El Málaga, caótico y sin escapatoria (2-1)

El Málaga, caótico y sin escapatoria (2-1)
Enviado especial. Bilbao

Le remontó un pésimo Athletic tras marcar En-Nesyri, falló un penalti y acabó con diez en un partido clave para reaccionar

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Las escapatorias del Málaga son cada día más escasas. La Segunda División está más cerca. El equipo no sabe administrar ventajas, no tiene oficio ni recursos y es muy vulnerable en defensa. No parece ya un equipo de Primera. Pese a que hay tiempo para la remontada, pocos aficionados piensan que sea posible. Desaprovechó una oportunidad más para sumar tres puntos contra un pésimo Athletic, y poniéndose por delante en el marcador. Pero nada funciona y los desajustes llegan cuando menos te lo puedes esperar. Caótico.

2 Athletic

Kepa; De Marcos, Yeray, Iñigo Martínez, Lekue (Saborit, m.74); Susaeta, San José, Beñat (Williams, m.82), Córdoba (Iturraspe, m.65); Raúl García y Aduriz.

1 Málaga

Roberto; Rosales, Miguel Torres (Bueno, m.82), Luis Hernández, Diego González; Lestienne (Rolan, m.57), Adrián (Lacen, m.36), Iturra, Chory Castro; En-Nesyri e Ideye.

Goles:
0-1, m.12: En-Nesyri. 1-1, m.17: Susaeta. 2-1, m.44: San José.
Árbitro:
Hernández Hernández (Las Palmas). Expulsó a En-Nesyri, en el minuto 84, por doble amonestación. Además, mostró tarjeta amarilla a los locales Iñigo Martínez (m.14), Lekue (m.61) y De Marcos (m.63), y a los visitantes Diego González (m.24).
Incidencias:
Partido correspondiente a la vigésima quinta jornada de LaLiga Santander disputado en San Mamés ante 37.518 espectadores, según datos oficiales. Antes del partido se guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria de Inocencio Alonso, el ertzaina muerto el pasado jueves en los aledaños de San Mamés en los incidentes anteriores al Athletic-Spartak.

La situación se agrava, si ello es posible, y el Málaga se mantiene hundido en el ‘farolillo rojo’, en un auténtico pozo. El equipo no ofrece ninguna señal que pueda animar, ya que su buen juego en ciertas fases de los partidos lo tira por la borda a renglón seguido en cualquier error. Ante el Athletic se adelantó, se vino abajo, se recuperó, falló un penalti y se quedó con diez. Todo en poco tiempo. El vértigo y la dinámica negativa no permiten hacer nada bien al equipo.

Noticias relacionadas

En-Nesyri protagonizó lo mejor y lo peor del Málaga. Representó con claridad la situación de un equipo desquiciado y sin argumentos ni suerte para levantarse. El equipo blanquiazul, ante la falta de otros recursos, se entregó al joven marroquí, que llevó el pánico en todo momento al área rival y marcó un golazo que adelantaba a los malaguistas, pero después quiso tirar un penalti y lo falló y también dejó a su equipo con diez los últimos minutos por dejar el pie en una entrada al portero, aunque la tarjeta pudo ser demasiado rigurosa.

Jose utilizó de entrada a los hombres previstos, con dos novedades obligadas por las bajas de Recio e Ignasi Miquel. Volvió Adrián al medio centro, mientras que también reapareció Torres tras una difícil temporada por los problemas físicos (antes sólo había participado en un partido). Y el cuadro blanquiazul arrancó bien, con un cierto equilibrio en el centro del campo y controlando bien al contrario. Pero en esta ocasión, al revés de otras veces, la balanza de inclinó pronto para el lado malaguista y En-Nesyri adelantó a su equipo con un golazo a pase de Lestienne.

Análisis

Una pesadilla

El delantero marroquí, que envió el balón a la red al primer toque y en una posición muy complicada, se había convertido en una pesadilla para la defensa local, a la que amenazaba constantemente. Era la gran baza visitante. Pero la alegría aguantó poco en la casa malaguista, porque esta ventaja desapareció en cuatro minutos, lo que tardó el Athletic en desvestir a la defensa del Málaga para que Susaeta pudiera rematar un pase de De Marcos. La igualada no era muy justa, pero el Málaga bajó su intensidad y permitió el control del rival.

El delantero marroquí fue expulsado en los últimos minutos al ver la segunda amarilla

Para colmo de males, además del gol encajado, Aduriz lesionó de una patada a Adrián, que, después de intentarlo durante algunos minutos, tuvo que abandonar el campo. Se perdió mucho tiempo y se descentró algo más el conjunto blanquiazul. Entró Lacen, otro estilo y un guion diferente para un Málaga que estaba pasando por sus peores momentos, sin tener claras las ideas y escasamente organizado. De hecho, el Athletic intentó aprovecharse de las dudas y lo consiguió al borde del primer tiempo tras un cómodo remate de San José a media altura en el corazón del área. El desastre regresó, y lo hizo en un momento inoportuno. En apenas tres oportunidades, dos goles.

Adrián cayó lesionado tras una patada de Aduriz y fue sustituido en el primer tiempo

Los argumentos de los malaguistas tras el descanso apenas aumentaron, pero presionaron en busca del empate. En-Nesyri y Chory Castro tuvieron opciones para igualar el choque, pero no acertaron. Aunque la jugada clave del choque llegó en el minuto 60, cuando Lekue derribó a Rosales dentro del área y el árbitro señaló la pena máxima. Ahí empezó el dilema. Había varios candidatos que querían hacer el lanzamiento y al final fue el canterano el que se impuso para intentar el empate. ¿Quién tiene que tirar los penaltis? El joven marroquí, con mucha confianza, lo lanzó y Kepa se lo detuvo (disparó fuerte, pero no muy colocado, por lo que el meta vasco despejó el balón). Decepcionante y un duro golpe, uno más, para el conjunto de Martiricos.

Todo se puso negro para un Málaga que no se rindió y siguió en busca del gol, dominando el partido y acumulando opciones, algunas claras como las de Rolan, que desaprovechó un gran pase de Chory Castro, y otra a continuación de En-Nesyri, que quería resarcirse del error en el penalti. El equipo blanquiazul tenía tiempo, pero el acierto era escaso. Al final, el delantero marroquí fue expulsado y el Málaga acabó con diez. Un caos.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos