Míchel: «No se puede perder ni la ilusión ni la fe»

Míchel, en el entrenamiento de este viernes. / Ñito Salas. Vídeo Pero J. Quero

El entrenador del Málaga no oculta su contrariedad por las ausencias y deja entrever que dispondrá una defensa de cinco

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Al Camp Nou sin Roberto, Ricca, Kuzmanovic, Recio y con la duda de Torres. Demasiados problemas para un Málaga colista con sólo un punto de veinticuatro. Sin embargo, su entrenador, Míchel, no descartó que se pueda producir una sorpresa mañana (20.45 horas) en el 'coliseo' del Barcelona. "Nosotros vamos con nuestra intenciones y hemos trabajado toda la semana para buscar soluciones. Hay tres puntos en juego. Vamos a disputarlos hasta donde podamos y, si podemos, hasta el final", dijo, aunque no ocultó tampoco la dificultad de la empresa: "Imaginaos que fuera el partido de la jornada, que fuésemos segundos y que Valverde me llamara para decirme quién va jugar y me dijese todas sus bajas. Aun así sería un partido durísimo. Ni aunque nos diesen muchas ventajas el partido sería fácil".

Noticias relacionadas

Además, Míchel dio a entender que jugará con una defensa de cinco, porque reconoció que "alineación va a depender en gran parte de Torres". El veterano defensa sufrió esta mañana unas leves molestias en el cuádriceps izquierdo, que le hacen ser duda. De ahí que haya convocado a Cifu, ausente ante el Leganés, y al canterano Álex Robles, que ya en la pretemporada demostró que puede actuar en los dos costados de la zaga, aunque sea diestro.

Anunciados en parte sus planes, el técnico se refirió al complicado momento deportivo, que no consideró que se deba más a lo futbolístico que a lo mental. "Una cosa lleva a la otra. No creo que tengamos juego como para un punto. Es como si pensamos en el mercado de diciembre ahora. No es el momento. No tenemos tan mal equipo. No creo que los rivales cuando juegan con nosotros nos vean tan malos que no se preocupen de qué hacer

Ponemos nuestro granito de arena, pero además estamos en una dinámica muy mala", explicó, y consideró que la racha de la temporada anterior, con un triunfo en dieciocho jornadas fue "mucho más grave". "Aún quedan muchos partidos. La gente siempre muestra los históricos según le conviene, porque un minuto antes de enfrentarnos al Sporting (con cuatro puntos de margen sobre la zona de descenso) la sensación es que íbamos a estar en zona de descenso tras el Barcelona, pero nos pusimos a once al final. No se puede perder ni la ilusión ni la fe. Y aquí hay una persona que no la va a perder jamás. Esta es la historia de mi vida".

Fotos

Vídeos