El Málaga retoma su calvario

Adrián./Fernando González
Adrián. / Fernando González

Pelea más por su dignidad que por unas opciones reales de permanencia a nueve jornadas del final ante un Villarreal al alza y cerca de asegurarse su quinta presencia seguida en Europa

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Málaga vuelve a echarse al hombro la cruz y a ascender las laderas del Monte Calvario. Ni en el mejor de los casos, con un sonado triunfo, cabría apelar a la fiesta del Domingo de Resurrección. Lo que queda hasta el 20 de mayo son los minutos de la basura de un dramón de sobremesa. El cuadro que entrena José González pelea hoy por reducir a once puntos su desventaja con la zona de permanencia, cuando quedarán sólo ocho jornadas más en juego (veinticuatro puntos), o quedarse ya a catorce, en el más crudo de los escenarios. La reanimación, no sin ciertas dosis de fotuna (varios goles dudosos decisivos), del Levante ha sido la pulla definitiva, el final de la ilusión.

Se hace duro analizar en términos deportivos este Málaga-Villarreal, el de los regresos de Calleja, Pablo y Samu Castillejo. Quizás este sea uno de los mayores alicientes, porque el cuadro de La Rosaleda cuenta los días para que su descenso sea matemático, para lo que pueden quedar algo menos de un mes, si se mantiene el actual curso de los acontecimientos.

LaLiga obliga a comparecer ante los medios a Jose antes y después de cada partido, lo que supone un importante compromiso no sólo para el técnico, cuyos titulares se critican a degüello en las redes sociales, sino también para los propios profesionales de la información, huérfanos de contenidos interesantes en torno a los nueve partidos que quedan del calendario.

La principal novedad en torno a este Málaga sin internacionales absolutos en el ‘parón’ de selecciones se llama Adrián, al que previsiblemente se le verá en el once –puede que en perjuicio de Lacen–. El insuficiente y hasta afortunado 0-0 de Balaídos invita a pensar en cierta continuidad en el planteamiento, incluso con Success por la banda derecha y Rolan como compañero en punta de En-Nesyri.

Ideye sigue fuera

Jose dejó fuera de la convocatoria a Keko, mantuvo a Ideye apartado de sus planes y repescó a Samu. Su preocupación ya no es tanto dejar la puerta a cero, como pudiera pensarse a su llegada, como lograr hacer goles. Tras la igualada en Vigo se refirió al quid del asunto, las carencias en el último pase, en parte por esa propuesta del 4-4-2 clásico y por la ausencia de volantes creativos en la plantilla –lo más parecido es un Juanpi lesionado y bajo mínimos–. Y es que si este Málaga que bate récords negativos sólo puede presumir de un dato, haber sufrido una sola goleada (el 5-0 en Mestalla), únicamente ha marcado en nueve de veintinueve encuentros, quizás la losa más pesada.Eso y los casi cuatro meses que van a transcurrir del último triunfo liguero.

Sin piedad alguna con la lamentable situación malaguista acude a La Rosaleda un Villarreal quinto, aunque a doce puntos del cuarto, de las plazas de Champions.Su interés reside en distanciar al octavo (si sigue el Sevilla entre los siete primeros) para asegurarse repetir por quinto año seguido su presencia en Europa, que no es moco de pavo.

El morbo estará en el crecimiento futbolístico de Samu Castillejo y de Pablo (convertido ya en uno de los máximos asistentes del torneo, con ocho pases decisivos) y en el notable bautizo como entrenador en la élite de Calleja, que últimamente experimenta con la pizarra. Ha pasado del 4-4-2 sin extremos (aprendido de su periodo a las órdenes de Pellegrini), a un 4-4-2 en rombo o hasta un 4-3-3. Manu Trigueros es baja por lesión y se une a la de Bruno, de larga duración. Sin embargo,  un Rodri crecido permite hacerles olvidar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos