Jose tendría un año más con la salvación

En cualquier caso, cabe apuntar dos detalles importantes. El primero se centra en que en caso de que el elegido esté ahora mismo en activo se intentará en la medida de lo posible mantener su identidad en secreto hasta que su equipo concluya la competición. El segundo es muy lógico: habrá que demorar el anuncio hasta que el descenso a Segunda sea matemático, una situación que como muy pronto se daría el jueves 19, en la jornada 33.ª, cuando al Málaga le tocará precisamente visitar al Levante. También lógicamente por respeto a José González, que tendría un año más de contrato en caso de permanencia. Pero de un lado nadie confía ya en las remotas opciones de continuar en Primera, y por otro, el técnico gaditano conoce a la perfección que su estancia en el equipo blanquiazul tiene fecha de caducidad. En cuestión de días comenzará a despejarse la incógnita sobre el elegido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos