Míchel quiere ver más de cerca a Mula

Mula, enun entrenamiento. /Ñito Salas
Mula, enun entrenamiento. / Ñito Salas

Hace meses el técnico recalcó que veía «cosas» en el granadino. Está contento por su trabajo hasta ahora pese a que algunos tildan al jugador de medroso

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Es probable que hoy mismo se conozca la lista de expedicionarios para la concentración de pretemporada en Holanda. Arnau y Míchel deben terminar de definirla, aunque ya la perfilaron el sábado por la mañana (cuentan que a primerísima hora, antes incluso del entrenamiento del equipo). En esta misma sección apuntamos el domingo que el Málaga sólo va a incorporar en principio a un punta más (en concreto, un delantero centro que compita con Borja Bastón) y que eso obedece a que En-Nesyri ha mostrado gran actitud en los primeros días y el técnico considera que es un futbolista muy aprovechable, aunque no como ariete. Pero no es el joven marroquí el nombre que más llama la atención en lo que respecta a las preferencias del entrenador. «Ojo con Mula», apuntan desde su entorno.

Ya contamos semanas atrás que Míchel quería premiar a componentes del equipo juvenil que había concluido subcampeón nacional de la mano de Dely Valdés. Y también que el entrenador de la primera plantilla no quiere perder de vista al lateral derecho Álex Robles (al que ya conocía porque ha sido internacional español en distintas categorías y ha disputado varios certámenes) y a los centrocampistas José Carlos y Maty. También al extremo marroquí Hicham, aunque quizá a este todavía lo vea menos hecho...

El rendimiento del filial, tan bajo en los 'play-off' de ascenso a Segunda B -aunque pese a ello estuvo a punto de lograr este objetivo-, ha pesado también en el ánimo de Míchel. Pero hace ya varios meses, no ahora, el entrenador madrileño les comentó a sus más cercanos que en un jugador del Atlético Malagueño en particular veía «algunas cosas». Ese futbolista es el extremo derecho Mula.

El granadino fue una apuesta de los responsables de la cantera hace varios años y siempre ha sido habitual en las alineaciones. Nadie discute sus virtudes técnicas, pero también se le achaca que es un poco medroso. Este caso recuerda mucho (salvando las distancias, evidentemente) lo vivido en el Málaga con uno de los mejores extremos que se recuerdan, Álvarez.

El precedente de Álvarez

'Alvarito', como lo conocían popularmente algunos compañeros y también los aficionados, era capaz de 'romper la cintura' al defensa de turno con sus fintas, sus regates y sus quiebros. Que le pregunten a aquel fornido central del Barcelona llamado Gallego, que tuvo que retirarse lesionado después de quedarse clavado por dos veces con sendos recortes del jiennense.

Pocos que han vestido la camiseta blanquiazul pueden presumir de haber deslumbrado tanto a los seguidores de La Rosaleda con su innata elegancia sobre el terreno de juego. Pero al mismo tiempo se le achacaba que no le gustaba el contacto... algo que él nunca ha negado. «Es que yo sabía que no iba a llevarme la pelota y sencillamente no iba por ella», suele decir con sinceridad. Y a veces ha empleado otro argumento: «Físicamente era más débil que mis rivales. Lo único que tenía potentes eran las piernas, así que debía ser muy precavido porque en cualquier choque llevaba las de perder».

Para lo bueno y para lo malo, Mula tiene cosas de Álvarez (repetimos, salvando las distancias). Pero tal vez porque Míchel ha jugado en esa posición se ha fijado en él. El madrileño suele decir que lo más importante es formarse y competir, pero también que para ello hay que tener virtudes que se traen 'de serie'. Y ese puede ser el caso del granadino. El entrenador blanquiazul ve cualidades en él que pueden justificar su apuesta por un futbolista que tiene demasiados altibajos y que en un mismo partido es capaz de deslumbrar y también de desesperar, pero que a veces muestra parte de un repertorio que no todos los futbolistas de su edad poseen.

Es obvio que esto no ha hecho más que empezar y que la exigencia de la pretemporada irá en aumento, lo que marcará si Mula está a la altura de lo que Míchel espera y exige. Lo que sí es cierto es que de momento, después de poco más de una semana de trabajo, el técnico malaguista está satisfecho por lo que ha visto y así se lo expresa a sus más cercanos, alguno de los cuales no lo tenía tan claro. Cabe apuntar otro detalle importante: el club renovó a Mula semanas atrás con un contrato por tres temporadas más. Sin duda, el extremo derecho tiene por delante una gran oportunidad para demostrarle a Míchel que puede dar la talla con los 'mayores' y que está capacitado para ocupar plaza entre los aspirantes a algunas convocatorias conforme empiece la temporada.

Fotos

Vídeos