Míchel: «No podemos confundir la ilusión con hacer magia»

Míchel, durante la rueda de prensa de este martes. / Salvador Salas

El técnico malaguista hace un ejercicio de realismo en su primera comparecencia de la temporada

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El técnico malaguista, Míchel, hizo este mediodía un ejercicio de realismo, en su primera comparecencia de la temporada, a un mes de que se cierre el periodo de preparación. "Hemos creado un ambiente de alegría y esperanza y es algo que debemos mantener. Cuando una afición renueva sus abonos a la velocidad que lo ha hecho es una responsabilidad y una alegría. Tenemos que devolverle a la gente esa ilusión. Pero no confundir la ilusión con hacer magia. No tengo pinta de mago, si acaso por la nariz", bromeó son su habitual ironía.

El madrileño defendió que se limite el número de viajeros a Holanda en la próxima estadía, que comienza mañana, ya que "no tiene sentido trabajar con 31 o 32 jugadores". "En estos momentos Santos está incluido y la decisión de viajar es de él. Otros se quedan porque son del filial", añadió.

El preparador no tuvo problemas en analizar individualmente los fichajes o la situación de algunos integrantes de la plantilla o de los que se han ido. Así, de Camacho comentó: "Es insustituible. Tenemos que encontrar fórmulas y cuajar que se nos ha ido el capitán, el líder, en unas circunstancias en las que poco podemos hacer. Sustituir al jugador se puede, pero no al líder de un vestuario". También quiso aclarar que su relación con Kameni era normal: "Mi relación con él ha sido fluida o directa. No tenía por qué haberse ido". Dicho exto explicó que le aclaró antes del final de la campaña anterior que iba a competir desde cero con otro guardameta (Roberto).

Por último, reconoció que trabaja de la mano del director deportivo, Francesc Arnau, pero se lamentó de la lentitud de muchas operaciones por cuestiones ajenas a él: "Arnau trabajo mucho, más de lo que parece, Trabajamos de acuerdo. Yo no pido nada, pero doy mi opinión, pero hay situaciones que no se pueden concretar más, porque falta agilidad, pero no porque Arnau no trabaje. Estamos siempre pendientes de flecos, que a veces se convierten en pantalones de campana. Voy a ver si compro unas tijeras y corto los flecos...".

Fotos

Vídeos