Último adiós a Nacho Pérez Frías

Un grupo de asistentes al cementerio, entre los que están Husillos, Jose o Weligton. /Ñito Salas
Un grupo de asistentes al cementerio, entre los que están Husillos, Jose o Weligton. / Ñito Salas

Cientos de amigos acompañan a la familia en la despedida del exfutbolista del Málaga y médico, que falleció el sábado por la noche a los 62 años

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Brillante futbolista, médico, entrenador, profesor... Todo ello definió a Nacho Pérez Frías en algún momento de su vida, pero, sobre todo, fue una gran persona. Este es el recuerdo más próximo de sus familiares y amigos en la despedida en la jornada de ayer del exjugador del Málaga, que murió la noche del viernes en su casa de forma repentina. En el masivo adiós a Nacho estaban todos sus más cercanos, con una gran representación de sus excompañeros y también de todos los estamentos del club de Martiricos, al que perteneció hasta el pasado verano (ejercía en última instancia como doctor de la cantera).

Más...

Numerosos jugadores retirados, de distintas épocas, que coincidieron de alguna forma con Nacho y otros a los que trató posteriormente como médico se dieron cita en el funeral, donde acompañaron a su familia. El actual capitán del primer equipo blanquiazul, Recio, también se desplazó en nombre de la plantilla blanquiazul para despedir al que fuera doctor y hasta responsable de la cantera malaguista. Todos los protagonistas destacaron el valor humano de Nacho, siempre dispuesto a colaborar, a ayudar desde donde estuviera.

Falleció a los 62 años. El exfutbolista blanquiazul acababa de recuperarse de unas quemaduras muy importantes que lo obligaron, incluso, al ingreso hospitalario (le quedaba una última cura), por lo que se desconoce si esta circunstancia tuvo algo que ver. En la mañana de ayer le practicaron la obligada autopsia, cuyos resultados todavía se desconocen, y después pasó a una sala del Parque Cementerio hasta la misa-funeral en la que cientos de personas, entre las que estaban sus familiares, excompañeros y numerosos amigos, que lo despidieron definitivamente.

Recio, en el centro, representó a la plantilla del Málaga en el adiós a Nacho.
Recio, en el centro, representó a la plantilla del Málaga en el adiós a Nacho. / Ñito Salas

Nacho, hermano del jefe de los servicios médicos del Málaga y también exjugador del equipo de La Rosaleda (Juan Carlos Pérez Frías), era el padre de otro futbolista de élite del mismo nombre (Nacho Pérez Santamaría), que militó en el Málaga, entre otros equipos en la máxima categoría, y ahora comienza su andadura como entrenador en la cantera malaguista.

Muy cerca del club

Siempre vinculado de alguna manera al Málaga, aunque naciera en Madrid y comenzara en su llegada a la capital costasoleña en la cantera del Puerto Malagueño, Nacho Pérez Frías contaba con un currículum muy brillante como futbolista. Militó nada menos que ocho temporadas en el conjunto blanquiazul, entre 1976 y 1984. En este periodo sumó 222 encuentros y consiguió cinco goles. Nacho fue el primer futbolista del Málaga que estudió una carrera universitaria, algo que le permitió después mantener la vinculación al club, además de ejercer su labor en otros lugares. Como jugador, además, este líbero o centrocampista se consideraba un prodigio de colocación y al corte.

Durante su etapa en el Málaga vivió dos ascensos a Primera, aunque su mejor temporada fue la 81-82, en la que el equipo blanquiazul subió con Antonio Benítez en el banquillo. Su rendimiento en esta campaña fue soberbio, destacando especialmente en la buena trayectoria del conjunto. Llegó a convertirse en el capitán del equipo en su mejor momento futbolístico. Y ahora se despide hasta siempre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos