El Málaga, con el tope salarial más que cubierto en Segunda con la plantilla actual

Santos, ahora cedido en el Sporting, no vería rebajada su ficha en Segunda. A/rnaldo García
Santos, ahora cedido en el Sporting, no vería rebajada su ficha en Segunda. A / rnaldo García

El club no tendría margen de maniobra para hacer fichajes en caso de descenso con las fichas ya pactadas con los jugadores

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

La situación del Málaga en un hipotético escenario en Segunda División –desgraciadamente cada vez más cercano– mantiene en vilo a los responsables del club cara a la planificación para la próxima temporada. SUR ya apuntaba ayer dos aspectos que van unidos: las gestiones ya se han iniciado, pero al mismo tiempo la plantilla es excesivamente elevada (24 jugadores más los casos de Luis, Mula y En-Nesyri, que hasta el momento no han contado con dorsal entre los profesionales). Según los cálculos internos, el tope salarial estimado está más que cubierto a día de hoy de consumarse el descenso a la categoría de ‘plata’.

El Málaga puede pagar un peaje excesivamente caro por las amortizaciones y los sueldos correspondientes a las operaciones de los dos últimos veranos. Tanto el desembolso elevado en algunos casos (Keko, Santos, Ricca, Rolón o Cecchini) como las fichas desorbitadas de determinados futbolistas (entiéndase como tales que superan el millón, incluso varias en torno al millón y medio) tienen bastante maniatada a día de hoy a la entidad de Martiricos.

El club percibiría por televisión en torno a un 20 por ciento del total de esta temporada

Pero, sin ceñirse a las amortizaciones –para que se entienda fácilmente, los pagos fraccionados correspondientes a los fichajes– y centrándose sólo en las fichas, el Málaga tiene un grave problema. Este periódico ya apuntó hace casi un mes que sólo Ricca, Juanpi y Santos mantendrían su ficha íntegra en Segunda División y que los restantes futbolistas del plantel cuentan con una cláusula de penalización en caso de descenso por la que pasarían a percibir la mitad.

Sueldos inasumibles

No obstante, incluso con la reducción del 50 por ciento en casi el 90 por ciento de los casos, la mayoría de los sueldos serían inasumibles en una situación normal para cualquier club de Segunda. Conviene incidir en que un descenso de categoría conllevaría que el Málaga cobrara por los derechos televisivos aproximadamente el 20 por ciento del total de la presente temporada, lo que tendría una enorme influencia negativa en el tope salarial. Paralelamente, sí es cierto que el club recibiría una compensación económica por el descenso –que puede cobrarse en uno o dos años–, pero por otro lado las amortizaciones juegan en contra.

Como contraste a la compensación que llegaría por el descenso están las amortizaciones de distintos fichajes

Por esa razón, el Málaga tendría demasiados quebraderos de cabeza para poder reforzarse de consumarse el descenso. Ya no es cuestión de tener claras las prioridades en la planificación y de acertar en las piezas necesarias, sino de contar con el necesario margen de maniobra para optar a determinados futbolistas que puedan ser muy interesantes en la categoría para aspirar al ascenso. Y dado que la competencia en este aspecto es feroz –son muchos los equipos de Segunda que ya se mueven en el mercado debido a que sus opciones de ascender no son las deseadas– las dificultades para afrontar determinadas operaciones a corto plazo se disparan.

El valor de mercado, mínimo

El Málaga, obviamente, dispondría de más libertad de acción siempre que llegaran ofertas por algunos, pero la situación actual del equipo no es para ser precisamente optimistas. Hoy el valor de mercado de los jugadores es mínimo. Y todo ello sin contar con que las vías de salida tampoco son muchas como consecuencia de las fichas altas que la mayoría percibe. Es decir, el club no está para regalar a sus futbolistas, pero tampoco puede descartarse que deba dar facilidades porque sueldos de medio millón, 600.000 o 700.000 euros no están en absoluto acordes a los ingresos que genera un equipo en Segunda.

Más allá de que se prevé un nivel de exigencia máximo en Segunda la próxima temporada –la lista de clubes históricos va a ser muy amplia–, afirmar a día de hoy que el Málaga sería uno de los favoritos en la categoría de ‘plata’ en la campaña 2019-2020 choca con la cruda realidad: el tope salarial está más que cubierto, el margen de maniobra casi ni existe y en la plantilla sobran muchos jugadores y muchas fichas altas. Lo idóneo es planificar ya, pero en absoluto es una tarea sencilla.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos