El Malagueño, obligado a dar la talla en un escenario incómodo

Ruano, entrenador del Atlético Malagueño.
Ruano, entrenador del Atlético Malagueño. / Ñito Salas

El filial visita al Adarve en la ida de la eliminatoria decisiva para subir a Segunda B, en un campo de hierba artificial y pequeño

PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Ha llegado la hora de la verdad para el Atlético Malagueño, el momento de dar la talla, de competir, de afilar las uñas y no ser presa de la intimidación. Superado por la Segoviana en la primera eliminatoria, su condición de líder de grupo le ha dado una segunda oportunidad. Superó al Peña Deportiva ibicenco y se la juega entre hoy y el sábado próximo en la ronda decisiva ante el humilde Adarve. Lo hará sin Ontiveros, operado ayer en Barcelona de una osteopatía de pubis, y sin En-Nesyri, poco implicado en la dinámica del equipo.

Alineaciones probables:

Unión Adarve:
De las Heras, Leo, Darío, Olmedo, Juanma, Fran García, Víctor, Álvaro Sánchez, Richi, Cadete y Gianni.
Atlético Malagueño:
Aarón; Iván, Luis, Ían Pino, Javi Jiménez; José Carlos, Maty; Mula, Kuki, Jack Harper, y Wojcik (suplentes: Guille Lara (p.), Javi Mérida, Gabri, Ramos, Arturo, Santi y David Muñoz).
Árbitro:
Quijada Alcón (extremeño).
Campo y hora:
Polideportivo Vicente del Bosque (señal en ‘streaming’ en el canal de Youtube del Málaga), 18.00.

El filial juega esta tarde en el escenario de moda del fútbol modesto en la capital. ElAdarve, fundado en 1992 y presidido por un periodista (Luis Gómez), presume de una cantera con 600 futbolistas y de la mejor clasificación de su historia (segundo en el grupo VII de Tercera). Este curso ha dejado de jugar en la Vereda de Ganapanes y se ha trasladado al coqueto Polideportivo Vicente del Bosque.Con césped artificial y un rectángulo de reducidas dimensiones, en la práctica sigue siendo un escenario incómodo para los visitantes, máxime para un Malagueño cuya mejor virtud es la calidad técnica de sus jugadores. Los aficionados no pagan por la entrada, y la vista es singular, al pie de los cuatro rascacielos de la ciudad.

Tras jugar en otro campo artificial, en Santa Eulalia (Ibiza) y de sufrir ante un rival de juego agresivo y estilo intimidatorio, el Malagueño ya sabe lo que le toca si quiere aspirar al ascenso y a llegar al partido de vuelta sin un resultado que lo deje todo cuesta arriba.El Adarve, que se deshizo del Vilafranca y, con apuros, del Tarazona, depende en exceso de su goleador, Álvaro Sánchez.

El Malagueño viajó ayer con dieciocho jugadores, por lo que habrá dos descartes. Llegó a Atocha a las 19.45 horas, pernoctó en el NH Las Tablas, y tiene previsto volver en el últimoAVE, el de las 21.20. Jack Harper podría partir volcado a la banda izquierda, en lugar de Ontiveros. Eso o hacer coincidir a Arturo, Maty y José Carlos, con Kuki escorado.

Fotos

Vídeos