Un Málaga casi nuevo

Ideye pelea con el defensa valencianista Vezo antes de recibir la pelota./Ñito Salas
Ideye pelea con el defensa valencianista Vezo antes de recibir la pelota. / Ñito Salas

La consolidación de otra columna vertebral (Ignasi Miquel, Iturra e Ideye) contrasta con el ostracismo de Rolón, Kuzmanovic, Juanpi y Borja Bastón

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Poco a poco, como quien no quiere la cosa, el Málaga es un equipo nuevo o casi nuevo. La pésima temporada ha engullido uno tras otro a determinados jugadores, hasta el punto de que hoy por hoy la alineación apenas se parece a la habitual durante la primera vuelta. La consolidación de otra columna vertebral, la ‘triple I’ (Ignasi Miquel, Iturra e Ideye) contrasta con el ostracismo en el que ya figuran Kuzmanovic, Rolón, Juanpi y Borja Bastón, futbolistas que en cierto modo se suman a la numerosa relación de salidas en el mercado invernal.

Cenk; Cifu, Baysse, Juan Carlos; Ontiveros, Rolón, Kuzmanovic, Mula, Jony; Juanpi y Borja Bastón. Esa podría haber sido perfectamente una alineación en la pretemporada con un sistema de tres centrales... y sin incluir también a Cecchini. Pero a la vuelta de unos meses, con la excepción de Juan Carlos (baja por lesión), es la interminable relación de jugadores que han sido descartados o que ya no entran en los planes del entrenador. Es decir, casi media plantilla de los 26 jugadores con los que Míchel arrancó la Liga. Incluso, por más que José González haya tratado de echarle un capote por sus actos de indisciplina –faltas en algunos entrenamientos y retrasos en otros–, también se antoja complicado que Peñaranda pueda tener opciones serias de jugar en lo que queda de Liga.

Entre los cuatro que ya no cuentan para Jose y los siete descartados en el mercado invernal se configuraría un once

Y en este caso no se valora ni el bajísimo rendimiento del venezolano hasta su lesión ni la decepción que sufrió el gaditano por el rendimiento del medio punta cuando coincidieron en el Granada.

Críticas desde la grada

La realidad es que el Málaga se ha desprendido de un montón de jugadores en invierno sin que en ninguno de los casos haya suscitado la más mínima polémica. Es más, hubo críticas muy claras desde la grada a varios de ellos antes de su salida. Pero lo ciertamente llamativo se centra en que, una vez se han producido diferentes incorporaciones y Jose se ha afianzado como entrenador, han pasado a tener un rol secundario cuatro futbolistas llamados a ser importantes. De un lado, los recambios elegidos por el presidente y el anterior director deportivo para suplir la marcha de Camacho, Rolón (a todas luces una frivolidad de Al-Thani dada la escasa trayectoria del joven centrocampista argentino) y Kuzmanovic (con una inversión muy elevada en función de que estuvo casi una temporada completa de baja por la rotura del tendón de Aquiles).

Iturra, de fichaje cuestionado por parte de la afición a incuestionable

Cuando SUR.es anunció el fichaje de Iturra por el Málaga pronto comenzaron las críticas en las redes sociales. Muchos no olvidaban la salida del centrocampista chileno, que rechazó varias ofertas de renovación (entonces se argumentó que era porque no creía en el proyecto tras la marcha de Manuel Pellegrini, aunque tuvo mucha más influencia la presión y los intereses de un fondo de inversión). El futbolista no fue ajeno a esos comentarios pocas horas antes de viajar desde México, como tampoco lo fue cuando días más tarde un grupo de aficionados –la mayoría, menores de edad– acudió a un entrenamiento en el estadio Ciudad de Málaga para criticar a varios componentes de la plantilla, entre ellos a él. Aquella tarde algunos incluso gritaron: «Iturra, muérete». No obstante, el medio de contención siempre confió en sus posibilidades. Pese a sus casi 34 años, venía de jugar todos los partidos y todos los minutos en el Necaxa (a excepción de algún encuentro puntual por sanción) y confiaba en que sus actuaciones callarían muchas bocas. Desde luego, el Málaga notó su llegada. El equipo careció casi siempre de equilibrio durante los cuatro primeros meses, salvo cuando Adrián hizo la función de Camacho, debido al fiasco de Kuzmanovic y Rolón. El pasado sábado ‘Colocho’ –como se le conoce popularmente– cumplió su séptimo partido y, por regla general, las ocasiones generadas por los contrarios han sido muy escasas. Ocurrió en los dos últimos encuentros con Míchel y en los cinco desde la llegada de Jose. Sólo en un encuentro, frente al Atlético de Madrid, estuvo a un nivel bajo (fue sustituido en el descanso), pero ante el Valencia recuperó el tono habitual. Su presencia ha servido para que la defensa sufra mucho menos, pero además Iturra ha demostrado que tiene criterio para no regalar la pelota. En mes y medio ha pasado de cuestionado a incuestionable.

Por otro lado, está el caso de Juanpi, el futbolista que más camisetas vendía y destinado a ejercer cierto liderazgo (tanto en la pasada temporada como en la actual), pero cuyo rendimiento ha sido mínimo. Y para concluir, la gran decepción: Borja Bastón. Cabe apuntar que en la planificación inicial el madrileño no partía como titular. Sin embargo, las limitaciones económicas lo convirtieron en el ‘nueve’ titular. No sólo los números reflejan su aportación testimonial. Su escasa capacidad de trabajo ha jugado incluso más en su contra.

Rol definido

Sólo una plaga de lesiones puede implicar un cambio en el rol de estos cuatro jugadores. Kuzmanovic y Rolón son en la actualidad la quinta y sexta opción en su zona tras la llegada de Iturra y Lacen, así como la presencia de Recio y Adrián. A Juanpi le perjudica claramente el sistema (el 4-4-2 innegociable para el técnico) porque sólo tiene acomodo en las bandas y ahí Lestienne, Samu, Rolan y Chory Castro están muy por delante. Respecto a Borja Bastón, es evidente el descontento de Jose, porque la alternativa en las convocatorias a En-Nesyri e Ideye es Bueno (que no destaca precisamente por su estatura o envergadura, aspectos que también gustan al gaditano) y además también estará por delante el madrileño Success en cuanto este rebaje su sobrepeso.

Casi media plantilla de la que tuvo Míchel al comienzo de la Liga ya no está o no cuenta y la lista puede aumentar

Con todo, el Málaga va a afrontar el último tercio del campeonato con cuatro futbolistas llegados en invierno en el once inicial. Ignasi Miquel es indiscutible en el eje de la defensa –aunque no podrá estar en Bilbao por sanción–, Iturra ha aportado equilibrio desde su llegada –así quedó patente ya en los dos últimos encuentros de Míchel como entrenador– e Ideye se ha convertido en el referente claro del equipo. El cuarto en cuestión estará entre Samu o Lestienne, e incluso quién sabe si en momentos puntuales jugará uno en cada una de las bandas del centro del campo. De momento Lacen sí ha tenido minutos mientras que Bueno ha tenido una actuación testimonial y Success debe recuperar la forma. El Málaga es nuevo o casi nuevo. 

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos