Míchel: «Los resultados son tan malos que no tengo justificación»

Emi Martínez detiene un balón en un espectacular vuelo en presencia de Damián Suárez y Chory Castro tras tiro de Keko. /Agencia Lof
Emi Martínez detiene un balón en un espectacular vuelo en presencia de Damián Suárez y Chory Castro tras tiro de Keko. / Agencia Lof

«Los puntos son una consecuencia de situaciones como las de hoy, incapaces de cerrar o mantener un partido», sentenció el técnico

OPTA

El entrenador del Málaga, Míchel, trató de defender a sus jugadores y de transmitir algún atisbo de ilusión a la durísima situación del equipo. «Los puntos son una consecuencia de situaciones como las de hoy. Incapaces de cerrar o mantener un partido. Un partido bastante competido y detalles como el balón parado nos ha costado un partido, y no estamos para regalar nada. Aunque no lo dijera yo, demasiadas derrotas, sensaciones de tensión y desánimo», dijo.

Respecto a si el equipo no da más de sí, expuso:«Tengo fama de defender siempre a los jugadores. Hay muchos sufriendo con la situación. Ven que es muy delicada semana tras semana. Lo que puedo decir de los jugadores es que hacen lo que pueden. También es cierto que cualquier desatención se convierte en una losa y ya son demasiadas».

Bueno: «El debut queda en segundo plano con la derrota»

Una de las caras nuevas del Málaga , Alberto Bueno, fue el encargado de atender a los medios tras pitar el final del partido el colegiado. El madrileño disputó ayer, en el Coliseum Alfonso Pérez, sus primero minutos con la elástica malaguista . «Teníamos confianza en ganar hoy.El debut queda en segundo plano por la derrota. El vestuario está jodido. Necesitamos ganar y dar un giro radical. Nos ha faltado hacer gol», analizó el exjugador del Oporto. Como representante de los veteranos de la plantilla, Chory Castro habló con los medios de comunicación en la zona mixta: «La situación es difícil, aunque no imposible. Los rivales no están siendo superiores. Nosotros estamos viendo que son partidos parejos. Por una jugada a balón parado perdemos y el otro día en el minuto cinco». Por último, añadió: «Con el Mallorca hice una primera vuelta de 14 puntos y acabamos con 51 puntos».

En una situación así, con once puntos al ecuador liguero, ¿qué papel le queda al entrenador? «Nosotros lo que hacemos es trabajar, animarles y estar en todos los detalles para que no ocurran cosas como las de hoy. Habíamos puesto mucha atención en el balón parado y lo único que se puede hacer es seguir trabajando y no dejar que se desanimen, porque responden dentro de lo que les pedimos».

«Incomprensible»

Sobre la falta de credibilidad que genera su labor, Míchel repitió manidos argumentos. «Los resultados son tan malos que no tengo justificación. La afición esta sufriendo porque es incomprensible. Sé que no lo van a entender pero mis jugadores están sufriendo mucho con una situación que algunos no han pasado nunca. Estamos fastidiados, siempre queremos darle la vuelta y no lo logramos y es tremendamente difícil de explicar».

La imagen del Málaga parece ser la de un equipo muerto. Míchel trató de justificar la imagen de los suyos en los últimos partidos: «Es difícil poder valorar esa sensación anímica de los jugadores porque todo es negativo para ellos. Jueguen bien o mal, lo resultados nunca obedecen. Siempre que pasa algo, pasa en contra de nosotros. Es difícil de aceptar para todo el mundo y también para el entrenador, que aparece como el responsable, como es normal».

Entre lo poco positivo, el técnico malaguista destacó el papel de los refuerzos: «Están dando una sensación de mejora, pero estamos muy lejos de lo que queremos. Durante todo este tiempo van a llegar jugadores, pero estamos muy a contrarreloj. Están dando muestras de que pueden dar un salto de calidad, pero estamos muy apurados».

Por útimo, llegó la pregunta de todas las ruedas de prensa, la de si Míchel teme por su puesto: «El club está teniendo mucha paciencia, igual que la he tenido yo. Tenían motivos más que suficientes para tomar la decisión. Con un director deportivo, con otro, y en eso no tengo nada que decir. Yo no me rindo jamás, a pesar de que los nubarrones estén encima cuando no se gana. Cada uno tenemos nuestra responsabilidad y hay que aceptarla. Para mí ha sido un verano muy duro. Y después de ocho jornadas in conseguir un punto, ha sido tremendo, pero no dejo que el desánimo llegue a mí por mis jugadores. Tengo que ser un padre para ellos. Ellos son solo futbolistas, la responsabilidad del entrenador es tener a los 26 futbolistas metidos».

Por su parte, el entrenador del Getafe, José Bordalás, declaró:«No era un partido decisivo, pero sí muy importante. Nos daba la posibilidad de dejar al Málaga a una diferencia de puntos considerable y alejarnos de la zona baja. Afortunadamente, se ha cumplido el pronóstico. Ha sido un partido difícil, decidido a balón a parado y que nos ha dado una victoria importantísima. Hay que felicitar al equipo, pero también a la afición. Siempre está con el equipo y estamos muy contentos. Llevamos unos números increíbles».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos