La hora de la verdad para Míchel y el Málaga

Míchel da instrucciones a los jugadores durante un entrenamiento de esta semana. /Ñito Salas
Míchel da instrucciones a los jugadores durante un entrenamiento de esta semana. / Ñito Salas

El difícil calendario posterior implica que ‘pinchar’ ante Las Palmas supone arrancar la Liga con un gran desfase de puntos

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Propósito de enmienda. «No voy a mirar a los jugadores cuando al que tengo que mirarme es a mí primero», se sinceraba esta semana Míchel en una entrevista esta semana a un medio canario. El técnico malaguista también asume su parte de culpa en un verano un tanto caótico, ante las lesiones, el mal juego, algunas fricciones en la gestión deportiva con el propietario, y fichajes tardíos y discutidos.

Pero entre tanto ruido las miradas apenas se han dirigido al técnico, avalado por su carisma, su ascendiente en el vestuario, el buen papel en el final liguero de la pasada campaña y un prestigio ganado desde hace décadas por una brillantísima carrera de futbolista. Sin embargo, Míchel es el primero que asume que aún no ha dado con la tecla en este proyecto, que parece partir un poco enredado.

El técnico de Las Palmas descarta a Vitolo y Tana

El técnico de Las Palmas, Manolo Márquez, fue muy explícito ayer acerca de los ‘tocados’: «Chichizola ha mejorado en los últimos días y lo normal es que juegue. Vitolo sufre un lesión en el ligamento lateral interno que no acaba de solucionarse. Está bastante fastidiado porque pensaba que no era para tanto y que la recuperación iría más rápida, y Tana estará al menos dos semanas de baja». Tampoco estará Samper. Sobre el choque, comentó: «Los dos equipos llegamos con malas sensaciones. El que controle mejor los nervios tendrá mucho ganado».

Desenredar la madeja pasa fundamentalmente por encontrar la fórmula de juego estable que permita sacar el máximo partido de la plantilla de que dispone, aun asumiendo que sigue habiendo bajas por lesión y jugadores en pleno proceso de adaptación física o a la Liga española. Del 5-4-1 inicial (ante el Eibar), con un centro del campo construido con dos ‘pivotes’ y dos interiores, al 4-2-3-1 de la segunda jornada (en Gerona), más fiel al de la racha liguera del pasado curso, aunque con la salvedad de que una de las bandas la ocupó Juanpi, que no es un especialista para jugar cerca de la cal.

Las derrotas alimentan las dudas y la falta de confianza, de ahí que el duelo de mañana sea vital para evitar un arranque liguero muy negativo. Pese a ser sólo la tercera jornada, fallar ante Las Palmas –simplemente, no ganar–, aumenta claramente el peligro de colocar al equipo con un solo punto o una renta ligeramente superior después de los cinco primeros partidos. El Málaga va a jugar tres partidos en ocho días, porque el sábado estrenará el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid, y casi sin margen para recuperarse, jugará el martes 19 en Mestalla. La cercanía y la dificultad de estos duelos concede más valor si cabe a lo que suceda mañana, por más que los propios protagonistas se descarguen de la presión en sus declaraciones y sólo aludan al duelo ante Las Palmas.

Consolidar un sistema que funcione y la incógnita de los argentinos, las papeletas del técnico

Después de una sola victoria en doce partidos y de tres goles (ninguno aún en la Liga), el Málaga tiene que dar ya su auténtica medida contra Las Palmas, y el paso de los días y de las semanas incrementa la atención en torno a los dos fichajes más caros del actual proyecto deportivo. Los dos son jóvenes, argentinos y aún no han jugado un solo partido oficial en Europa, aunque uno de ellos, Cecchini, ya tenga una cartulina amarilla por entrar de forma indebida en el terreno de juego a coger el balón mientras calentaba desde la banda.

Cecchini fue más caro (4,6 millones de euros) y lleva más semanas en el equipo que su compatriota Rolón (más de tres de coste), sobre el que hay aún más expectativas, tras una larga y polémica negociación para su llegada. No sólo por eso, sino también por tratarse del único ‘pivote’ puro de la plantilla. Ni siquiera Kuzmanovic, que es la solución empleada hasta ahora, es tan especialista en acciones defensivas como el argentino.

Expectativas

Sin ser una presión inmediata, los próximos días (tres partidos en un periodo de poco más de una semana) van a desvelar el recorrido real que pueden tener estos dos jugadores durante la temporada, y también pueden ser una papeleta difícil para el técnico, que ha de lidiar entre la necesidad de resultados y lo abultado de la inversión.

De momento Cecchini apenas se ha mostrado con el equipo, lastrado por una corta preparación física a su llegada y una pequeña lesión justo antes de la primera jornada liguera, pero ahora tanto él como Rolón están disponibles y a la espera de asumir más protagonismo en el equipo. Al técnico le toca repartir responsabilidades para cambiar el rumbo.

Fotos

Vídeos