El Málaga jugó para no ganar

Las Cosas de Cañete

El equipo está cogiendo todas las papeletas para el viaje a Segunda y, a estas alturas, habría que cambiar medio equipo

Chory Castro persigue a Joaquín./Salvador Salas
Chory Castro persigue a Joaquín. / Salvador Salas
PACO CAÑETE

Pasó el Betis, de negro. Como si hubiera sido el ‘Matalaguarra de arriba CF’, vestido de lagarterana. El Málaga en esta ocasión –y van…– jugó para no ganar. Lo más, un empate a cero si los de enfrente hubieran estado por la labor. Juande Ramos hace un año que se fue corriendo. Desde la grada le invitaron a salir y cogió la palabra. El equipo era décimo. Pero este entrenador sabía lo que tenía, que era bien poco y escaso. Y para colmo durante el verano se corrigió la plana y se enmendó. Míchel, ¿no se cansa? ¿No se aburre? Otro, con menos metrallas se hubiera ido por la calle de enmedio. La afición arrancó como siempre y terminó demostrando que está hasta la coronilla. El Betis, con más clase, más conjunto e individualidades, con mejor y oportuna pegada, cumplió el expediente. Un cuarto de hora inicial de presión local, y a otra cosa. En el minuto 23 llegó la jugada de Joaquín y el remate de Sergio León, que dejaron a la defensa en cueros. Al borde del descanso el ocurrente Joaquín lanzó una falta con tacto y sentido, que se coló, aunque Roberto desde dentro sacó el balón. Sucedió como siempre. Todo el mundo lo vio menos el árbitro y su línea. ¡Ay si este tanto hubiera tenido que decidir el resultado!... Hablan de ‘goles fantasma’. Para mí los goles son o no son. Los fantasmones son los que no quieren ver todavía la evidencia.

De cara al futuro, ¿Cómo le ponemos a la criatura? Sigue penúltimo, once puntos, a cuatro del Depor, que marca zona, y a siete del Espanyol que es el decimosexto. Más difícil, imposible. El Málaga está cogiendo todas las papeletas para el viaje a Segunda. ¿Se dan cuenta? Mientras Al-Thani, con sus quehaceres, muy lejos. Por mucho que Míchel diga y se mienta, para marcar el futuro con cierto optimismo, hay que cambiar medio equipo. El lunes, hasta Roberto, siempre certero, oportuno y seguro, estuvo nervioso, dubitativo. De Rolan, que tan buena impresión gastó en la presentación, se está convirtiendo en un elemento ‘ratonero’, que busca lo fácil donde no hay dificultades. La defensa parece un objeto multiusos que lo mismo seca, que es un coladero. De Keko, lo dicho. Ni él mismo tiene las ideas claras. De Borja Bastón, que sí, que marcó muchos goles… En el Eibar, aquí está patinando. En fin, la carabina de Ambrosio cuando le llevan disputadas 16 jornadas. Por cierto, ¿Cómo puede marcar el Málaga?. En Anoeta, dos de penalti. Uno, casi. Para más detalles, véanse programas de mano.

El tema Iturra es difícil de entender. Si nos remontamos a la temporada 2012-2013, cuando se marchó, no había razón para salir con la carta de libertad en el bolso después de una brillante campaña rodeado de figuras. Se dijo que el futbolista, que había llegado gratis, pretendía aumento de ficha. El Granada se lo ofreció. En Martiricos, vista la campaña que ofreció se había ganado el aumento. Cuatro años largos han pasado desde entonces. Desconozco el estado de forma físico y de juego del chileno. Es cierto que figuraba en el titular del Necaxa mexicano. Iturra era un medio de corte del estilo del ‘Gato’ Romero, aunque con una vena ofensiva. De sus pies daba la sensación de que salía un látigo para desviar la trayectoria del balón que jugaba el contrario. Cuando el Málaga lo fichó, estaba sin equipo. Después ha conocido hasta días de gloria con su selección nacional. No sé, pero dicen que las cosas de palacio van despacio. Este apunte viene a cuento con los días que han pasado sin que el jugador firmara. Con Iturra hay seguro de entrega y otro de confianza atrás. Veremos...

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos