El Málaga acaricia el ascenso

Las malaguistas celebran eufóricas la victoria sobre el Municipal Antonio Solano tras la victoria, que deja al equipo a un paso del ascenso. /OPTA
Las malaguistas celebran eufóricas la victoria sobre el Municipal Antonio Solano tras la victoria, que deja al equipo a un paso del ascenso. / OPTA

Gana en Alicante, suma seis puntos y, en función de los resultados, podría subir en Arguineguín

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga
0 Spa

Laura (1); Sara (1), Carmen (1), Vanesa (1), Zaira (1) –Ana López (1), minuto 60–; Claudia (1), Sonia (1), Elisa (1), Pepa (1); Marina Martí (2) y Ana (1)

2 Málaga

Chelsea (2); Encarni (1), Ruth (2), Postigo (1) –Farfán (s. c.), minuto 85–, Shiv (3); Meri (3) –Kerrly (s. c.), minuto 88–, Raquel (2), Pamela (2), Paula (2) –Noelia (s. c.), minuto 83–; Adriana (2) y Sheila (1) -María Ruiz (2), minuto 77–

Goles
0-1, minuto 37: Meri. 0-2, minuto 78: María Ruiz
Árbitro
Peñalver Pearce (balear). Mostró la tarjeta amarilla a Shiv
Campo
En torno a 400 espectadores en el MunicipalAntonio Solano, de Alicante, en la segunda jornada del triangular de ascenso a Primera División. Presencia de algunos seguidores malaguistas en las gradas

El Málaga acaricia el retorno a Primera División. Ya no tanto por los resultados y su botín de puntos (seis de seis), sino por la superioridad que ha evidenciado ante los dos rivales frente a los que se está jugando el ascenso en un triangular a doble vuelta. Todavía de forma más palpable que la semana anterior ante el Femarguín, el cuadro blanquiazul demostró estar varios peldaños por encima del SPA de Alicante, de forma que mucho ha de cambiar esta historia para que las jugadoras que entrena Antonio Contreras no tengan éxito en la empresa. Incluso, puestos a hacer cuentas cara a las tres jornadas finales, el Málaga podría consumar el logro si vence en Arguineguín (el domingo 27, salvo que se adelante al sábado 26). Antes, eso sí, el próximo fin de semana el Femarguín ha de ganar o empatar en casa ante el SPA (mientras que el Málaga descansará).

A diferencia de la cita inicial de la liguilla, el Málaga avasalló a su rival desde el pitido inicial. Libre ya de los nervios que atenazaron al equipo en los primeros escarceos de la fase decisiva de la temporada, las blanquiazules salieron a arrollar, a intimidar, y bien que lo lograron, a base de presión y determinación. Adriana dispuso de dos oportunidades estupendas. En la primera, engatilló mal en el área, en una de esas en las que no suele perdonar, y luego Paula, muy despierta, sacó sin perder un segundo una cesión en el área para asistir a la capitana, que se precipitó y chutó alto.

La primera parte ofreció un choque algo menos controlado que el disputado en Cártama hace siete días. El dominio y la iniciativa eran malaguistas, pero el SPA también metió miedo a su rival. Lo hizo sobre todo en una fenomenal incursión de Marina Martí, quizás la jugadora más brillante del cuadro alicantino, que se fue por la derecha de Postigo y puso un centro medido a Claudia, que remató al poste, muy cerca de la cruceta. Tampoco Pepa pudo precisar en el rechace para marcar.

Labor de acoso y derribo

Era el minuto 18, y el choque no estaba aún decantado, pero el SPA ya no gozó en todo el partido de oportunidades tan claras como esa, más allá de reclamar un posible derribo en el área a Marina Martí. El Málaga siguió con su labor de acoso y derribo, con las subidas de Shiv y la actividad de Meri. Fue precisamente la canaria la que inició la jugada del 0-1 desde la banda derecha. Tras varios rechaces, Pamela le puso el balón de cara para que ejecutara a Laura de un zurdazo por alto. El tanto inicial, el de la confianza, llegó precisamente en el mismo minuto (el 37) que en el primer partido y hacía justicia con los méritos de unas y otras.

Los mejores instantes del SPA Alicante, un equipo que no juega en Primera desde 2001 y que ha disputado cuatro de las cinco últimas fases de ascenso, fueron en el arranque de la segunda mitad. Fue cuando puso otro ritmo al partido y por momentos desarboló. Claudia y Marina Martí dispusieron de sendas ocasiones, no muy claras, ante Chelsea, pero pronto el Málaga se desperezó. Un disparo desde más de treinta metros de Shiv, aparentemente sin opciones de sorpresa, obligó a Laura a una intervención apurada para enviar a córner. Fue desde esta posición, pero en otra acción posterior, cómo llegó el gol de la sentencia. Adriana lo botó para que cabeceara con mucha decisión María Ruiz.

Las malaguistas acuden a felicitar a Meri (Izquierda) tras el primer gol.
Las malaguistas acuden a felicitar a Meri (Izquierda) tras el primer gol.

La delantera de Almáchar llevaba apenas un minuto en el campo –suplió a Sheila– y volvió a confirmar su buena relación con el gol. No son pocos los que piensan que esta jugadora, una de las capitanas pese a su juventud (sólo 17 años), está llamada a una excelente trayectoria como futbolista, y ello a pesar de sus 1,61 metros, que no le impiden ser una buena cabeceadora.

En los minutos finales el ritmo del choque decayó, y el Málaga pasó a controlar de forma más plácida. Llegaron los cambios finales de Contreras para detener lo necesario el juego, y el SPA ya parecía haber perdido cualquier tipo de convicción en la tarea. El pitido final se celebró como un ascenso en el campo, junto a los aficionados llegados desde tierras costasoleñas. Ahora sí que parece todo el pescado vendido. El club hizo una apuesta firme este verano en la sección femenina, y de momento todo parece que va a producir los efectos deseados: regresar a Primera en una etapa de auge del fútbol femenino.

Contreras:«Veníamos a por el partido y lo demostramos desde el minuto uno»

El entrenador del Málaga, Antonio Contreras, aplaudió la decisión y tenacidad de sus jugadoras desde el pitido inicial. «Me siento contento e ilusionado. Veníamos a por el partido y lo hemos demostrado desde el minuto uno. El equipo ha querido, ha creído y nos hemos dejado el alma en el campo. El rival se ha encontrado a un equipo que ha trabajado durante 95 minutos y en ningún momento le ha dejado respirar».

El extremeño, a pesar de que su equipo acaricia ya la Primera, quiso ser cauto: «Me gustaría decirle a la gente de Málaga que esto está hecho, pero es imposible. Sólo puedo afirmar que quedan dos partidos y creo que si ganamos somos equipos de Primera. Vamos a intentar vencer en los dos».Además, alabó el sacrificio de aficionados que cubrieron más de 500 kilómetros de carretera para estar en el encuentro: «Se me han puesto los pelos de punta al ver a toda esta gente».

Por su parte, la jugadora que abrió el marcador con su gol, la extremo derecha Meri, comentó tras el choque:«Sabíamos que marcar el primer gol era muy importante y a eso hemos salido. Estaba buscando mucho este gol, pero lo importante era ganar». Al igual que Contreras, la canaria no quiso lanzar tampoco las campanas al vuelo respecto al ascenso, ya muy encarrilado:«Aún nos quedan dos partidos, que sabemos que van a ser muy duros porque ya nos hemos enfrentado a estos equipos y los conocemos, pero vamos a trabajar para intentar ganar lo que queda».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos