Muñiz ascendió a Primera al Málaga y al Levante

Juan Ramón Muñiz estrecha la mano con el presidente del club, Fernando Sanz, durante la rueda de prensa que ofreció el técnico tras conseguir el ascenso a la primera división y anunciar su marcha al Racing de Santander./Salvador Salas. Archivo
Juan Ramón Muñiz estrecha la mano con el presidente del club, Fernando Sanz, durante la rueda de prensa que ofreció el técnico tras conseguir el ascenso a la primera división y anunciar su marcha al Racing de Santander. / Salvador Salas. Archivo

Entrenó al Racing, al Levante y al conjunto de Martiricos en sus tres temporadas en la élite

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

La trayectoria de Juan Ramón Muñiz como entrenador está especialmente vinculada al Málaga, equipo en el que comienza hoy su cuarta etapa (la primera como ayudante de Juande Ramos). En este ya largo periodo como técnico consiguió el ascenso a Primera en dos ocasiones, una precisamente con el equipo de Martiricos, al que subió en 2008, y otra, la última, con el Levante, que llegó el año pasado. Y en los dos casos lo hizo con cierta suficiencia, aunque en el equipo blanquiazul tuvo algunas dificultades al final del ejercicio después de un campeonato que comenzó con nada menos que siete triunfos consecutivos.

Tras una trayectoria como ayudante de Juande Ramos, en la que estuvo en el Espanyol, Málaga y posteriormente en el Dnipro ucraniano, comenzó su etapa como entrenador de equipos séniors en el Marbella. De ahí lo fichó Fernando Sanz para un Málaga ya en Segunda y en pleno proceso concursal. El objetivo era evitar una mayor caída y buscar el ascenso el año siguiente, algo que logró Muñiz ejerciendo como entrenador y director deportivo y haciéndose con jugadores como Weligton o Eliseu.

El banquillo de La Rosaleda supuso un espaldarazo para el técnico, que salió del conjunto blanquiazul tras un final de temporada algo más ajustado y comprometido de lo previsto. Se incorporó al Racing, en la élite, y al año siguiente regresó a Martiricos, también en Primera, y logró una permanencia casi agónica, luchando hasta el último instante. Sanz le renovó el contrato para seguir, pero la llegada del jeque y Jesualdo Ferreira lo dejó fuera del nuevo proyecto.

Además

Volvió a colaborar con Juande Ramos, con el que se marchó poco después a la aventura ucraniana del Dnipro. Regresó hace tres años. Primero dirigió al Alcorcón, al que colocó cerca de la fase de ascenso a Primera, y después se incorporó al Levante, equipo al que llevó a la élite a la primera de una forma espectacular. En la campaña que acaba de concluir fue relevado en la fase final de la misma en el conjunto levantino.

La trayectoria de Muñiz como entrenador se caracteriza por su capacidad para cumplir con los objetivos de los equipos a los que dirige. Fue destituido por el Levante debido a que el equipo había bajado el rendimiento, pero no estaba en la zona de descenso y al final se salvó con gran suficiencia debido a que más tarde reacción y sorprendió con su trayectoria en la fase final de la competición.

Pero Muñiz también fue futbolista de élite. Se formó en el Sporting con el que jugó ya en Primera. Posteriormente militó también en el Rayo Vallecano y en el Numancia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos