Muñiz exige garantías para aceptar

Muñiz dirige al Levante en un encuentro ante el Athletic./SUR
Muñiz dirige al Levante en un encuentro ante el Athletic. / SUR

El jeque deberá decidir en breve sobre la propuesta del técnico y tendrá que resolver la salida de Husillos

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El Málaga tiene en el punto de mira por segunda vez en unos meses a Juan Ramón Muñiz. El jeque Abdullah Al-Thani y el propio club pretenden que el asturiano sea el director deportivo y el entrenador del equipo, lo que implicaría realizar la confección de la plantilla para afrontar el descenso a Segunda. La entidad de Martiricos le ofrece plenos poderes en el capítulo deportivo, algo que satisface al técnico. Sin embargo, después de los últimos acontecimientos, Muñiz exige garantías por escrito para aceptar la propuesta, algo que ya conoce el propietario del Málaga (todavía no ha respondido a esta oferta).

El club y el propio Muñiz mantienen la postura de no abrir de una forma definitiva las negociaciones hasta que no quede resuelta la salida de Mario Husillos, que decidió dejar la dirección deportiva tras sentirse desautorizado por Al-Thani y ahora está a la espera de negociar su salida en los próximos días. Pero en los primeros contactos con el asturiano ya se están concretando ciertos asuntos y quedan de manifiesto los planes de unos y otros. Sus peticiones están ahora a la espera de una respuesta por parte del jeque.

El asturiano, como quería Al-Thani y el propio club, sería el entrenador y el director deportivo del Málaga y tendría plenos poderes

El giro provocado por la crisis que se desencadenó por el intento fallido de fichar a Lucas Alcaraz como próximo técnico llevó al jeque a valerse de los consejeros consultivos (Antonio Benítez, Ben Barek y Francisco Martín Aguilar) para poner en marcha un nuevo plan. De ahí que fueran estos los primeros en contactar con Muñiz para explicarle las pretensiones del propietario. A partir de ahora, sin embargo, ya deberá ser el abogado Jaoquín Jofre quien tendrá que negociar, sobre todo, con el representante del asturiano.

Ayudantes

Muñiz, en el caso de que finalmente se cierre un acuerdo, se incorporaría al Málaga con todo el poder en el capítulo deportivo y también aportaría su equipo de trabajo, como suele ocurrir cuando se produce un cambio en la dirección deportiva. Así pasó con el propio Mario Husillos al comienzo del campeonato, cuando sustituyó a Francesc Arnau. Asimismo, el nuevo entrenador también tendría que rodearse de los correspondientes ayudantes para dirigir al equipo cara a la próxima temporada.

Llegaría acompañado por un equipo de trabajo para hacerse cargo de toda la parcela deportiva

De ahí que el jeque tenga dos misiones urgentes y determinantes en este momento: deberá llegar a un acuerdo con Husillos para que abandone por tercera vez en la 'era Al-Thani' la dirección deportiva de la entidad, algo que se está negociando en este momento y que no deberá demorarse excesivamente, y también tendrá que pactar las condiciones del nuevo contrato de Muñiz, siempre que sea posible concretar esta operación. Sí parece imprescindible que actúe de una forma rápida.

De hecho, en el Málaga existe ahora una gran preocupación, ya que el tiempo es oro para el club en este momento. Y más aún tras los últimos acontecimientos extradeportivos que han frenado todas las decisiones que se estaban analizando. De ahí que sea urgente cerrar los asuntos pendientes, en cualquiera de las direcciones posibles. Porque el escenario sigue invariable desde hace una semana y cada día que pasa aumenta el peligro. El campeonato concluye mañana en La Rosaleda y todos los futbolistas están pendientes de saber qué va a ocurrir con su futuro. El club es el primer interesado en cerrar salidas, cesiones o ventas de ciertos futbolistas que no entrarán en los planes de la entidad en Segunda, pero ahora está todo paralizado. Las fuentes consultadas admiten que son horas cruciales que se están desaprovechando, lo que puede derivar en un colapso de difícil solución más adelante.

Al-Tahni y sus hijos se encuentran ahora en Catar, ya que ayer comenzó el Ramadán, y es imprescindible que la conexión entre ellos y el club sea constante y clara, ya que coincide con un periodo clave para asentar las bases del próximo proyecto malaguista, que será en Segunda y con una gran complejidad a la hora de completar una plantilla de garantías para buscar el ascenso lo antes posible. En el Málaga esperan que se produzca un desbloqueo urgente de la situación para, al menos, poder negociar abiertamente con Muñiz su posible incorporación, ya que un desacuerdo con el asturiano llevaría a la entidad a la búsqueda de nuevas alternativas y a demorar aún más esta situación.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos