Míchel ve a Cecchini como organizador y confía en su pronta adaptación

Cecchini, ayer a su llegada ayer a La Rosaleda/Salvador Salas
Cecchini, ayer a su llegada ayer a La Rosaleda / Salvador Salas

El centrocampista argentino pasó ayer reconocimiento médico y anoche se ultimaba la documentación para su fichaje por cinco temporadas

SERGIO CORTÉS

Mientras la plantilla del Málaga viajaba ayer de regreso de Alkmaar tras el partido contra el AZ en el segundo compromiso de la concentración de pretemporada en Holanda, el club ultimaba la negociación para la contratación del centrocampista argentino Cecchini por cinco años. La llegada de este futbolista es la primera de las cuatro previstas para completar el equipo que estará a disposición de Míchel durante la inminente campaña.

Cecchini es un jugador al que había seguido la secretaría técnica desde comienzos de año y antes de su incorporación se analizaron varias actuaciones y se recabaron diversos informes sobre sus cualidades futbolísticas, su situación personal y su actitud como profesional. Como explicaba ayer SUR, aunque en el equipo de trabajo que encabeza Francesc Arnau se siguen con interés los mercados sudamericanos, es verdad que de salida siempre existe cierto recelo respecto a qué jugadores de aquellos países puedan dar el salto a Europa. La razón es clara: el ritmo de juego allí está claramente por debajo de lo habitual en las ligas más europeas del viejo continente. Obviamente, el precedente de Pablo Pérez no está en el olvido, porque este, que venía con cierto cartel y que luego mostró un gran nivel cuando regresó a su país, acusó una evidente lentitud en su juego y sufrió más de la cuenta para jugar en sistemas a los que no estaba habituado (a él, por ejemplo, le habría venido mejor el 4-1-4-1 que empleó Míchel en la recta final de la pasada temporada).

Claudio Vivas ha sido clave en el Banfield: el medio no subió al primer equipo hasta que se fortaleció físicamente

No es el caso de Cecchini, que debutó con 16 años en el Banfield y al que no se le ha visto en el primer equipo como jugador asentado hasta que ya tenía casi 20 años. Mucho ha tenido que ver en ello el coordinador de las categorías inferiores del club argentino, Claudio Vivas, bien conocido por su papel de segundo entrenador del renombrado Marcelo Bielsa en varios equipos (entre ellos el Athletic) y que desde febrero de este año se encarga de velar por la progresión de las jóvenes promesas en el Boca Juniors. Él ha sido el gran ‘culpable’ de que la llegada a la élite de este centrocampista se haya demorado más de lo previsto, porque consideraba que primero debía fortalecerse físicamente.

Asimismo, el retraso en el ascenso de Cecchini ha tenido mucho que ver con la delicada situación económica del Banfield. Ubicado en una zona no muy próspera del sur de Buenos Aires (son sonados sus derbis con el Lanús), el club ha pasado por una crisis muy grave debido a la gestión de anteriores dirigentes. El trabajo en las categorías inferiores ha sido muy fructífero durante la etapa de Vivas y, dentro del ramillete de jugadores interesantes en sus equipos –existe unanimidad entre los ojeadores argentinos en que la labor ha sido excelente en la cantera–, siempre se pensó en el centrocampista en el que se ha fijado el Málaga como un activo importante para salir del atolladero. De ahí que fuera clave evitar precipitarse en su ascenso al primer equipo, no arriesgarse a que, al no estar suficientemente formado, no terminara de cuajar.

«Estoy contento por venir a un gran club», dijo ayer Cecchini, que está ansioso por viajar a Holanda y conocer a sus nuevos compañeros

Obviamente Míchel todavía no se ha pronunciado públicamente respecto a Cecchini y en la concentración de Garderen ha rehusado valorar su fichaje debido a que la operación todavía no estaba cerrada (así era cuando el equipo se desplazó ayer a Alkmaar). En cuanto se conoció a primera hora de la tarde del martes en el hotel de Holanda el acuerdo para la contratación del centrocampista argentino comenzaron a circular mensajes de Whatsapp entre los componentes de la plantilla. Dado que era el momento de la siesta, alguno se enteró a las cinco, cuando bajó para la merienda, previa a la charla táctica y el entrenamiento vespertino.

Análisis del técnico

«¿Qué sabemos de él? ¿De qué juega?», fue la frase más recurrente. A Míchel también le preguntaron. El técnico malaguista ha analizado diversos vídeos y ha dado el visto bueno a su fichaje. Coincide en que se trata de un futbolista que no viene para jugar de ‘6’ (o de ‘5’ en Argentina, como medio de contención), sino de ‘8’. En el sistema que empleó el madrileño en la fase final de la última Liga Cecchini podría tener cabida en una de las dos posiciones destinadas a los interiores (la zona en la que se desenvuelven Juanpi, Recio y Adrián). No obstante, sí llama la atención que ha comenzado a sus más cercanos que se trata de un centrocampista organizador; es decir, con un perfil distinto a los componentes de la zona media de la plantilla, lo que permitiría apostar por una pareja de ‘pivotes’. Eso sí, la incógnita se centra en su adaptación al fútbol europeo (aunque se trate de un futbolista que sí parece tener ritmo e intensidad) y confía en que sea pronta.

«Estoy contento por venir a un gran club y deseando incorporarme al equipo», recalcó ayer Cecchini al llegar a La Rosaleda tras viajar en tren.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos