Muñiz espera la llamada del Málaga

Muñiz, durante un entrenamiento en su anterior etapa en el Málaga./Salvador Salas
Muñiz, durante un entrenamiento en su anterior etapa en el Málaga. / Salvador Salas

El asturiano, dispuesto a escuchar al club después de que el jeque lo haya elegido para ser entrenador y director deportivo

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El jeque tiene un nuevo plan. Quedó claro el pasado jueves, cuando desautorizó públicamente al director deportivo, Mario Armando Husillos, y más aún el lunes, cuando comunicó sus intenciones sobre el futuro en el plano deportivo. Como apuntó en la mañana de ayer SUR.es, el presidente del Málaga, Abdullah Al-Thani, quiere volver al modelo inicial cuando compró el club, con un entrenador que también planifique la plantilla y que ejerza como máximo responsable de la parcela deportiva, y tiene muy clara la elección: Juan Ramón Muñiz. El asturiano, según fuentes cercanas, no recibió ayer llamada alguna, pero sí está dispuesto a escuchar la propuesta que le hagan. Conviene recordar que hace dos meses no la aceptó, entre otras razones por su temor a las injerencias del dirigente catarí.

Si hace dos años y medio, tras la destitución de Vicente Casado, el presidente del Málaga optó por dejar vacante el puesto de director general, ahora también pretende hacerlo con el director deportivo. SUR ya adelantó el viernes que Mario Armando Husillos no desea continuar en el cargo después de verse desautorizado en Twitter. El hispanoargentino tenía acordado el fichaje de Lucas Alcaraz como entrenador y Al-Thani lo descartó, primero por vía interna y posteriormente en su red social preferida.

El intento con Ferreira

Ahora Al-Thani tiene claro que no buscará un sustituto para Husillos. Prefiere apostar por el modelo que pretendía implantar en el Málaga cuando adquirió el club en 2010; es decir, que, como en algunos clubes grandes, el entrenador configurara también la plantilla y tuviera competencias de ‘manager general’. Hace casi ocho años, el propietario del club y su mano derecha, Abdullah Ghubn, se decantaron por el portugués Jesualdo Ferreira, aunque la experiencia fue todo un fiasco, incluidos algunos fichajes muy extraños (como el portero Galatto o el central Malagueño, por citar los más sonados). Las intervenciones del agente del luso también fomentaron las especulaciones internas. En apenas dos meses hubo que cambiar de plan y entonces se formalizaron los fichajes de Antonio Fernández (como director deportivo) y de Manuel Pellegrini (para el banquillo).

Al-Thani no buscará sustituto para Husillos y retorna al modelo inicial cuando compró el club: el técnico tendrá plenos poderes en la faceta deportiva

El jeque deposita ahora toda su confianza en los consejeros consultivos, a los que pide que piloten el proyecto

En el seno del Málaga ya se conocen los planes de Al-Thani, que ahora ha depositado su plena confianza en los consejeros consultivos, Abdallah ben Barek, Antonio Benítez y Francisco Martín Aguilar, a los que pide que piloten el proyecto. Con Ben Barek, además, siempre ha tenido una especial afinidad y suele intercambiar mensajes a diario. «Las personas tienen una forma de pensar, y si tienen confianza hacen unas cosas. El jeque quiere a este Málaga entre los mejores de España. Pensaba que se puede lograr, y ahora hay que ayudarlo también, pero debe acoplarse a la mentalidad de aquí», explicó el exjugador y exentrenador blanquiazul sobre el papel de Al-Thani en una entrevista con SUR al día siguiente de que el Málaga le dedicara la puerta 6 del estadio La Rosaleda.

Reunión el lunes

Hoy por hoy, los consejeros consultivos han pasado a ser los principales interlocutores de Al-Thani y por esa razón el lunes se celebró una reunión en las oficinas de La Rosaleda en la que Ben Barek y Martín Aguilar (Benítez no pudo asistir) expusieron al asesor jurídico, Joaquín Jofre, las nuevas intenciones del presidente. Este último se encontraba a la espera de conocer la postura del presidente respecto a las intenciones de Husillos de dejar el Málaga, decisión que ya le había comunicado el viernes.

Más allá de que Al-Thani quiera volver a la ‘casilla de salida’, a ese modelo de entrenador-director deportivo, llama poderosamente la atención que haya puesto encima de la mesa incluso su elección para el puesto: Muñiz. El jeque está informado de que fue el asturiano la persona que planificó la plantilla que logró el último ascenso a Primera División y quiere que él sea el líder del proyecto.

Pero también cabe recordar que Muñiz era la primera apuesta de Husillos para ocupar el banquillo del Málaga la próxima temporada. Incluso, hace pocas semanas el todavía director deportivo volvió a insistir con el asturiano para tratar de convencerlo, después de la primera negativa de este, y le realizó una nueva oferta. El exentrenador blanquiazul la rechazó nuevamente y esgrimió los mismos argumentos que a comienzos de marzo: su preocupación por las injerencias del jeque, por la inestabilidad del club y por las dificultades para renovar la plantilla casi al cien por cien (punto este último innegociable para él).

Buena relación

En este aspecto, no es un secreto que, igual que Muñiz mantiene una buena relación personal con Husillos –ambos se enfrentaron además como entrenadores del Marbella y el filial malaguista, respectivamente–, siempre ha sido una persona muy cercana a los tres consejeros consultivos. Benítez fue su mano derecha en el complicado proyecto en Segunda División y su principal consejero en los momentos más delicados; Ben Barek, una persona a la que siempre le gustaba escuchar por sus reflexiones atinadas, y con Martín Aguilar tuvo mucha sintonía desde su primer día en La Rosaleda (cuando llegó como ayudante de Juande Ramos). Además, con los tres mantiene contacto periódicamente por teléfono.

Muñiz admitió ayer a sus más cercanos que se encontraba «muy sorprendido» por la información publicada en la edición digital de este periódico. Fuentes cercanas a él recalcan que se trata de una «situación incómoda» porque Husillos es a día de hoy el director deportivo del Málaga. El técnico no tiene todavía compromiso alguno firmado con otro equipo (se habla en La Coruña y Gran Canaria de que está entre las prioridades del Deportivo y Las Palmas) y sí ha expuesto en privado que está «dispuesto a escuchar al Málaga». Queda conocer la postura del asturiano en este nuevo escenario en el que tendría plenos poderes en la faceta deportiva, máxime cuando una de sus razones para rechazar la propuesta de Husillos se centraba en las injerencias del jeque en los aspectos deportivos.

Las seis piezas clave

Abdullah Al-Thani, presidente. Muchos bandazos y gran desconfianza

El jeque, en una imagen de archivo con el alcalde de Málaga.
El jeque, en una imagen de archivo con el alcalde de Málaga.

El presidente del Málaga va por libre. Ha acostumbrado a dar muchos bandazos y muestra siempre una desconfianza tremenda en todos los que lo rodean, de ahí que no atienda a razones. Ni de sus hijos (por eso estos van rotando en el control del club) ni de los ejecutivos ni incluso de los dirigentes del fútbol español.

Joaquín Jofre, asesor jurídico del club. Un trabajador siempre en la sombra

Dicen en el club que habría que ver si Jofre aceptaría ser director general si se lo ofrecieran. El abogado y jefe de Recursos Humanos huye del protagonismo y no le gustan ni las fotos ni hacer valoraciones porque considera que no es su cometido. Mantiene una buena relación con los consejeros consultivos.

Abdallah ben Barek, consejero consultivo. Persona de absoluta confianza del jeque

Compartir idioma y religión ha influido en que Ben Barek se haya convertido en persona de absoluta confianza del jeque. Tanto, que siempre valora las opiniones del exentrenador malaguista y mantiene contacto muy habitual con él, incluso durante los encuentros del primer equipo o de los conjuntos de la cantera.

ABenítez, consejero consultivo. Muy respetado por su trayectoria

Siempre muy en segundo plano por decisión propia, Benítez siempre ha destacado por llamarle al pan pan y al vino vino. No tiene con los propietarios la cercanía de Ben Barek o Martín Aguilar (entre otras razones, porque él nunca viaja), pero ellos lo respetan mucho por su trayectoria y les gusta escuchar sus opiniones futbolísticas.

Francisco Martín Aguilar, consejero consultivo. Valorado por ser hombre de club

Es la persona más representantiva del club. Acude siempre a cualquier acto y es muy entrañable para los dirigentes de otros clubes. Que siempre esté disponible para el club –es decir, que sea un hombre de club– es un aspecto que valoran los propietarios. Y ahora es cuando el jeque va a dar más importancia a su opinión.

Juan Ramón Muñiz, entrenador. Buen conocedor de cómo está el club

Para bien o para mal, Muñiz cuenta con una ventaja sobre cualquier otro candidato a entrenar al Málaga: es un perfecto conocedor de cómo está el club. Son muchísimos los amigos que tiene dentro de la entidad (desde las oficinas a los que arreglan el campo)y siempre maneja información de primera mano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos