Actualidad
5 de enero de 2014
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
PEDRO LUIS GÓMEZ | .-

Simeone y el Atlético de Madrid están tocados por la gracia de Dios, todo lo contrario que el Málaga, al que la fortuna, además de otras cosas, lo ha abandonado esta temporada que a poco que nos descuidemos se nos puede hacer larga. En el único despiste de Angeleri, que le concedió cinco o seis metros de ventaja a Diego Costa que a la postre serían mortales, los rojiblancos se llevaron los tres puntos merced a un gol de Koke, y se hicieron con una victoria que no merecieron, pero que ahora será jaleada por todo el séquito de la Prensa forofa madrileña, que ríanse ustedes de cualquier otra provincia.

El Málaga planteó un partido serio. Schuster sacó tres centrales para combinar el marcaje de Diego Costa, que es medio equipo para Simeone, y la cosa fue bien durante más de una hora, hasta que encontró el hueco del rival para irse por piernas y clase y dar un centro que a la postre sería el 0-1. En cuanto el Málaga recibió el gol, se acabó. No tiene el equipo de La Rosaleda capacidad ofensiva hoy por hoy. Que jueguen de titulares en Primera Samu y Juanmi es algo que sólo se concibe desde una postura 'cabezona' de un entrenador o porque no hay otra cosa. Ni una ocasión, ni un disparo, ni una jugada de peligro es demasiado poco para conseguir puntuar ante el colíder. Y repito que el Málaga hizo un partido muy serio, con Camacho hecho un coloso, pero con eso no basta. En el fútbol tienes que intentar hacer un gol, porque raras veces consigues el empate si sales a ello. No es que el equipo local lo hiciera a cosa hecha: es que no tiene otra cosa. O El Hamdaoui se recupera y Santa Cruz vuelve a la titularidad, o las vamos a pasar muy canutas. Y nunca he sido agorero, para nada.

El partido fue intenso. Un duelo muy táctico, con dos equipos que se vaciaron en el terreno de juego, y en el que cualquier fallo podía costar la derrota. Así nos fue, y además lo cabreante es que fue en una jugada que nunca debería haberse producido, pero ocurrió. Una lástima. El Málaga mereció más; si no ganar, al menos el empate. Nunca perder. Pero la lotería nacional tiene los bombos pintados de rojiblanco y así les fue. No tenían bastante los 'colchoneros' con ser el club más protegido de la Liga española desde todos los ámbitos (incluido Hacienda, y los tribunales, y lo que ustedes quieran), sino que además tienen la flor en dos o tres partes de su cuerpo, por si les falla la suerte en alguna ocasión.

Una pena. El Málaga ha mejorado, pero arriba no tenemos nada. Los defensas rivales están felices cuando ven los pocos aprietos por los que pasan, y la Primera División es 'muy perra' como para dar tanta ventaja.

No obstante, lo mismo que digo lo referido también afirmo que hay ganas y voluntad, que se ve empeño, que se ve intensidad, que este equipo no es el que se quedó en ridículo ante Osasuna y Celta, ni mucho menos, y que podemos salir adelante. El encuentro del próximo domingo es muy importante, porque el Levante es de 'nuestra Liga'. Lo único que hace falta es un árbitro normalito. No pedimos mucho, pero sí que no sea tan malo como José Antonio Teixeira. De los dos hermanos, nos tocó el malo. No tuvo que esforzarse mucho para demostrarlo. Cada vez que había un saque de esquina contra el Atlético pitaba 'peligro'. Se fueran a cabrear con él. Porque este Atlético tan meritorio en el terreno de juego es detestable en los despachos.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

PROXIMOS PARTIDOS

MULTIMEDIA

Vocento