La marcha atrás de Centurión, un serio aviso para un Málaga muy débil en el mercado invernal

Toulalan y Baysse, en el anterior partido con el Girondins. /AFP
Toulalan y Baysse, en el anterior partido con el Girondins. / AFP

La grave crisis deportiva blanquiazul asusta a algunos de los posibles fichajes, lo que reduce aún más los candidatos para reforzar el equipo

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

En el Málaga ya sabían que iba a ser más difícil que otras veces fichar en el mercado invernal. Y están comprobando que los escollos son aún mayores a medida que avanzan las semanas y se aproxima el final del plazo para hacer incorporaciones. La pésima clasificación y la crisis de resultados ha debilitado de una forma considerable al club cara al mercado. En la entidad de Martiricos son conscientes de que sus opciones se han quedado muy reducidas, ya que a muchos candidatos para llegar les asusta un posible descenso. La marcha atrás de Centurión después de tener un acuerdo con el jugador y un contrato firmado con su equipo, el Génova, suponen un serio aviso y una demostración de los apuros de la entidad ahora en este capítulo.

El futbolista argentino, pese a que apenas ha tenido oportunidades en el Génova italiano y sigue rodeado de una importante polémica, se presentaba como una cesión atractiva para el Málaga, que busca a jugadores desequilibrantes. El propio Centurión daba por hecho públicamente que se incorporaría al conjunto blanquiazul, pero los acontecimientos posteriores, incluido que el equipo de Martiricos se alejó a siete puntos de la salvación, provocaron que, incluso, desde su futuro equipo, el Racing de Avellaneda, comentara su máximo dirigente que habían hecho un esfuerzo para que no fichara por el Málaga, ya que se devaluaría con un posible descenso (este conjunto argentino ya disponía del 30 por ciento de la propiedad del jugador antes de contratarlo).

Las fuentes consultadas, de esta manera, confirman que varios futbolistas que podrían ser muy interesantes para el equipo blanquiazul han declinado incorporarse por la mala situación, por la profunda crisis deportiva por la que atraviesa el equipo. Pese a todo, el Málaga ya ha realizado tres incorporaciones, aunque todas ellas suponen una apuesta y entrañan cierto riesgo: Ignasi Miquel procede de Segunda y se desconocía cómo se iba a adaptar, Iturra es un jugador veterano y estaba alejado ya del fútbol español, y Bueno regresa después de una importante inactividad, sin disponer de minutos.

Pese a todo, los dirigentes del Málaga siguen pendientes de algunas opciones de gran nivel, si bien se desconoce qué ocurrirá al final. El club maneja los nombres de cuatro o cinco jugadores con los que está conversando en las últimas horas, por lo que necesita que el equipo reaccione de inmediato para disponer de mejores argumentos para convencer a alguno de ellos (ayer quedó libre Toulalan, por ejemplo).

Las urgencias se centran ahora en la delantera por los problemas de Rolan. Ayer, sin embargo, volvió a entrenarse con normalidad Borja Bastón, igual que Iturra y Chory Castro, que seguramente llegarán a tiempo para jugar el lunes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos