El Málaga se encomienda a Muñiz para el proyecto de ascenso a Primera División

Muñiz, junto a su hombre de confianza, el malagueño Álvaro Reina, en el banquillo de Ipurua. /Félix Morquecho
Muñiz, junto a su hombre de confianza, el malagueño Álvaro Reina, en el banquillo de Ipurua. / Félix Morquecho

Anoche sólo quedaban flecos «sin importancia» y ultimar la firma de algunos documentos, y hoy se anunciará su fichaje por dos años

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Todavía no se puede hablar de punto final al culebrón, pero Juan Ramón Muñiz será el entrenador del Málaga. El club no hizo oficial ayer la contratación del asturiano por dos temporadas debido a que faltan algunos flecos por resolver –«sin importancia», puntualizaron a este periódico–, pero el visto bueno del presidente, Abdullah Al-Thani, es un hecho, por lo que se despeja cualquier duda. En cuanto se ultime la firma de los documentos, prevista para esta mañana, el regreso de Muñiz para liderar el proyecto de ascenso a Primera será un hecho. En principio su presentación se produciría mañana.

Después de numerosas entregas por fascículos, el club volvió a la casilla de salida: Muñiz. Ese ha sido el objetivo de los distintos interlocutores: primero, el anterior director deportivo, Mario Armando Husillos; después, los consejeros consultivos Antonio Benítez y Abdallah Ben Barek, y finalmente, el nuevo responsable de la parcela deportiva, José Luis Pérez Caminero. También era una preferencia del abogado de la entidad y principal responsable de la gestión interna, Joaquín Jofre, y hasta de la propiedad, aunque el jeque finalmente no diera el visto bueno semanas atrás a que el asturiano ejerciera también como 'manager' deportivo.

Muñiz, de 49 años (cumplirá el medio siglo el 2 de noviembre), afrontará así su cuarta etapa en el Málaga. Su primera experiencia fue como segundo entrenador de Juande Ramos en la temporada 2003-2004. Posteriormente, en noviembre de 2006, fue elegido por el entonces presidente, Fernando Sanz, como el técnico para sustituir a Marcos Alonso. Llegó procedente del Marbella –hubo que pagar una compensación por su fichaje– y escasas semanas después se le encomendaba también la tarea de la dirección deportiva. Aquella temporada en Segunda, marcada por el proceso concursal y un expediente de regulación de empleo que afectó a cuatro jugadores (OJ Morales, Romero, Manu y Chengue Morales, a los que él mantuvo en la plantilla), se saldó con una permanencia in extremis, en la penúltima jornada, en casa frente al Cádiz.

Reestructuración

En la siguiente temporada, la 2007-2008, Muñiz acometió una profunda reestructuración de la plantilla, clave para que el equipo retornara a Primera después de mantenerse toda la campaña en puestos de ascenso. Después de un año en el Racing –donde fue el último entrenador que mantuvo al equipo en Primera tras completar la temporada– regresó al Málaga en 2009 para sustituir a Antonio Tapia. El asturiano no planificó en esa ocasión la plantilla y desde el principio quedaron patentes las limitaciones. Durante la segunda vuelta optó por recurrir a canteranos y dejar en el banquillo e incluso en la grada a algunos fichajes de verano. La permanencia se alcanzó en la última jornada, tras empatar a uno en casa con el Real Madrid. La compra del club por parte de Al-Thani desembocó en su salida del club.

Muñiz regresa a La Rosaleda ocho años después, periodo en el que ha estado tres años y medio como segundo entrenador en el Dnipro ucraniano, una temporada en el Alcorcón (al que dejó a un paso de los 'play-off' de ascenso) y casi dos en el Levante (primero con un ascenso muy fácil y después con una temporada irregular que derivó en su destitución). Curiosamente, el mismo día de su despido Husillos le trasladó en Valencia el interés del Málaga. Han pasado 107 días de aquello y, ya con nuevo director deportivo, se ha cerrado su contratación para intentar el retorno a la élite en un solo año.

Un cuerpo técnico todavía por definir

Ya en la anterior negociación, cuando Muñiz estuvo a punto de recalar en el Málaga como entrenador y también 'manager' deportivo, el asturiano negoció con el club algunos aspectos de su cuerpo técnico, por lo que ese ha sido un punto que no ha sido necesario tocar en los últimos días. Aunque todavía está por definir, sí conviene apuntar que el que va a ser nuevo entrenador blanquiazul cuenta con un cuerpo técnico de confianza desde que volvió a España.

La relación de Muñiz con Málaga es tan estrecha que cuando fichó por el Alcorcón tiró de personas vinculadas a la ciudad o al club. Su segundo entrenador pasó a ser Álvaro Reina, cuyo fichaje recomendó a Juande para el Dnipro cuando había sido apartado inexplicablemente por Jesualdo Ferreira (le dieron vacaciones indefinidas, como al preparador físico Enrique Ruiz).

El asturiano pidió referencias e incorporó a Óscar Caro como preparador físico y después a Toni Mengual como preparador de porteros. El primero había trabajado en la cantera malaguista, y el segundo había sido fichado por Salva Ballesta para el Malagueño procedente del Atlético de Madrid. Todos ellos lo acompañaron al Levante, pero a las pocas semanas se produjo el cambio en la selección absoluta y Julen Lopetegui fichó a Caro. Entonces Muñiz reclutó a Moisés de Hoyo, que había formado parte del grupo de trabajo de Unai Emery (y con mucho éxito) en el Sevilla. Únicamente ha trascendido que este último no acompañará esta vez a Muñiz y que la parcela física volverá a estar cargo de Enrique Ruiz, de absoluta confianza del nuevo entrenador y que ya estuvo junto a él tanto desde noviembre de 2006 a junio de 2008 como posteriormente en la temporada 2009-2010.

La parcela física volverá a estar a cargo de Enrique Ruiz, de absoluta confianza del asturiano

Cabe recordar que junto a Enrique Ruiz también han formado parte del cuerpo técnico del primer equipo Sergio Pellicer y Martín Demichelis (como asistentes técnicos), Paco Ruiz (preparador de porteros)y Manu Gestoso (preparador físico).

Como adelantó SUR.es el pasado sábado, el Málaga contará con un nuevo analista técnico: el exjugador del filial Capa. que fuera centrocampista sustituirá a Antonio Vilches en esas funciones y vuelve a La Rosaleda procedente del Atlético de Madrid, donde había llegado en diciembre de 2015 y donde ha estado vinculado al primer equipo. Caminero lo conoce bastante bien y ha dado el visto bueno a su incorporación al nuevo proyecto del equipo blanquiazul.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos