Míchel: «La sensación es mala, pero todavía no estamos en Segunda División»

Míchel, durante el partido frente al Leganés en La Rosaleda. /Ñito Salas
Míchel, durante el partido frente al Leganés en La Rosaleda. / Ñito Salas

El técnico cree que su equipo no tiene «tan poca calidad» para ser colista

FERNANDO MORGADO

A Míchel no se le acaban las fuerzas ni el optimismo, por muy dura que haya podido resultar la derrota ante el Leganés. El madrileño confesó en la sala de prensa Juan Cortés de La Rosaleda que no puede permitirse que sus jugadores lo vean desanimado. “Sabéis que aquí, ante los micrófonos, no hago pantomimas. A pesar de todo, siempre pienso que el domingo que viene será otro día”, aseguró el entrenador blanquiazul. Tampoco le preocupan a Míchel las decisiones que puedan venir desde la directiva: “Y me tendrían que preocupar, pero me preocupan otras cosas mucho más”.

La paciencia ya no es una opción, según el técnico, que ve cómo pasan las jornadas y se le agota el tiempo para reaccionar. Aun así, Míchel no cree que el equipo tenga “tan poca calidad” como para ser colista con un punto de 24 posibles. “La sensación es mala, pero todavía no estamos en Segunda. Somos profesionales y eso sería tirar la toalla, que es lo más cómodo. Algún día se va a dar la vuelta a la situación”, explicó, para continuar con una dosis de autocrítica. “Si no se dan las circunstancias, igual es que yo no encuentro la manera”, añadió.

Tampoco están ayudando al club otras “circunstancias”. “Teníamos planteado el partido con Kuzmanovic, luego Roberto ha tenido problemas para sacar… Tampoco ha habido ninguna decisión arbitral a nuestro favor. Cada vez que nos marcan un gol pasa algo raro, igual porque nosotros lo provocamos”, comentó Míchel con respecto al primer gol del Leganés, en fuera de juego. Pero lo vivido esta noche no tiene “excusa ni justificación”, en palabras el propio técnico. “Es una historia que se repite. Entramos bien al partido y hacemos cosas para ponernos por delante. Pero en la segunda parte pierdes dos balones…”, explicó el madrileño con rostro serio.

Una vez analizado el partido, solo resta “buscar soluciones”. “No sé si es falta de calidad o de acierto. Hay que afrontar la realidad, que es gravísima, y seguir trabajando. Los jugadores se entregan al máximo dentro de sus capacidades”, apuntó Míchel, que agradeció de paso a la afición su apoyo, pero pidió también que no añadiesen más tensión con pitos como los que se escucharon hacia Juanpi y Baysse.

Fotos

Vídeos