El Málaga, a tiro fijo por el ascenso

Abdullah Al-Thani y su hijo Nasser, en el palco la pasada temporada/Ñito Salas
Abdullah Al-Thani y su hijo Nasser, en el palco la pasada temporada / Ñito Salas

LaLiga ya sabe que el club ha decidido cobrar la compensación por bajar a Segunda División en un año cuando tendría la opción de hacerlo en dos

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El Málaga irá a tiro fijo por el ascenso en caso de que, como se prevé, pierda la categoría esta temporada. La patronal de clubes, LaLiga, ya sabe que la entidad de Martiricos cobraría la compensación por bajar a Segunda de una tacada, en un año, cuando también tendría la opción de hacerlo en dos. La intención es aprovechar esa cantidad para invertirla exclusivamente en la plantilla y compensar la drástica rebaja de los derechos televisivos.

El club de La Rosaleda partiría con clara ventaja respecto a sus acompañantes en el descenso -dos equipos del trío formado por Levante, Las Palmas y Deportivo- gracias a que sale muy beneficiado en función de los tres aspectos que se tienen en cuenta para la cantidad fijada como compensación económica por descenso de categoría. Básicamente, sin entrar en porcentajes que pueden resultar muy farragosos, el baremo está centrado en las temporadas que ha participado consecutivamente en Primera División -ahí tienen un peso enorme las diez acumuladas-, las cantidades percibidas por los derechos televisivos -el Málaga ha sido en las últimas campañas el noveno (2015-2016), el octavo (2016-2017) y, a falta de confirmación, el noveno (en la actual)- y los presupuestos (que lógicamente han aumentado paulatinamente en paralelo a esos ingresos).

El precedente del Sporting

Para poner un ejemplo muy claro, baste con emplear el precedente del Sporting el año pasado. El club asturiano sufrió el habitual desplome en los ingresos por derechos televisivos, pero además tuvo que reducir el presupuesto en un 50 por ciento y se quedó con escaso margen de maniobra debido a que sólo percibió nueve millones y tuvo que emplear esa cantidad en reducir deuda. Entre otras partidas, tuvo que hacer frente a 1,5 millones que aún tenía pendiente de pagar a LaLiga por la ayuda recibida cuando descendió en la temporada 2011-2012 y además abonó los últimos plazos de la deuda con Hacienda, sujeta a un concurso de acreedores de 2005 (un total de 6,7 millones). En resumen, más allá de ver frenados distintos proyectos, esta temporada el equipo de El Molinón tuvo que partir en igualdad de condiciones que sus rivales de Segunda debido a que no pudo invertir en la plantilla como hubiera deseado.

Ese no va a ser el caso del Málaga, que incluso ha adelantado el pago de la cantidad pendiente para liquidar el convenio de acreedores, lo que le permitiría disponer íntegramente de esa compensación por el descenso. Como adelantó SUR el pasado 20 de febrero, se trata de 231.244, 09 euros que debía abonar en junio (en concreto, a la Agencia Tributaria, Promotora Malagueña de Fútbol, Squadra Representaciones y la Seguridad Social). Cabe recordar que a tenor de la legislación actual eso no sería factible en caso de incumplimiento de las normas que rigen el funcionamiento de la competición (algún requisito económico, impagos a jugadores o sanciones disciplinarias), pero también precisamente de estar inmerso en un concurso de acreedores.

Una vez fuera efectivo el descenso de categoría, el Málaga tendría diez días para solicitar esa compensación, cuyos pagos se realizarían en cuatro plazos iguales entre los meses de septiembre y diciembre. Pero se trataría de cantidades garantizadas, lo que permitiría afrontar las distintas operaciones durante el verano. Aunque se abunde en el empleo del verbo en condicional, a nadie se le escapa que hoy por hoy las posibilidades de permanencia del equipo blanquiazul son muy reducidas.

Argumento cara al mercado

El Málaga siempre contaría con la opción de recibir la cantidad establecida en uno o dos años, pero la intención del club -y así lo saben ya los responsables de LaLiga- es solicitarla de una tacada porque el objetivo es afrontar la temporada en Segunda División con las máximas garantías para pelear por el retorno inmediato a la élite. No es ni mucho menos una cuestión menor, porque cara al mercado -esto es, a aquellos futbolistas por los que se interese- es un argumento incontestable a la hora de emprender cualquier negociación.

¿Y cuál sería la cantidad que percibiría el Málaga como compensación por el descenso? El cálculo realizado en las oficinas de La Rosaleda pasa por una cifra cercana a los 21 millones merced a los requisitos antes expuestos (las diez temporadas consecutivas en Primera, haber estado entre los diez clubes con ingresos televisivos más elevados y haber contado con presupuestos importantes). Sin duda, se trata de una cantidad importantísima -por ejemplo, más del doble que el Sporting hace un año- y que vendría a compensar la drástica reducción en un 80 por ciento de los ingresos televisivos percibidos en el actual ejercicio (hasta poco más de diez millones).

Que el Málaga contara con esa importante compensación por la pérdida de categoría minimizaría el impacto de los ajustes obligados por competir en Segunda en vez de Primera. Eso sí, al percibir de una tacada esa cantidad, el club se lo jugaría todo a una cara. Iría a tiro fijo por el ascenso. La cuestión, crucial, es acertar en la planificación y no cometer errores para aprovechar esa notable ventaja respecto a todos sus rivales, incluidos los dos que lo acompañaran en la caída a la división de 'plata'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos