El Málaga, a tope con la planificación

Muñiz da instrucciones durante un partido del Levante. /Efe
Muñiz da instrucciones durante un partido del Levante. / Efe

Jofre y Husillos comienzan los movimientos e incluso en las últimas semanas ya han sido habituales los viajes de ambos

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El Málaga no va a perder ni un segundo para planificar el equipo que, salvo milagro, competirá en Segunda División. Es obvio que la planificación está en marcha desde hace semanas –casi desde el mismo momento en el que Mario Armando Husillos regresó al club–, pero en las últimas fechas se han intensificado los movimientos con distintos viajes del director deportivo y del responsable jurídico de la entidad, Joaquín Jofre.

Entre bambalinas. Así se mueve el Málaga desde hace tres semanas, justo a raíz de las derrotas consecutivas frente al Athletic y al Sevilla. En realidad, Husillos tuvo claro nada más recalar en el club que no se podía vivir a espaldas de la realidad; esto es, de la posibilidad de que el equipo no remontara el vuelo. Por ello, las primeras incorporaciones del mercado invernal se centraron en dos jugadores que pudieran servir para el plan A (de nuevo en Primera) o el plan B (presencia en Segunda). Así llegaron las prioridades para reforzar el equipo, un central (Ignasi Miquel) y un centrocampista de contención (Iturra). A partir de ahí se optó por tratar de mejorar en finalización, verticalidad y desborde, aunque con escaso margen de maniobra en el capítulo económico y siempre en operaciones que no implicaban continuidad para la próxima temporada. Sólo en el último instante se recurrió a otra pieza defensiva, Lacen (con la carta de libertad), que sí puede tener cabida en el proyecto en la categoría de ‘plata’.

La remontada en contra frente al Valencia hizo que los dirigentes ya pensaran con mucho menos énfasis en la permanencia y, en cuanto se produjeron las derrotas frente al Athletic y al Sevilla en sólo cuatro días, comenzaron a diseñar el futuro con el equipo en Segunda. Las opciones de salvación se habían reducido drásticamente y comenzaba el momento de pasar a la acción.

Prioridad económica

Jofre y Husillos ya han mantenido diversas reuniones en las oficinas para tener claras las prioridades. Se trata del capítulo económico, porque el club cuenta con escaso margen debido básicamente a que el tope salarial está más que cubierto, extremo apuntado hace una semana por SUR. Y ello a pesar de que, salvo tres jugadores (Ricca, Santos y Juanpi), todos los futbolistas con contrato en vigor más allá del 30 de junio verán reducido a la mitad su sueldo si se consuma el descenso.

Para el banquillo gusta Muñiz, del que se valora su conocimiento del mercado y de la Segunda División, así como su afinidad al club y a la ciudad

Curiosamente, el técnico asturiano estará toda la Semana Santa en Málaga junto a su mujer y sus hijas, hermanas del ‘Chiquito’

Lógicamente, al margen de acometer cambios en la plantilla, el Málaga tendrá que elegir nuevo entrenador. En este sentido, Jofre y Husillos quieren ser tremendamente respetuosos, porque si bien las opciones de permanencia son mínimas –pasan por sumar 23 o 24 puntos en los diez encuentros restantes– cabe recordar que José González tiene asegurada en su contrato la continuidad si el equipo consigue mantenerse en Primera.

En lo que se refiere al inquilino del banquillo, los movimientos en firme todavía no han comenzado. Otra cuestión es que en La Rosaleda gusten determinados entrenadores. El primero en la lista es Juan Ramón Muñiz y no debe de sorprender porque este periódico ya apuntó que en su momento Husillos se lo recomendó al presidente del Levante, Quico Catalán, cuando se reunieron ante la posibilidad de que el hispanoargentino se incorporara como director deportivo.

Satisfacción interna

Husillos nunca ha escondido que le gusta Muñiz porque es un entrenador que destaca por sus equipos ordenados, por su manejo del vestuario y por su equidad en las decisiones sobre los jugadores. Pero en este caso, en relación con el Málaga y el que será su nuevo escenario (salvo milagro, cabe repetirlo), se valora internamente su conocimiento del mercado y de la Segunda División, así como su afinidad al club y a la ciudad. No es un secreto que en los distintos estamentos de la entidad se habla con enorme optimismo y hasta satisfacción de la ‘opción Muñiz’, ya que se recuerda su implicación en el día a día dentro y fuera del terreno de juego. Y también, cómo no, se considera «muy injusto» lo que vivió en su última etapa, con una plantilla muy deficiente.

Curiosamente, Muñiz, que ha sido destituido recientemente en el Levante (pese a que nunca ha estado en posición de descenso), estará toda la Semana Santa en Málaga. En principio iban a hacerlo su mujer y sus dos hijas, hermanas del ‘Chiquito’ (su mujer llevará el trono de la Virgen en el traslado del Sábado de Pasión), y ahora, en su nueva situación, volverá a la ciudad, a la que suelen acudir en verano y también cada Nochevieja. El asturiano rehusó hacer ayer cualquier comentario sobre un posible interés del Málaga: «Para empezar, el Málaga todavía tiene opciones de permanencia, y además, sería irrespetuoso por mi parte analizar lo que pueda pasar en el futuro cuando aún estamos en plena competición y el club tiene un entrenador al frente del equipo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos