El Málaga alega por las dos amarillas de En-Nesyri para que pueda jugar el derbi

Imagen de archivo de En-Nesyri. /SUR
Imagen de archivo de En-Nesyri. / SUR

En un escrito en las redes sociales, el delantero marroquí pidió perdón por haber ejecutado un penalti en San Mamés sin ser el designado para ello

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Málaga ha recurrido por la expulsión de En-Nesyri el domingo en Bilbao para que pueda jugar el derbi de mañana en La Rosaleda ante el Sevilla. El delantero marroquí, uno de los jugadores más en forma del equipo, sufrió dos amonestaciones en San Mamés controvertidas, de ahí que las alegaciones dirigidas al Comité de Competición han sido por cada una de las dos acciones que le supusieron la amarilla, no por una sola de ellas.

En primer lugar, en el minuto 65, se le sacó la primera tarjeta en una disputa con Íñigo Martínez por «golpear con el brazo a un adversario de forma temeraria en la disputa del balón», como redactó Hernández Hernández en su acta del partido. No queda claro este extremo, e incluso pareció más una falta del central del Athletic al delantero, que no protestó de forma vehemente por la decisión del árbitro canario. En el minuto 83, En-Nesyri vio la segunda amarilla por «realizar una entrada a un adversario de forma temeraria en la disputa del balón», cuando su bota pasa muy cerca del rostro de Kepa al superar su salida. Las imágenes muestran que no hay contacto y que el portero del Athletic exagera un daño no recibido, aunque en este caso puede resultar suficiente para el castigo el riesgo asumido por En-Nesyri.

Hoy, reunión

El Comité de Competición se reunirá hoy, pero el técnico malaguista, José González, podría convocar a En-Nesyri a la espera de acontecimientos en una lista con más de dieciocho jugadores para el encuentro ante el Sevilla.

Además, el jugador pidió perdón a la afición malaguista y a sus compañeros por el error de tomar la decisión de lanzar un penalti clave, el domingo en Bilbao, sin ser el designado de antemano por el entrenador. El jugador falló una pena máxima con 2-1, en una formidable intervención también del delantero del Athletic Kepa, que paró un tiro potente.

El elegido era Chory Castro, que dialogó unos segundos con En-Nesyri, que le dejó claro que quería tirar el penalti porque se veía con confianza tras marcar un gol. «Pido perdón a toda la afición, a mis compañeros y al cuerpo técnico por lo sucedido. Lo estaba dando todo durante el partido para ayudar al equipo, pero fue de esos días en los que no te salen bien las cosas a pesar del esfuerzo. Estoy muy dolido por la derrota y por no poder estar con el equipo el miércoles para seguir luchando y sudando esa camiseta», escribió en Instagram.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos