Mula: el debut soñado de no ser por la derrota

Mula saluda a aficionados (probablemente, familiares), al final del choque.
Mula saluda a aficionados (probablemente, familiares), al final del choque. / Agencia LOF

«Es uno de los momentos más felices de mi vida», reconoció el barcelonés después de rendir a gran altura en su primer encuentro en la élite

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

En lo bueno y en lo malo será un verano que nunca olvidará Álex Mula (Barcelona, 1996). En un plato de la balanza, su presencia en la pretemporada con el primer equipo, con excelentes prestaciones, y su estupendo debut en Primera el sábado; pero en el otro plato, el fallecimiento del artífice de su llegada al Málaga, Manel Casanova, y la mala racha de resultados, no sólo cuando las derrotas no tenían validez oficial, sino ahora también en el arranque liguero.

Sin embargo, nada impedirá que Mula tenga grabada para siempre en su memoria la fecha del sábado. Después de que, sorpresivamente, no jugara minuto alguno ante el Eibar, fue titular en Gerona, disputó todo el choque y la crítica le destacó como el mejor de su equipo, lo que no es poco para el día del debut.

Además, Mula se estrenaba cerca de su ciudad natal. Le tocó jugar a pocos kilómetros, con mucha presencia de familiares en las gradas de Montilivi. «Es uno de los momentos más felices de mi vida. Lo voy a recordar siempre. Ahora me acuerdo de mi novia, de mis padres, de mi familia y de todos los que han hecho posible que haya podido estar aquí», reconoció a la televisión oficial del Málaga al término del choque. «Estoy muy contento porque es un sueño cumplido debutar en Primera –añadió–, pero es una pena que hayamos perdido. Creo que hemos merecido algo más. Hemos trabajado bien y estoy seguro de que llegarán las victorias».

Mula acreditó el sábado su polivalencia. Durante la pretemporada ha sido empleado preferentemente en la banda derecha, su puesto natural, la zona desde la que evoca de alguna manera en sus centros y conducciones elegantes a su entrenador, Míchel. Sin embargo, ante el Girona el guión era otro. Para que Juanpi se acomodara también en su costado natural, el derecho, Mula partió desde la izquierda, y fue el jugador que más profundidad dio al equipo.Tras el descanso, con la entrada de Jony en su espacio, le tocó jugar por dentro, y en más de una intervención demostró desparpajo, atrevimiento y criterio en sus movimientos con el balón controlado. Sin un dorsal de la primera plantilla, pero tras tres temporadas en el Atlético Malagueño, ahora queda comprobar si, como se prevé, Mula sigue todo el curso a las órdenes de Míchel y se consolida en el equipo. Va por el buen camino.

Fotos

Vídeos