Una reacción con poco premio (1-1)

Una reacción con poco premio (1-1)
Agencia Lof
Enviado especial. Eibar

Un nuevo Málaga ofreció una mejor imagen y acarició el triunfo en Eibar en el debut de Jose en el banquillo, pero al final recibió el gol del empate

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El Málaga acarició el triunfo y quizás lo mereció si se analizan las oportunidades que no llegó a convertir, pero al final se le escapó de las manos. Obtuvo poco premio después de completar un partido muy inteligente y en plena dinámica negativa. El equipo blanquiazul mejoró la imagen con José González ‘Jose’ en el banquillo gracias a su mayor ritmo, sacrificio y equilibrio entre las líneas. Reaccionó ante las exigencias tras cuatro derrotas consecutivas, pero no pudo conseguir la victoria, que era el único objetivo para abandonar el ‘farolillo rojo’.

El equipo blanquiazul, en Eibar de naranja, se adelantó por medio de En-Nesyri, y pudo sentenciar el encuentro en otros contraataques muy peligrosos, algunos ‘mano a mano’, pero la falta de pegada le impidió hacerlo y el conjunto local siempre estuvo con opciones, al menos de puntuar. El Málaga funcionó bien en el trabajo y no cometió apenas errores, aparte del gol local en la fase final del choque. Ahí se le fue el triunfo, y pudo ser peor por la presión del cuadro local.

José González sorprendió con su primera alineación, pero no lo hizo por los numerosos cambios introducidos, sino por no hacer ninguno. Utilizó de entrada el mismo once que perdió en Getafe, el último de Míchel. Aunque el nuevo técnico sí varió la posición de los futbolistas en el campo, con Adrián adelantado, de segundo delantero, completando una variante del 4-4-2 ya anunciado por el preparador gaditano.

Aunque el gran cambio llegó en la actitud e intensidad de los jugadores y en el escrupuloso orden sobre el campo. La concentración y la atención eran totales en un campo muy complicado, lloviendo todo el encuentro y en un terreno irregular. Se puede decir que el Eibar, acostumbrado a presionar hasta el límite en su pequeño estadio, se encontró con la horma de su zapato.

1 Eibar

Dmitrovic; Capa, Arbilla, Oliveira (Ramis, min. 49), Cote; Dani García, Jordán, Alejo (Orellana, min. 55), Kike García, Inui (Bebé, min. 72); Charles

1 Málaga

Roberto; Rosales, Luis Hernández, Ignassi, Ricca; Iturra, Adrián; Keko, Recio (Kuzmanovic, min. 83), Chory (Mula, min. 79); Youssef En Nesiri (Borja Bastón, min. 60).

Goles:
0-1, min.15: En Nesiri. 1-1, min.75: Kike García.
Árbitro:
Medié Jiménez. Amonestó por el Eibar a Orellana, y por el Málaga a Ricca. Expulsó al visitante Kuzmanovic por doble amarilla en el minuto 92.
Incidencias:
partido de la vigésima jornada disputado en Ipurúa ante 4.520 espectadores.

El sistema de juego de Mendilibar se centraba en el trabajo y la presión, pero la oferta de Jose era similar. En este sentido, el cambio de los malaguistas fue radical. De hecho, las opciones locales no tenían demasiada profundidad, sin claridad. Al revés que las del Málaga.

Planteamiento

El planteamiento visitante se le estaba atragantando claramente al luchador Eibar. Comenzaron las aproximaciones malaguistas con Adrián, pero poco después este mismo jugador dispuso de una ocasión clara, aunque su lanzamiento fue al portero cuando estaba solo. Y habría que esperar hasta poco después del primer cuarto de hora para que En-Nesyri robara el balón, se marchara hacia la meta contraria con su habitual galopada para batir a Dmitrovic. Parecía increíble, el Málaga se había puesto por delante en el marcador. Quedaba la reacción del Eibar, que llegó con sus mismas armas: más presión, más trabajo y el doble de intensidad. Pero el orden malaguista era infranqueable. Llegaban las aproximaciones, aunque sin oportunidades para los locales. En-Nesyri sí tuvo otra al ganarle la partida a su par en un contragolpe, pero en esta ocasión cruzó excesivamente el balón. Y Keko también pudo marcar, pero su lanzamiento se marchó alto, aunque muy ajustado a una escuadra. El equipo de Martiricos estaba perdonando demasiado.

Análisis

El ritmo del partido era frenético, con un Málaga desconocido, luchador y con sus dosis de calidad. Arrancó, sin embargo, mal en el segundo tiempo, más retrasado, lo que permitió al Eibar subir las líneas y dominar con claridad. Pero poco a poco se fue sacudiendo esa presión y comenzó a asustar al contragolpe. Adrián pudo marcar al recuperar el balón gracias al trabajo arriba, pero no pudo superar al portero. Fue una gran oportunidad desaprovechada.

En-Nesyri marcó el tanto del equipo de Martiricos en una gran galopada tras una recuperación de balón

El trabajo estaba dando sus frutos, pero el Málaga se proponía mantener la compostura hasta el final para sumar un triunfo que podría ser milagroso. El planteamiento estaba siendo redondo, aunque faltaba culminar la faena, porque podía llegar el error o el desajuste, y llegó para que empatara el Eibar por medio de Kike, lo que relanzó al equipo de Mendilibar y al público. La situación se complicó sobremanera. El empate no era suficiente, aunque menos la derrota. El equipo visitante comenzó a sufrir hasta que volvió a adelantar las líneas para buscar también el triunfo final.

Las oportunidades aparecieron en un partido ya loco en los últimos instantes, pero el Eibar no acertó y tampoco lo hicieron Keko, Mula e Iturra. El Málaga acabó con diez por la expulsión de Kuzmanovic.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos