...Y el Málaga resucitó por un día para ganar

Una jugada del encuentro. /Ñito Salas
Una jugada del encuentro. / Ñito Salas

Suma un triunfo en casa cuatro meses después gracias a un gol de penalti de Chory Castro ante un apático Villarreal

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Y el Domingo de Resurrección resurgió el Málaga para conseguir un triunfo ante su público cuatro meses después. Revivió cuando ya se consideraba muerto, sin capacidad para ganar partidos. Ahora es tarde, el desastre está ya muy cerca, pero era vital que cambiara el rumbo. El equipo de Jose se encontró a un Villarreal apático, sin gran ambición y con apenas energía ni pasión, lo que aprovechó para renacer, al menos, por un día.

Al undécimo partido logró el nuevo entrenador, José González, su primera victoria con el equipo blanquiazul. Con estos tres puntos suma seis el Málaga con el técnico gaditano. El triunfo, pese a las circunstancias (está a once puntos de la salvación), lo disfrutó mucho el público y llegó también el día del homenaje al desaparecido Nacho Pérez Frías (se guardó un minuto de silencio en su honor).

Alcanzó la victoria gracias al gol de penalti de Chory Castro, que marcó con contundencia la pena máxima que le habían hecho a Rolan, de un fuerte disparo que era imparable para Asenjo. Y después dispuso el Málaga de más oportunidades para sentenciar el choque, pero los delanteros no estuvieron acertados. El Málaga fue muy superior a un rival en esta ocasión endeble, sin creatividad, y que disparó por primera vez a la meta de Roberto en el minuto 89.

1 Málaga

Roberto; Rosales, Luis Hernández, Ignasi Miquel, Torres; Succes (Bueno, m.65), Lacen (Adrián, m.78), Iturra, Chory Castro (Lestienne, m.74); Rolan y En-Nesyri.

0 Villarreal

Asenjo; Mario, Álvaro, Bonera, Jaume Costa; Soriano, Rodrigo, Fornals, Samu Castillejo (Raba, m.60); Sansone (Roger Martínez, m.71) y Bacca (Enes Ünal, m.52).

gol.
Chory Castro, de penalti, minuto 37.
árbitro.
Álvarez Izquierdo (Comité Catalán). Mostró tarjeta amarilla a los malaguistas Lacen (m.65) y Torres (m.76) y a los jugadores del Villarreal Jaume Costa (m.19), Asenjo (m. 35) y Soriano (m.46).
incidencias.
Partido de la trigésima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de La Rosaleda de Málaga ante unos veinte mil espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento del exjugador y exmédico del Málaga Nacho Pérez Frías.

Jose sorprendió con su insistencia en la utilización en el once inicial de jugadores que siguen sin alcanzar el nivel de forma apropiado o que están en proceso de mejoría. Apostó por el mismo equipo que empató en Vigo y dejó al recuperado Adrián en el banquillo. Y el partido arrancó sin ritmo por parte de ambos equipos y sin apenas intensidad. Las aproximaciones eran mínimas, lo que llevaba por momentos el aburrimiento a unas gradas de La Rosaleda menos pobladas que otras veces.

Sin arriesgar

El Villarreal no parecía dispuesto a arriesgar ni tampoco a esforzarse en exceso, lo que permitió al conjunto blanquiazul llevar la batuta, aunque inicialmente sin gran éxito. El peligro visitante sólo llegaba por medio de Pablo, que fue apoyado por el público malagueño cuando aparecieron los cánticos ofensivos hacia el joven jugador desde la Grada de Animación.

Análisis

El equipo de los exmalaguistas Calleja, Castillejo y el propio Pablo mantenía el escaso ritmo del comienzo, mientras que el cuadro local controlaba el centro del campo y comenzaba a dominar con claridad al contrario. Hasta que apareció Rolan en un desmarque y encaró a Asenjo, que te tocó lo justo para que fuera penalti. En esta ocasión no hubo debate y Chory Castro lanzó y marcó de un fuerte disparo. El Málaga se ponía al fin por delante en el marcador. Veía puerta después de casi cinco encuentros. Y la celebración del gol fue para el médico, Juan Carlos Pérez Frías, por la reciente muerte de su hermano Nacho.

Los aficionados se animaron, igual que el equipo, y el Málaga subió sus líneas para disponer de más opciones. De hecho, En-Nesyri puedo aumentar la cuenta en varias ocasiones. El público, incluso, comenzó a divertirse después de mucho tiempo. El once blanquiazul se veía capacitado para superar a este rival. Era importante observar cómo arrancaba el Villarreal en el segundo tiempo, pero los hombres de Calleja siguieron a su ritmo y se quedaron a merced de los malaguistas. Con Bueno ya en el campo, Jose pretendía sentenciar el partido lo antes posible. Y pudo conseguirlo también por medio de En-Nesyri en un contragolpe en el que envió el balón fuera, demasiado cruzado.

Las ocasiones llegaban, aunque no fueran demasiado claras todas ellas, pero el 1-0 era un arma de doble filo para los malaguistas, aunque el rival seguía a lo suyo. De hecho, el Villarreal no disparó a la meta local hasta en los instantes finales, cuando más apretó. Al final, el triunfo fue justo, si bien seguramente será demasiado tarde para reaccionar y buscar el milagro. El equipo blanquiazul resucitó, al menos, por un día, a la espera de visitar al Deportivo el viernes.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos